CD TENERIFE

En memoria de Fatim Jawara

De izquierda a derecha, Óscar Lindell, Carlos Sánchez, Saúl Afonso, Antonio Mendoza         e Iván Castro, en el IES Geneto. Andrés Gutiérrez
De izquierda a derecha, Óscar Lindell, Carlos Sánchez, Saúl Afonso, Antonio Mendoza e Iván Castro, en el IES Geneto. Andrés Gutiérrez

El pasado 3 de noviembre Fatim Jawara, portera internacional de la selección femenina de Gambia, moría al naufragar la barca con la que intentaba cruzar el Mediterráneo para llegar a Europa. La de Fatim era otra de las historias de desesperación que se dan en un país marcado por la inestabilidad política. Para poner un granito de arena con el fin de evitar estas situaciones, la ONG Solidarios Canarios y el IES Geneto van a construir un centro escolar, que contará con una escuela de fútbol, en la aldea gambiana de Jalokoto. Dicha idea surgió como proyecto de fin de curso de uno de los alumnos del centro.

Saúl Afonso estudió el ciclo Técnico Deportivo en Fútbol en el IES Geneto y, una vez terminado el curso, tuvo que realizar un proyecto que, de manera solidaria, quiso enfocar hacia África: “Pensé en un lugar que careciera de medios, porque aquí hay escuelas deportivas y de tecnificación de todo tipo y creí que una buena opción era pensar en ese continente, con la idea no solo de crecer deportivamente, sino también con unos valores basados en el deporte”.

Saúl conocía a Carlos Sánchez y Antonio Mendoza, de la ONG Solidarios Canarios, que ya estaba trabajando para abrir un centro escolar y un dispensario médico en Jalokoto, por lo que, cuando llegó a manos de Iván Castro, su profesor, la intención era llevar al terreno aquella idea.

“Lo vi claro desde el primero momento”, admite Castro, que mostró todo su apoyo a su alumno: “Creo que se dieron todas las circunstancias porque me encantó: era fútbol, eran niños y era África. Solo podía responder de manera afirmativa”.

Formación y deporte
Hacía solo algunas fechas que Carlos Sánchez había acudido al centro educativo para exponer la intención de construir una escuela primaria que pudiera tener una escuela deportiva para unos niños que carecen de casi todo: “Queremos formarlos, pero también ayudar a los entrenadores que puedan tener. No nos hemos fijado un número de niños y niñas, simplemente queremos que puedan acudir todos los que quieran y que podamos darle algo más que un balón, que se les puede picar y quedarse sin él, tratamos de darle una formación que les sirva en su crecimiento”.

Para ello compraron un terreno de 2.500 metros cuadrados el pasado mes de agosto y están a la espera de recibir los últimos permisos para comenzar con la construcción de todo el complejo. “La intención es, una vez creada la escuela, viajar para formar a los formadores que trabajarán allí”, señala Iván Castro, que quiere involucrar aún más a su alumnado: “Nos gustaría que las nuevas promociones del ciclo formativo pudieran interesarse por este asunto y puedan colaborar de la misma manera, incluso viajando, que puedan formar parte de esto”.

Buscando apoyos mantuvieron dos reuniones con el CD Tenerife que, en la persona de Víctor Pérez Borrego, su director general, recibió la idea con agrado: “Les gustó el proyecto, la idea de la escuela de fútbol y quieren colaborar con nosotros. Explicamos que es algo más que un centro deportivo, sino que queremos ayudar con la educación y la sanidad de los pequeños”.

De esta forma, el próximo domingo, horas antes de que comience el CD Tenerife- Reus (16.00 horas), en los exteriores del Rodríguez López, miembros de Solidarios Canarios recogerán material deportivo de tallas de niño del conjunto blanquiazul para llevar a Gambia aprovechando las fechas de Semana Santa. Además de la entidad, las peñas tinerfeñistas apoyarán esta iniciativa, que se sumará a otras que se llevarán a cabo en el futuro. “En un viaje anterior ya llevamos material cedido y quedaron encantados. Son niños que adoran el fútbol, que están todo el día pensando en fútbol y que agradecen cualquier cosa que les puedas llevar”, señala Antonio Mendoza.

Porque la intención es realizar algo que no sea puntual, sino que tenga continuidad, que prevalezca en el tiempo, como admite Carlos: “Lo que da valor a las cosas es la continuidad, ayudarlos a crecer, no solo que sea una cuestión de caridad, de ayudar en un momento determinado; nuestra intención es que se eduquen, crezcan y que el fútbol les ayude”.

Para este cometido, además del IES Geneto, que se ha implicado de manera decidida también de la mano de Oscar Lindell, su subdirector, cuentan con la ayuda de la Escuela de Fútbol de Los Llanos, de La Palma, así como con la de su primer equipo. Durante una semana donarán material deportivo para que los niños de Jalokoto hagan lo que más les gusta en la Escuela de Fútbol Fatim Jawara, que así será el nombre del sueño de este grupo de solidarios.

Los niños de Jalokoto contarán con su escuela deportiva. Cedida
Los niños de Jalokoto contarán con su escuela deportiva. Cedida

Educación, sanidad y deporte, de la mano en un proyecto para los más pequeños

Cuando tuvieron su primer contacto con Jalokoto, los miembros de Solidarios Canarios comprobaron que allí hacía “falta de todo”. Ir a la escuela era “toda una aventura” para unos pequeños que, en muchos casos, arriesgaban su vida en dicha empresa.

“Los niños y niñas de Jalokoto, los que van al colegio, tienen que caminar entre siete y diez kilómetros por un camino muy lejano o por la carretera principal, la única asfaltada por todo el país, corriendo el riesgo de ser atropellados, como ocurrió estando nosotros allí, que un camión arrolló a un pequeño”, explica Antonio Mendoza, que recalca la importancia de que la aldea tenga su propia escuela para que el número de niños escolarizados “sea mayor” que el actual.

Esos mismos niños y niñas podrán aprender a jugar a fútbol o, mejor dicho, a divertirse, en un concepto que, como deja claro Carlos Sánchez, nada tiene que ver con algunos macro proyectos surgidos en los últimos años que, auspiciados por clubes europeos, buscar captar a un número importante de niños buscando una posible futura estrella del fútbol: “Primero que se diviertan, que lo pasen bien, que olviden sus problemas, Luego, si surgiera algún pequeño que se ganara la vida con el fútbol, bienvenido sea, pero, simplemente, queremos que se formen”.

Sin un número estimado de niños, porque no van “a decirle a ninguno que se queda sin escolarizar o hacer deporte”, Solidarios Canarios mantendrán económicamente, mediante apadrinamientos y patrocinadores, los gatos derivados de ambas escuelas además del dispensario médico que comprenderá el recinto donde, como no podría ser de otra manera debido a su nombre, el fútbol femenino estará representado: “Queremos que vayan todos los niños y niñas que quieran. El amor por el fútbol que hay en África es, sencillamente, espectacular”.

TE PUEDE INTERESAR