ee.uu.

Una niña en silla de ruedas recibe este regalo de un grupo de extraños

Tomas Mitchell, quien trabajó temporalmente como conductor de guaguas escolares en Tennessee, EE.UU., pudo observar en repetidas ocasiones durante sus rutas, como una madre tenía que cargar en brazos a su hija con una discapacidad motora, junto a su silla de ruedas, desde su casa hasta la parada de la guagua para ir al colegio.

Tras estos repetidos encuentros, Mitchell decidió llamar a un grupo de amigos suyos para construirle a la familia una rampa y hacer así más accesible la vivienda para la pequeña, y que esta pudiera valerse por sí misma.

Mitchell llamó a Verna DeSpain, madre de la pequeña Lydia y le relató su plan. “Me quedé en shock cuando me lo contó”, declaró la madre al diario The Independent.

La construcción de la rampa les llevó varios meses al grupo de animosos amigos, pero el esfuerzo les mereció la pena, según relatan, cuando pudieron ver la cara de felicidad de la madre y su hija a las que les cambiaron la vida.

TE PUEDE INTERESAR