sanidad

CC sí que retrasó los pagos de las facturas en Sanidad

Sanidad solicitó los pagos en septiembre, octubre y noviembre; el visto bueno de Hacienda llegó a mediados de diciembre. DA

Fue Coalición Canaria (CC) quien retrasó el pago de facturas por parte de la Consejería de Sanidad del Gobierno regional a finales de 2016. Así lo demuestra la documentación a la que ha tenido acceso DIARIO DE AVISOS, en la que, contrariamente a lo que ahora defiende la Consejería de Hacienda, el cierre presupuestario del año pasado anticipado por orden del presidente, Fernando Clavijo, sí que afectó a dichos pagos. Es más, las solicitudes del entonces consejero de Sanidad, el socialista Jesús Morera, para abonar alguna de esas facturas como excepción a dicho cierre eran retrasadas desde Hacienda, en algún caso durante varios meses. A este respecto, llama especialmente la atención que dicho retraso afectase a la obra para instalar el TAC (Tomografía Axial Computarizada, o más sencillo, el escáner corporal, clave para diagnósticos) para el interminable hospital previsto en el sur de Tenerife. Otro caso sangrante es el de otras facturas por obras en el Hospital de Fuerteventura, ya que provienen del mes de agosto, antes del citado bloqueo de pagos, acaecido en septiembre. A todo ello hay que añadir que, cuando se produce este cierre presupuestario, las arcas gubernamentales no tenían problemas para el abono de estas facturas, ya que contaban con un superávit de 343 millones de euros.

Respecto a la documentación a la que ha tenido acceso este periódico, se trata de cuatro resoluciones dictadas por el director general de Planificación y Presupuesto, Carlos Gustavo Díaz Perera, y llevan la conformidad del viceconsejero de Hacienda y Planificación, Luis Guillermo Padilla Macabeo. En las cuatro se aceptan las excepciones al cierre propuestas por la Consejería de Sanidad, entonces en manos de los socialistas. Llama la atención que tales solicitudes están fechadas en septiembre, octubre y noviembre del año pasado, pero que la aceptación de las mismas (y por ende, el pago de las facturas) no llega hasta el mes de diciembre.

En las cuatro resoluciones de Hacienda, que finalmente aprueba el pago de facturas bloqueado por el cierre presupuestario, destaca especialmente una en la que se da vía libre al abono de un total de 58.633.296,06 euros. Como se podrá imaginar, en la relación de facturas hay de todo, pero lo importante es que en reiteradas ocasiones se justifican los pagos porque se trata de “aprovisionamientos indispensables para no dejar de prestar el servicio sanitario esencial”, tales como, por ejemplo, “material de medicina nuclear” o “implantes de marcapasos”. Otros pagos obedecen igualmente a capítulos nada baladíes, como “suministro diverso material cirugía cardíaca” y, en general, hay mucha adquisición de medicamentos varios. Hay que tener en cuenta que en la adenda firmada entre CC y PSOE tras el cierre presupuestario se incluyó un punto en el que se explicitaba que dicho bloqueo de cuentas no podían aplicarse a “gastos vinculados a los servicios públicos fundamentales”. En las otras tres ocasiones en que Hacienda permitió la excepción al bloqueo de cuentas se pagaron las siguientes sumas: 273.253,66 euros, 1.257.006,60 euros y 25.519.748,25 euros.

Más noticias
El presidente pide silencio por las microalgas y las redes estallan

Pero obviando el detalle y los casos ya mencionados del TAC para el Hospital del Sur y la obra para el de Fuerteventura, en la documentación también figura un breve resumen de los temas que Morera considera más importantes, y que por ello hace especial hincapié en sus demandas para que Hacienda dé el visto bueno a los pagos. Así, el socialista llama la atención sobre la urgencia de hacer frente al contrato de suministro electrónico de red, un contrato cuyo objeto es “renovar los servicios de voz y datos en varios edificios de Gran Canaria y Tenerife, donde hay más de 500 usuarios a los que se presta servicio” y que están obsoletos. También sobre el contrato de suministro de servidores de gerencias, clave para el correcto funcionamiento de la llamada Historia Clínica Electrónica de Atención Especializada (Drago-AE) o sobre el contrato de mantenimiento del programa de detección precoz del cáncer de mama, entre otros.

En resumen, estas resoluciones demuestran que el cierre presupuestario sí afectó al pago de facturas por parte de la Consejería de Sanidad, y que las excepciones al bloqueo de las cuentas de 2016 solicitadas en los meses de septiembre, octubre y noviembre de tal año por el consejero socialista de aquel entonces, Jesús Morera, y su equipo solo fueron atendidas por la Consejería de Hacienda a mediados de diciembre, poco antes de que, finalmente, CC optase por romper el acuerdo con el PSOE y expulsar a sus consejeros del Ejecutivo autonómico.

Morera, por correo electrónico a sus compañeros del PSOE: “Se pasan el repacto por el arco del triunfo”

“¿Me dicen qué hago con estos 689 expedientes sin exceptuar? Ustedes no me oyeron preguntarles en el último consejo y decirme que estaba todo arreglado. Se pasan el repacto por el arco del triunfo. La vida sigue igual”. Es el comentario añadido a un correo electrónico enviado por el entonces consejero regional de Sanidad, el socialista Jesús Morera, a sus compañeros de partido en el Gobierno de Canarias: Patricia Hernández, Aarón Afonso y María Ornella Chacón. Tales palabras, que no dejan de ser una nítida prueba de la desesperación de Morera ante lo que considera tácticas dilatorias por parte de la Consejería de Hacienda, en manos de Coalición Canaria, acompañan a una relación de facturas que Sanidad solicita pagar a pesar del cierre presupuestario, y que Hacienda aún no ha dado permiso para ello. El correo electrónico en cuestión tiene fecha del 7 de noviembre de 2016, pero los permisos para hacer frente a estos pagos no llegaron hasta más de un mes después, como se desprende de la documentación que obra en poder de este periódico.

Más noticias
Las microalgas, un problema colosal

En cuanto a la alusión al repacto, Morera está haciendo referencia a la adenda que, justo una semana antes de enviar este mensaje, firmaron CC y PSOE para reflotar su acuerdo de gobernabilidad, seriamente amenazado ya por incumplimientos del llamado pacto en cascada y que finalmente terminó por romperse el 23 de diciembre.

TE PUEDE INTERESAR