FÚTBOL

El Barça no puede con el muro italiano

REUTERS

El FC Barcelona no ha podido superar este miércoles a la Juventus en el Camp Nou (0-0) y se ha quedado muy lejos de la que hubiera sido la segunda remontada consecutiva, pero esta noche el desacierto y la imprecisión arriba no dejó ni atisbar una gesta y en cambio permitió a una Juventus muy seria y contundente atrás ganar el pulso a los blaugranas, que pagaron caro el mal partido de ida.

Necesitaba el Barça un gol tempranero, encadenar ocasiones que hicieran temblar a la Juventus y arder el Camp Nou. Necesitaba un partido similar al del 6-1 histórico ante el PSG, pero no lo tuvo. Lo buscó, sí, pero sin atino. Ni Messi, ni Neymar ni Suárez tuvieron el día, tampoco funcionaron los cambios tácticos y el Barça se queda en el camino, apeado y sin seguir la estela de Real Madrid o Atlético de Madrid.

Pese a ello la afición que llenó hasta la bandera el Camp Nou despidió al equipo coreando a los suyos, banderas volando al viento. No hubo mala actitud, el Barça intentó hacer posible lo utópico y pese a ni estar cerca de lograrlo los culés agradecieron el intento. Pero la fiesta fue ‘bianconera’, y la Juventus se planta en el sorteo del viernes como claro candidato al título pues ha demostrado tener gol y, sobre todo, tener la mejor defensa del campeonato.

Hacían falta cuatro goles, pero la Juventus había encajado solo dos en toda la ‘Champions’. Y en 180 minutos el Barça no fue capaz de obligar al emblema ‘Gigi’ Buffon a recoger ningún balón de entre sus redes. Los blaugranas chutaron mucho, hasta 17 veces, pero sólo uno de estos disparos fue a portería. Sin puntería la victoria global de la Juventus estaba a salvo de gestas históricas. Y el paso del tiempo confirmó que Allegri por fin ha superado con autoridad al Barça.

Más noticias
Leo Messi renueva con el FC Barcelona hasta 2021

La remontada, pese a precisar un gol menos que ante el PSG, se presumía harto complicad y los peores vaticinios de la parroquia culé se cumplieron y ni la Juventus tuvo miedo, ni se desfiguró ni jugó siquiera al ‘catenaccio’. Todo lo contrario, el primer cuarto de hora fue para los de Allegri y buscaron el gol. El Barça se recuperó, tuvo ocasiones aunque sólo una de Leo Messi de peligro, pero no abrió la lata y al descanso la gesta era ya mayúscula.

Pese al valiente planteamiento de la ‘Vecchia Signora’ los blaugranas hicieron una buena primera parte, tomando paulatinamente el control y desplegando un buen juego colectivo con el que abrir la defensa rival. Con un 4-3-3 y Jordi Alba y Neymar haciendo daño por la izquierda a Juan Cuadrado y Dani Alves, que regresó a casa, el Barça abrió el campo y aprovechó espacios, pero no tuvo acierto.

REUTERS

Incapaces de abrir la lata, pese a una ocasión clarísima de Leo Messi en el minuto 19 tras una buena jugada grupal que acabó con una dejada de Luis Suárez para el ’10’ dentro del área que este desaprovechó, al Barça se le tiró encima el tiempo. Hacía falta no precipitarse, pero la Juventus estuvo muy cómoda y los de Luis Enrique desconcertados y más pendientes del árbitro que de seguir avasallando al rival.

Tras el descanso el partido siguió por los mismos derroteros, aunque el Barça intentó innovar dando vía libre hacia el ataque a Gerard Piqué, que empezaba las jugadas y se situaba de ‘9’ para crear superioridades. Poco después entró Paco Alcácer y el Barça situó a toda su pólvora arriba, pero el desacierto les condenó. Pareció incluso pedir perdón un Leo Messi que se dejó todo para crear ocasiones pero las erró todas.

Más noticias
Leo Messi renueva con el FC Barcelona hasta 2021

A todo ello la Juventus tuvo otras ocasiones para sentenciar, de nuevo empleando la táctica de intentar ir arriba el primer cuarto de hora y replegarse ya hasta el final. Las ocasiones más claras fueron para el Barça, aunque Gianluigi Buffon de trabajo tuvo bien poco. Muchos disparos, pero pocos a puerta, con el tridente con el punto de mira desviado y la segunda línea apagada ofensivamente. Estrellándose contra un muro el Barça fue diciendo adiós minuto a minuto.

REUTERS

La entrada de Javier Mascherano por Sergi Roberto en el ’78 provocó, de hecho, que Gerard Piqué se instalara a vivir en el área rival, haciendo de boya. Atacó y atacó el Barça, como Luis Enrique aseguró en la previa que harían, pero sin atino ni rumbo. La Juventus no sufrió, pues está acostumbrada a jugar este tipo de partidos, y esperó siempre poder morder a la contra. Sólo un segundo milagro blaugrana podía quitarles el billete para ‘semis’ a una Juventus que sacó tajada de su gran primer cuarto de hora inicial en la ida.

TE PUEDE INTERESAR