BALONCESTO

Una mala primera parte condena al Iberostar Tenerife ante el Valencia Basket

IBEROSTAR VS VALENCIA ACBPHOTO
ACB PHOTO

Hay pabellones de la Liga Endesa en lo que es difícil ganar. Muy difícil. Si encima el rival da facilidades, aunque sea durante 20 minutos, es imposible; una quimera. Eso fue lo que hizo ayer el Iberostar Tenerife en la Fuente de San Luis ante un Valencia que se lanzó a la yugular de su rival porque la segunda plaza estaba en juego y no estaba dispuesto a dejarla escapar. Con el 74-58 final, y con la imagen mostrada en algunos momentos del duelo, sería ventajista empezar a hacer un análisis de si la baja de Beirán es más o menos importante, si es necesario fichar o si, a partir de ahora, el horizonte se presenta negro para los insulares, pero sí es cierto que el Iberostar ha llegado a donde ha llegado porque nunca regala nada y ayer, en Valencia, ante un equipo que no necesita que le regalen nada, entrego los dos primeros cuartos. Luego, cuando volvió a entrar en el partido, porque el Canarias parece no rendirse nunca, era demasiado tarde.

Un 7% en triples resulta prohibitivo a la hora de ganar un partido de baloncesto y eso fue lo que firmaron los insulares, al descanso, ayer. De 15 lanzamientos intentados, solo entró en el aro uno, algo que supo aprovechar su rival para irse al descanso doblando en el marcador al Iberostar Tenerife (38-19).

Pero, hasta llegar a ese punto y tener esa cifra en la mano, antes hubo momentos de diferencia de intensidades, más allá del acierto, que también, pero el Valencia volaba sobre la pista ante un rival, el aurinegro, que vio como un 11-4 era el primer aviso local de que las cosas podían ir como fueron la temporada anterior, con otro vendaval naranja.

Más noticias
Abromaitis seguirá de aurinegro

Si escaso fue el acierto en el tiro en el primer parcial(4 de 16 en tiros de campo) peor se moverían las cosas en la segunda manga. El Iberostar Tenerife solo pudo anotar ocho puntos en diez minutos, viéndose doblado en el marcador muy pronto, con el 31-15, sin que Valencia tuviera la necesidad de hacer grandes alardes, de lograr grandes canastas, de hacer demasiados esfuerzos….
Solo cabía esperar a que parara de llover, que en ese momento lo hacía tanto dentro como fuera del pabellón para los visitantes, tratando de corregir errores tras el paso por los vestuarios, al que se llegó con un claro (38-19).

El Iberostar daría la cara una vez más, y lo hizo ganando los dos cuartos siguientes, aunque por las diferencias que se habían manejado hasta el descanso aquellas ventajas iban a no ser suficientes. Y los aurinegros lo hicieron con los menos habituales, con esos jugadores que sonríen especialmente cada vez que toca partido de la Champions Basketball League, porque saben que van a tener minutos y van a tener protagonismo.

Aquello no sería automático. Pese a que los visitantes se acercaron a 15 puntos (40-25) tratando de comenzar una remontada que se antojaba, si no imposible, sí muy difícil, Valencia, por medio del veterano Romain Santo, volvía a poner tierra de por medio hasta tener una renta de 20 tantos (47-27). Los valencianos estirarían el chicle hasta un 60-37 que amenazaba con que todo aquello acabara con un marcador demasiado pesado, pero entonces llegó la respuesta aurinegra de la mano de Ferrán Bassas que cerrar el cuarto con 60-43, ganando el mismo por 22-24. Había que agarrarse a lo que fuera, a pesar de lo complicado de la empresa.

Más noticias
Confirmado: Txus Vidorreta ficha por el Valencia

EL Valencia BC se quedó clavado en 60 puntos. Mejor dicho, el Iberostar Tenerife logró que los naranjas no sumaran durante un buen tiempo, algo que fue aprovechado para, durante el tercer y último cuarto, endosar un parcial de 0-12 que provocaba que los de Pedro Martínez no tuvieran las cosas tan claras.

Desgraciadamente, con 60-49 en el electrónico de la Fuente de San Luis, un triple que podía haber puesto a ocho de distancia a los de Txus Vidorreta dio en el hierro, permitiendo a Valencia continuar a lo suyo: anotar, anotar y anotar.

Los valencianos respondieron con un 14-7 nuevamente incontestable, que pilló a los jugadores del Iberostar Tenerife sin demasiado aliento después de haber logrado acercarse a una distancia ciertamente peligrosa para su oponente.

Otra de las conclusiones positivas para los canaristas fue ver en pista a Petit Niang. Cada vez cuesta más verlo como un jugador de rotación, más aún después de sus cuatro puntos, sus siete rebotes y el tapón logrado ayer, que despertó la exclamación del público del Valencia. Él y Bassas entendieron que cada minuto que arañen es bueno, que la Fuente de San Luis es un escenario fantástico y que una de las señas de identidad de este equipo es la de pelear hasta el final. Y eso debe hacerlo con o sin Beirán, porque es lo mejor que sabe hacer.

El senegalés Petit Niang, lo mejor del encuentro

En el último cuarto, Vidorreta optó por sentar a Fran Vázquez y Giorgios Bogris para dar entrada a Petit Niang. El senegalés no defraudó, logrando capturar siete rebotes, cerrando las vías de ataque de los interiores del Valencia y logrando, además, un tapón para ver una y otra vez en vídeo.

TE PUEDE INTERESAR