El colista espera volver a ser la pesadilla del CB Canarias

Los insulares han perdido en sus dos últimas visitas a Manresa| ANDRÉS GUTIÉRREZ
Los insulares han perdido en sus dos últimas visitas a Manresa| ANDRÉS GUTIÉRREZ

El Iberostar Tenerife se enfrenta hoy a uno de los tópicos del mundo del deporte. Aquello del partido trampa toma especial relevancia en la visita de los insulares a un necesitado ICL Manresa (18.00 horas).

Con solo dos triunfos hasta el momento, los manresanos necesitan reaccionar cuanto antes al competir con la incertidumbre de si esta campaña regresarán o no los descensos a la Liga Endesa. Ibon Navarro ha querido dar un giro a su plantilla las últimas semanas, asegurándose hoy el debut de Xavi Rey, un viejo conocido del CB Canarias que tendrá la oportunidad de volver a cruzarse en el camino de una entidad de la que salió con polémica, pero la paliza recibida la pasada jornada en Valencia ensombreció el triunfo ante Estudiantes.

Comoquiera que el Iberostar Tenerife ha perdido las dos últimas veces que visitó el Nou Congost, la principal obsesión de Txus Vidorreta esta semana ha sido que sus jugadores no caigan en la tentación de relajarse. El encuentro se presta a ello porque los catalanes son el peor ataque y la peor defensa de la competición, el menos valorado y el que peor porcentaje de tres puntos mantiene pero, con todo, el técnico vasco conoce a la perfección un pabellón capaz de generar la presión necesaria para castigar cualquier tipo de desconexión rival.

A pesar de ello, los aurinegros se presentan como claros favoritos a la victoria, aún más después de que el último encuentro de la primera vuelta será ante el FC Barcelona, por lo que conseguir un triunfo esta tarde se antoja vital.

Regresa White
Cuando Davin White firmó por el CB Canarias parecía una apuesta arriesgada de Alejandro Martínez y Aniano Cabrera, pero cuando lo hizo por el Manresa, el club que lo trajo a España, era un perfecto desconocido. El aval de Pedro Martínez, que un año antes lo había fichado para el conjunto catalán, parecía suficiente como así fue. Tras un comienzo dubitativo, el jugador estadounidense no solo se ha destacado como un excelente base, sino también como un escolta capaz de minimizar la baja de Nico Richotti, que no es poca cosa.

El mismo camino de White siguió Marius Grigonis, traído a España también por el Manresa que, como sucediera con el base norteamericano, tampoco pudo retenerlo ante el ofrecimiento del CB Canarias.
Es ley de vida para un Manresa que, verano tras verano, debe reinventarse apostando por jugadores semi desconocidos, llegados a bajo coste a la espera de que puedan mostrarse al gran público. Uno de los aspectos que han provocado este curso su mala clasificación es que, en esta ocasión, la apuesta, al menos por el momento, no parece haber salido del todo bien.

A pesar de ello, y aunque sea solo por los antecedentes, no es un compromiso en el que se pueda relajar el Iberostar Tenerife.

TE PUEDE INTERESAR