ECONOMÍA

“Es injusto comparar agricultura y economía en La Palma solo en términos de PIB”

Wladimiro Rodríguez Brito ha salido al paso de los resultados del estudio sobre la economía palmera elaborado por la Cátedra de Turismo de la Universidad de La Laguna, del que dice "necesitamos no solo estadísticas; es injusto medir la agricultura y la economía en La Palma solo en términos de Producto Interior Bruto"

Imagen del litoral palmero en su vertiente sur. | DA
Imagen del litoral palmero en su vertiente sur. | DA

“De La Palma han salido muchos miles de universitarios pero muchos no saben donde tienen sus padres la finca de plátanos con la que les pagaron la carrera”. El doctor en Geografía y exconsejero de Agricultura y Paisaje del Cabildo de Tenerife, Wladimiro Rodríguez Brito, ha salido al paso de los resultados del estudio sobre la economía palmera elaborado por la Cátedra de Turismo de la Universidad de La Laguna, del que dice “necesitamos no solo estadísticas; es injusto medir la agricultura y la economía en La Palma solo en términos económicos, de Producto Interior Bruto”.

Este razonamiento lo explica indicando que “el PIB ignora y no puede contabilizar gran parte del esfuerzo ni del trabajo, ni de la manera de sobrevivir de todo un pueblo como el palmero, con una historia y una cultura ligada al plátano”. Va más allá y otorga una cuota de responsabilidad a la falta de pedagogía que se hace en esta materia desde el ámbito universitario indicando que “la Universidad de la Laguna no está haciendo un esfuerzo intelectual para revalorizar la cultura rural, la cultura tradicional”.

Asegura el experto en materia agraria, quien además cuenta con un amplio bagaje en política y por su amplia trayectoria como un hombre ligado al campo y a las medianías palmeras, que “en La Palma hay una devaluación del modelo de vida ligado al  campo y a las medianías” por lo que entiende que conclusiones como las del estudio Los Pilares de la Economía palmera elaborado por la Cátedra de Turismo de la Universidad de La Laguna, no contribuyen a poner en valor un bien común, tanto en el ámbito cultural como económico y ligado al bienestar y la estabilidad de la población palmera.

Wladimiro Rodríguez Brito subraya que “el mundo rural de La Palma no puede seguir perdiendo efectivos” y recuerda el valor añadido del sector platanero para una isla eminentemente rural como La Palma indicando que ésta solo tiene el 3% de la población censada en Canarias, un aspecto que explica, debe ser “prioritario” a la hora de evaluar “qué estamos haciendo para evitar esa situación”.

Aún así reconoce que “el turismo me parece necesario y complementario, no están reñidas ambas actividades. Necesitamos que haya turismo y esto podría generar, junto al cultivo del plátano, riqueza y estabilidad económica y social en la Isla”. Defiende que La Palma es, en términos de calidad de vida, “la mejor isla del Archipiélago para vivir” pese a lo cual subraya que “no podemos obviar que se requiere de la creación de riqueza y de estabilidad económica, algo que nos puede dar el plátano y el turismo”.

Agrega un dato para la reflexión: “La Palma tiene la mitad de los agricultores de plátanos de Canarias, esto quiere decir que muchas familias están viviendo o mal viviendo con 20 o 30 mil kilos de plátanos por familia”. Esa supervivencia “años atrás se representaba de un modo totalmente distinto” dado que “antes esas familias tenían una economía complementaria entre los plátanos y la medianía, entre los plátanos y la ganadería”.