GRANADILLA

El puerto de Granadilla solo ha afectado al 7% de los sebadales tras más de cinco años de obras

PUERTO DE GRANADILLA
El Puerto de Granadilla recortó sus dimensiones a un tercio de la estructura prevista inicialmente. DA

Después de más de cinco años de obras para construir el Puerto de Granadilla, el sebadal de la zona se encuentra en buen estado de conservación, salvo la parte sacrificada, que representa el 7% de la extensión de la pradera submarina en este área. Esa es la principal conclusión tras un detallado estudio realizado por el Observatorio Ambiental Granadilla (OAG) y que acaba de plasmar esta fundación pública, constituida a instancias de la Unión Europea, en un vídeo de 12 minutos difundido ayer.

“Debe ser un motivo de alegría para todos”, señaló su director, Antonio Machado Carrillo, que recordó que “ahora queda por ver en los años que vienen qué ocurre cuando se asiente la nueva aerodinámica de las aguas y el puerto entre en funcionamiento”. Las conclusiones del estudio apuntan también la necesidad de reponer arena en los fondos a razón de 2.000 metros cúbicos al año.
La investigación, que se ha realizado mediante cartografías de hasta 50 metros de profundidad y nueve estaciones de muestreo anualmente desde el inicio de las obras, revelan que hasta la fecha no se han apreciado alteraciones negativas en el sebadal atribuidas a las obras del puerto. “Es más, se ha registrado un mayor crecimiento en varias zonas relacionado con el incremento de nutrientes relacionados con el vertido de materiales terrígenos al mar”, se indica en la información del documental. Eso sí, en los 1.200 metros de costa ocupada por la nueva infraestructura, el sebadal ha desaparecido sepultado bajo los diques y escolleras por efecto de los dragados o por exceso de acumulación de fangos. “Se trata de un coste asumido al autorizarse la obra”, aclara el Observatorio Ambiental Granadilla.

Más noticias
Surgen nuevas playas al socaire del puerto industrial de Granadilla

El sebadal de Granadilla, cuya supervivencia vieron peligrar, a raíz de la construcción del puerto industrial, diversas organizaciones ecologistas, se extiende por una franja de 10,5 kilómetros de costa, entre la Punta de Tajao y el volcán de Montaña Roja. Esta pradera marina, que avanza dos metros cuadrados por año, representa el 5% de toda la superficie de sebadales de Canarias. Su presencia se detecta a sotavento, en las áreas menos expuestas al oleaje del norte y en fondos de arena o fango. Las conclusiones del estudio del Observatorio coinciden con la finalización de las obras del dique de abrigo.

TE PUEDE INTERESAR