CULTURA

Miguelanxo Prado: “El cómic en España vive una auténtica edad de oro en cuanto a la creación”

Es la primera vez que el historietista gallego Miguelanxo Prado pisa la isla. “Cuando llegué a La Laguna sentí que estaba paseando por una gran ciudad hispanoamericana”, apunta el que trabajó para revistas tan reconocidas como Creepy o El Jueves

Miguelanxo Prado. / FOTO: SERGIO MÉNDEZ
Miguelanxo Prado. / FOTO: SERGIO MÉNDEZ

Es la primera vez que el historietista gallego Miguelanxo Prado pisa la isla. “Cuando llegué a La Laguna sentí que estaba paseando por una gran ciudad hispanoamericana”, apunta el que trabajó para revistas  tan reconocidas como Creepy o El Jueves.  Prado lleva años dedicándose a las historietas y a la animación, y su carrera es de las más brillantes de España. Por eso, y gracias a su libro Ardalén, recibe en 2013 el reconocimiento de mayor prestigio nacional en este sector de las Bellas Artes, el Premio Nacional del Cómic. No es el único galardón que guarda. Ha sido premio del Salón del Cómic de Barcelona en varias ocasiones y cuenta con premios internacionales, como el  Max & Moritz al mejor cómic infantil y juvenil en alemán. Llegó a la isla en el marco del mes del vino Tacoronte-Acentejo para firmar sus libros, también para participar en el ciclo Vino con tebeos, y con su última obra bajo el brazo, Presas fáciles, que acaba de ser galardonada con el premio al mejor libro extranjero en el Festival de Amadora (Portugal).

-¿Hacen un buen maridaje los vinos y las historietas?
“Fusionar el vino con las viñetas es de esas ideas felices que se van extendiendo. Cuando me propusieron participar en este encuentro no dudé en aceptar. Me gustan los vinos de Tacoronte-Acentejo y La Laguna me sorprende y me encanta”.

Presas fáciles, lleva como tema central las preferentes y los desahucios. ¿La actualidad es protagonista en sus obras?
“En mi caso hay una parte de mis libros que tienen una relación directa con la actualidad. Toda mi obra humorística, por ejemplo, publicada básicamente en El Jueves, buscaba plantear a los lectores una situación cotidiana con dosis de ironía. La actualidad es un elemento que no está en todos mis libros, algunos son más intimistas. En mi libro anterior, Ardalén, hablo de la emigración, un tema de actualidad y que tenemos en común los gallegos y los canarios. Nosotros marcamos los mismo destinos para emigrar en aquella época: Cuba y Venezuela”.

-¿Qué le inspiró para escribir y dibujar la historieta Presas fáciles? ¿Es una historia real?
“Llevaba 10 años metido en un universo muy melancólico con Aradalén y la película animada   De Profundis. Así que tenía ganas de salir fuera y respirar. Siempre decía que haría o una aventura o un policíaco. Tenía la convicción de hacerlo, pero no tenía la historia. Entonces Presas fáciles se me cruzó en el camino. Me acuerdo perfectamente del día. Era muy temprano, estaba preparando el desayuno, cuando saltó la noticia de una pareja de ancianos que se había suicidado después de recibir una carta de ejecución de desahucio. Eran las siete de la mañana, pensé que no había escuchado bien, no podía creer que eso estuviera pasando en mi país. Los ancianos habían servido de aval para su hijo, que no pudo pagar su hipoteca. Entonces ellos quieren echar mano de sus ahorros, para pagar lo que faltaba y no perder su piso, pero se encuentran con que todos sus ahorros estaban puestos en preferentes. Lo habían perdido todo. Descubrí que no era el único caso, y que algunos acabaron de forma trágica también. Entonces decidí que aquella debía ser la historia que tenía que contar. Me pasé los dos años en los que escribí el libro con un cabreo continuo. En España rescatamos a todas esas entidades, que son antagonistas en mi historia”.

-Después de trabajar durante dos años en un tema así. ¿Qué visión se le queda de España?
“El trabajo en el cómic es terrorífico porque son procesos muy largos, desde que empiezas a escribir hasta que acabas. En estos dos años, con jornadas de ocho adiez horas,  estás solo en tu estudio, pensando. Es difícil que te escapes del tema del libro que estás desarrollando, pero es que además, una historia como esta  ni siquiera te permite alejarte demasiado cuando sales del estudio, porque en el supermercado o en cualquier tiendas vuelves a escuchar casos similares. Fue un proceso de cabreo que se iba retroalimentando, que aumentaba, no tenía escapatoria. La única compensación que he tenido en los últimos tiempos es ver que en cuanto a las preferentes, cuando llegan a los juzgados, los bancos pierden en la mayoría de los casos. Me desilusiona ver la apatía general de mis conciudadanos con este tema”.

FOTO: SERGIO MÉNDEZ
FOTO: SERGIO MÉNDEZ

-En sus historietas hace crítica social. ¿Pone algún límite?
“Mis límites son los que yo tengo cuando debato con mis amigos, por ejemplo. Creo que hay determinadas líneas que no conviene pasar. Y cuando se han traspasado esos límites lo que se ha dejado es una herida abierta que no cicatriza. Cuando planteo una crítica social no busco la venganza ideológica, sino crear una duda en quien puede leerla”.

-¿En qué trabaja ahora?
“La historia que estoy preparando es una aventura que va sobre seres mágicos. Recojo la tradición celta de duendes, hadas, meigas y demonios. Plantea un juego entre el bien y el mal, y como esto es un invento del ser humano para explicar su comportamiento”.

-Presas fáciles sale ahora en Francia. Sus libros se traducen a varios idiomas…
“Mis libros se traducen a14 o 17 idiomas. Al principio era muy ilusionante, pero llega un momento en el que se convierte en la normalidad. No obstante, para mí es un motor el hecho de pensar que un finlandés pueda conectar con lo que yo le cuento. Igual tiene una percepción distinta de mi historia. Pero sentir esa capacidad de comunicar a través de los textos y las imágenes, sin fronteras. Eso es magnífico”.

-¿Cómo definiría el mundo del cómic en España?
“En la creación tenemos un nivel altísimo, vivimos una auténtica edad de oro. A nivel editorial y de visibilidad social, no es tan brillante la cosa”.

[su_note note_color=”#d0d3d5″ radius=”2″]

La mano que pintó a los dibujos animados de ‘Men in Black’

Miguelanxo Prado es uno de los historietistas más relevantes de España, pero su carrera no se ha centrado solo en las viñetas, también ha dado rienda suelta a su creatividad en la animación. “Trabajé para la serie de dibujos animados de Men in Black, en Estados Unidos, cuyo productor era Steven Spielberg”, señala el  artista. Con toda su experiencia, en 2006, se embarca en un proyecto más personal, la película De Profundis. “Fue un proyecto que planteé de forma autónoma. Lo hice todo yo, desde el guión y la producción hasta el diseño y el montaje. Fue una experiencia placentera pero extenuante. Ahora no podría asumir tanta responsabilidad”, apostilla.  No obstante, volvería a los dibujos animados, concluye en gallego.[/su_note]