Las instituciones deberán decidir si quieren Zona Franca en el Puerto

Muelle polivalente del Puerto de Santa Cruz de La Palma

El futuro del Puerto de Santa Cruz de La Palma se encuentra en un momento decisivo. Junto a a la ampliación prevista del dique este, que permitirá el atraque de más cruceros y de mayor envergadura, está sobre la mesa la posibilidad de que se convierta en Zona Franca, una decisión que está en manos de las instituciones palmeras, que son las que se tendrán que pronunciarse en favor o no de esta posibilidad de desarrollo de las instalaciones portuarias, tal y como informaron fuentes de la Autoridad Portuaria.

La creación de esta Zona Franca traería consigo el crecimiento del dique polivalente hacia el sur, por lo que desaparecería el actual muelle pesquero. Pero esta actuación no supondría la desaparición de la actividad pesquera en las instalaciones portuarias, dado que está previsto buscar una reubicación para las embarcaciones existentes, así como el resto de instalaciones relacionadas con la pesca, como el punto de venta de pescado o el restaurante. “Nosotros no vamos a echar a nadie del Puerto”, sentenciaron las fuentes consultadas.

No obstante, las actuales embarcaciones de recreo que se encuentran atracadas en el muelle pesquero sí tendrían que retirarse e instalarse, si los propietarios así lo deciden, en la Marina Deportiva de Santa Cruz de La Palma.

Serán por tanto instituciones como el Cabildo y los ayuntamientos de Santa Cruz de La Palma y Breña Alta, donde se ubica el muelle pesquero, los que tengan que decidir si apuestan por la Zona Franca, sobre la que se celebró hace unos meses una reunión, promovida por la Cámara de Comercio, para analizar su potencialidad.

Más noticias
El Castillo de Santa Catalina recibe un ‘lavado de cara’

Al término de ese encuentro, el presidente de la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife, Ricardo Melchior, defendió las bondades que supondría para La Palma la declaración de Zona Franca, dado que “generará puestos de trabajo y diversificará la economía insular”.

La Zona Franca permite obtener ventajas arancelarias y fiscales en el tráfico de mercancías que proceden de fuera del territorio aduanero de la Unión Europea. Además agilizaría los trámites de aduana, porque son telemáticos, y permitiría el almacenamiento indefinido de mercancías que se puedan etiquetar, envasar e incluso transformar, lo que significaría poder atraer inversores y actividad industrial que importen materias primas de terceros países, la procesen en La Palma y puedan comercializarla en el exterior.

Esta circunstancia convertiría en más competitivo y atractivo para la inversión privada al Puerto de Santa Cruz de La Palma, que recuperaría además su tradición histórica, vinculada con el comercio internacional.

En lo que se refiere a la ampliación del dique del este, durante la Semana Santa han estado realizando inmersiones en la zona donde se va a ejecutar la obra para terminar de definir el proyecto. La longitud de ampliación es de 125 metros. Además de ganar espacio de alineación de cruceros, se dota de un mayor abrigo a la dársena.

TE PUEDE INTERESAR