SOCIEDAD

Reciclar la solidaridad

TAPONES PLÁSTICO RECOGIDA 1
Más de 1.200 toneladas de tapones de plástico se han recogido en las Islas desde el año 2012, cuando arrancó la labor de la fundación. / FRAN PALLERO

Los centros escolares se han convertido en los últimos años en el principal suministrador en la recogida de los tapones solidarios. En casa, los niños son los principales recolectores de las tapas de plástico de las botellas de agua o tetrabrick. Mientras que, antes, estos elementos iban junto al resto del recipiente al contenedor amarillo para su reciclaje, ahora las tapas se separan, cumpliendo así, no solo una función ambiental y generando valor económico por sí solo, sino que también ayuda a que muchas personas puedan alcanzar sus necesidades como sillas de ruedas, ascensores, prótesis u operaciones médicas.

En estos momentos, las campañas de recogida de tapones en las Islas tienen dos agentes claros. Por un lado, la Fundación Iraitza, que es la entidad que ayuda a las distintas familias, y, por otro, la empresa Plascan que junto a Martínez Cano son las encargadas de reciclar todo el plástico y abonar las facturas de los elementos necesarios, en función de las toneladas entregadas.
Hasta el momento, desde sus inicios en Canarias en el año 2013, ambos protagonistas han ayudado a cerca de un centenar de familias de prácticamente toda Canarias. Para ello, se han recogido un total de 1.287.049 kilos de tapas, esto es, 1.287 toneladas. De esta cifra, la provincia de Las Palmas aportó 648.224 kilos, mientras que en la de Santa Cruz de Tenerife se han recogido en este tiempo 638.825 kilos, según los datos aportados a DIARIO DE AVISOS por la propia asociación.

Iraitza, Kilian, Moisés, Héctor, Gisela, Cira, Pablo, Alba, Julián, Aroa, Tatiana y María han sido algunos de los muchos niños y mayores que han sido ayudados a través de esta fórmula de reciclaje solidario. En este tiempo, desde que Plascan y la fundación colaboran juntos, se han logrado fondos por valor de 367.058,12 euros, una parte de ellos a través de la entrega de tapones, y otra parte a través de las actividades y donaciones realizadas a la entidad social. En cuanto al intercambio de las tapas de plásticos, en Santa Cruz de Tenerife se han obtenido 86.208 euros, mientras que en la provincia vecina la cifra alcanza los 134.000 euros.

Aunque ya en Canarias se realizaba alguna campaña mediante la recogida de tapones a través de la Fundación Seur, la mayor parte de estas han venido de la mano de la Fundación Iraitza. Todo comenzó en 2012, cuando la presidenta de este colectivo, Jessica Benítez, empezó una campaña de recogida de tapones porque necesitaba una silla de ruedas para su hija Iraitza, que tiene una discapacidad. “Mi pareja y yo estábamos en paro y no teníamos cómo conseguirla, entonces una conocida me habló de estas iniciativas y cuando fui a hablar con Plascan, enseguida, me abrieron las puertas”, narra. Ya en 2013 se constituyó la fundación en Las Palmas y se mantuvo el acuerdo con la empresa recicladora, el cual está vigente hasta la actualidad. La actividad se extendió a la provincia tinerfeña a través de la compañía Martínez Cano, que recoge en las islas occidentales las tapas, pero que se transportan a Gran Canaria para su tratado.

Más noticias
Los canarios vivimos en un paraíso de biodiversidad

Hasta el momento, las familias que requieran de la ayuda de la fundación solo tienen que ponerse en contacto con ellos para poder iniciar la campaña. Esta está abierta a todas las personas con discapacidad, niños o mayores, que necesiten de recursos para hacer frente a sus problemas y no puedan afrontarlo con los medios de la Administración. Reformas en hogar, un ascensor, una segunda opinión médica o una silla de ruedas han sido algunas de las necesidades por las que se ha trabajado. Explica que la fundación también ayuda con donaciones propias y otras acciones y que muchas empresas colaboran en aspectos como el traslado de los tapones y otros gastos.

Antonio Martínez, responsable de la compañía Martínez Cano, señala a este medio que esta es la única empresa que se dedica en Canarias a reciclar los tapones. Asimismo, insiste en que la propia entidad también colabora en la recogida de estas tapas desde los puntos de entrega hasta los almacenes. Insiste en que, aunque el plástico se recicla desde hace bastantes años, las campañas solidarias han permitido su tratamiento de forma separada, sin ir con la botella. Aclara que, en ningún momento, hay una transacción económica entre las compañías y la fundación, sino que, una vez se logra el objetivo estipulado económicamente y se llega a ese número de toneladas necesarias, se deriva a la empresa la factura y esta hace el abono en el servicio correspondiente (por ejemplo en una ortopedia una silla de ruedas).

Francisco Ruiz, gerente de Plascan, añade que todo ese material, una vez separado y seleccionado, se recicla y se vende para así fabricar otros elementos, como pueden ser cajas de transporte. Recuerda que desde hacía algunos años estaban interesados en colaborar en estas iniciativas solidarias en el Archipiélago, pero que con la Fundación Seur no fue posible, porque ya tenían un acuerdo en la Península. “Una semana después nos llamó Jessica Benítez y empezamos la colaboración”.

Más noticias
Los canarios vivimos en un paraíso de biodiversidad

El presidente de la Asociación Canaria de Gestores de Residuos, David Bustabad, destaca la versatilidad de estas acciones que, a la par que ayudan a personas con discapacidad, permiten contribuir a través del reciclado en la mejora del medioambiente y a generar un valor económico. Apunta que, previo a estas campañas, era complicado recuperar los tapones.

Desde 2013 y hasta finales de 2016 se han recogido en las dos provincias Canarias cerca de 1,2 millones de kilos de tapas de plástico. / FP

Más de 30 campañas siguen a la espera de lograr su objetivo

A pesar de todas estas personas que han llevado a cabo campañas de recogida de tapones y que ya alcanzan el centenar, según los datos manejados por al fundación, otras tantas iniciativas en distintas islas siguen aún abiertas a la espera de llegar a su objetivo. En total, están pendientes alrededor de una treintena, por lo que todos los tapones son muy necesarios.

LAS CIFRAS

Porcentaje: Plascan recicla al año unas 15.000 toneladas de plástico, de las cuales los tapones son un porcentaje reducido.

Precio: El precio estipulado para el intercambio es de 150 euros por cada tonelada de tapones entregados.

Intercambio: Una vez logrado cada objetivo de kilos, la empresa gestora de residuos paga directamente al suministrador.

Futuro de las tapas: Una vez entregadas, las tapas se seleccionan y se reciclan, Entre otros elementos, pueden ser usadas para cajas de plástico.

¿Cuáles valen?: Los tapones que se recogen son de botellas de aguas, tetrabrick, productos de limpieza o cualquier otro envase de plástico.

Recogida: Buena parte de los puntos de recogida están en los colegios. Aunque también se han sumado comercios y otras entidades.

Islas: Hasta el momento, se han beneficiado de estas campañas familias de Tenerife, Gran canaria, La Palma y Lanzarote.

Duración: La duración depende de cada objetivo. Aún así, la mayor parte de estas iniciativas se logran en pocos meses.

TE PUEDE INTERESAR