FÚTBOL

El Tenerife pierde el ritmo ante un Reus muy aplicado

Foto ANDRÉS GUTIÉRREZ

El CF Reus logró sorprender a un ansioso Tenerife con un tempranero tanto y, sobre todo, con un acertado posicionamiento sobre el terreno de juego con que imposibilitó la reacción local.

La condición de aspirante del Tenerife no intimidó el Reus que, eso si, saltó al terreno de juego con la prioritaria consigna inicial de aplacar los bríos iniciales de los blanquiazules, y no sólo lo consiguió sino que también aprovechó para marcar en una confusión insular.

En pleno periodo de tanteo y análisis de los reusenses sobre su rival, llegó el tanto de Máyor, un balón desde el franco derecho permitió a Guzzo meter un balón entre los centrales locales para que su compañero, libre de marca, batiese con un disparo a media altura ajustado al poste izquierdo a un sorprendido Dani.

Esta eficiencia visitante, tanto por el éxito en su primer disparo a puerta como en el acierto a la hora de maniatar al Tenerife, desencadenó una peligrosa fase de intranquilidad en los jugadores locales, que se veían imposibilitados una y otra vez para acercarse a las inmediaciones del área defendida por Edgard Badía.

Un balonazo en el área de Aarón en el minuto treinta y cinco propició hizo dudar al meta Edgar Badía, que tras errar en el despeje permitió a Lozano controlar el balón y dejárselo a Amath, para que el delantero senegalés chutase a puerta, pero el meta intervino a tiempo y despejó el balón.

Foto ANDRÉS GUTIÉRREZ

Esta jugada parece que liberó a los blanquiazules de la opresión que les impedía desarrollar su juego habitual, de ahí que Lozano, en el minuto cuarenta y uno pudo haber empatado el encuentro, tras un pase de Cámara desde la línea de fondo, pero lo evitó el poste izquierdo de Badía.

Más noticias
Las peñas, en pie de guerra en defensa de las 7 estrellas verdes

Tras la reanudación el planteamiento fue el mismo para los de Martí, pero con un susto cuando una perdida de balón de su zaga lo aprovechó Guzzo para plantarse solo ante Dani, pero Jorge logró arrebatarle un peligroso balón.

La primera llegada de peligro del ataque insular llegó en el minuto sesenta y tres con el recién entrado Cristo, que en su primer contacto con el balón estuvo cerca de marcar, pero no supo definir en el disparo final ante Badía, puesto que el meta tocó lo suficiente el balón como para enviarlo a córner.

Cristo probó de nuevo fortuna con un lejano lanzamiento en el minuto setenta y cinco, pero el balón acabó en la manos de un Badía que, al igual que el resto de compañeros, realizó un excelente partido, con pleno acierto en todo cuanto se aproximó a su portería, de ahí la inoperancia del cuadro chicharrero.

TE PUEDE INTERESAR