AGRICULTURA >

Alternativa a la “pica” de plátanos con su venta en Portugal

Los agricultores de la Plataforma creen que hay alternativas a la pica y a la pérdida de renta, tal y como ha demostrado la OPP que, finalmente, ha sancionado Asprocan. | EP

La Plataforma de Agricultores por un Precio Justo del Plátano, constituida en La Palma en medio de la última crisis de precios que llevó al Gobierno de Canarias a consensuar un decreto de regulación de las organizaciones de productores que se publicará en las próximas semanas,  ha iniciado una campaña para intentar movilizar a los 3.700 agricultores plataneros de la Isla para lograr su integración en la OPP Llano Sardina, sancionada por Asprocan con 200.000 euros de multa por comercializar en Portugal la producción que el resto de organizaciones tiraron a los barrancos en la denominada como “pica” para evitar saturar el mercado nacional el pasado año.

Los miembros de  la Plataforma por un Precio Justo del Plátano, que se movilizaron en una gran manifestación el pasado verano en la isla de La Palma por la pérdida de renta del pequeño agricultor y por la ausencia de una gestión de comercialización en Asprocan, quieren que el modus operandi de la organización Llano de la Sardina y esa OPP se instale en La Palma, un mecanismo, dicen, para lograr que “los agricultores puedan cobrar por sus producciones vendiéndolas en Portugal o en otros mercados que no son nacionales, en las épocas en las que las demás nos obligan a tirar nuestros plátanos a los barrancos. Es un mecanismo con el que se respeta el principio de no saturar el mercado nacional para equilibrar los precios, pero que no hace que los pequeños agricultores sigamos perdiendo dinero de nuestras rentas después de todo el trabajo realizado en el campo”.

Para algunos de los agricultores miembros de la plataforma, la decisión de Asprocan de sancionar económicamente a la OPP Llano Sardina “es un mecanismo de presión e intimidación que quieren hacer notar para mantener el mismo funcionamiento”. Agregan que “sus fórmulas, al contrario de lo que ha hecho Llano Sardina logrando el pago de hasta 15 céntimos de euro por kilo comercializado en Portugal mientras tirábamos millones de kilos de plátanos a los barrancos, solo nos sigue provocando pérdidas económicas a agricultores que necesitamos vender nuestra fruta para tener una renta digna”.

“Queremos que Llano Sardina se instale en La Palma, bien creando un empaquetado o bien creándolo nosotros mismos para que puedan operar aquí”, señalan.  Mientras tanto esperan conocer el contenido del procedimiento para el reconocimiento de Organizaciones Productores de Plátanos y en el que se limita la producción comercializada y el número de las OPP que operan, una modificación llevada a cabo por la Consejería de Agricultura del Gobierno de Canarias, que tomó parte en la crisis platanera surgida por los bajos precios del plátano tras la movilización en la Isla de más de 4.200 agricultores en abril del pasado año, organizados en dos plataformas e integrados en un mesa de trabajo liderada por el Cabildo y con participación de organizaciones agrarias como PALCA. Es uno de los frentes donde la Consejería que dirige Narvay Quintero ha podido actuar, dentro del marco de competencias de la administración.

 

TE PUEDE INTERESAR