sucesos

Macrorredada en el Sur por otra oleada de ‘tarjetazos’ a turistas

Con la excusa de que no se conectaba, pasaban varias veces la tarjeta. EUROPA PRESS

Los amigos de lo ajeno vuelven a beneficiarse de las carencias en la seguridad del dinero de plástico, y las zonas turísticas siguen siendo, de lejos, su escenario favorito. Hasta 31 personas han sido detenidas por una oleada de presuntas estafas en las que, tras atraer a los turistas con precios muy rebajados, luego les cobraban varias veces con una TPV (Terminal Punto de Venta, no confundir con el más sencillo datáfono) facilitada por la propia organización. Según la información facilitada desde la Jefatura Superior de Canarias del Cuerpo Nacional de Policía, se estima que los afectados superan el millar y los beneficios obtenidos con estas prácticas ilegales se elevan hasta un total que supera los 150.000 euros. Aunque la trama también actuó en Gran Canaria, fue en las localidades turísticas del Sur tinerfeño más representativas (Las Américas, Los Cristianos…) donde tuvieron lugar la mayoría de estas presuntas estafas.

Una vez más, fue un exceso propio de la sensación de impunidad lo que puso a los investigadores en la pista de estas actividades. Una entidad financiera de Gran Canaria alertó de que una tienda de dicha Isla pretendía facturar más de 700.000 euros por compras a través de la TPV en menos de un mes. El cruce de datos alertó a los policías tinerfeños, que a su vez ya tenían indicios de estas prácticas en su zona de actuación. Respecto al modus operandi, no puede ser más simple. Siempre según la nota oficial, la banda buscaba compinches en los bazares, a los que facilitaba una TPV por la que pasaban varias veces la tarjeta de los incautos, excusando tales repeticiones en que no daba señal, no lo admitía, etc. Al seguir el rastro del dinero, llegaron los arrestos. Primero fueron 10, que abrían las cuentas y compraban las TPV; más tarde se capturó a otros 15, también financieros, para finalmente llegar a los referidos 31 detenidos.

Más noticias
Cuando la víctima no importa a nadie
TE PUEDE INTERESAR