política

A Susana Díaz, Pedro Sánchez y Patxi López les ha salido un rival en Tenerife

Engrasada desde hace mucho tiempo, la maquinaria para las elecciones internas del PSOE ya está en marcha. Entre este jueves, 20 de abril, y el 4 de mayo, siete militantes deberán reunir al menos 9.000 avales (un 5 % de los aproximadamente 189.000 afiliados) para convertirse oficialmente en candidatos a la secretaría general. La campaña arrancará el 9 de mayo y la votación será el día 20 de ese mes. A Susana Díaz, Pedro Sánchez y Patxi López les ha salido un rival en Tenerife: se llama Pedro Ibáñez Aguilera y es de la agrupación local de Granadilla de Abona. También compiten Manuel Pérez (Granada), José Froilán Moreno (Almería) y Aurelio de San Miguel Belando (Zaragoza).

Ibáñez no especula con sus opciones en el primer proceso de estas características al que concurre. Eso le permite actuar con “normalidad”. Dice lo que piensa y cree en lo que cuenta. Su misión consiste en “despertar conciencias”, declara al DIARIO. “Quiero poner voz a esos 80.000 militantes que está postergados y arrinconados. Teóricamente, todos somos iguales, ¿no? Pues, reivindico la igualdad de oportunidades”. De entrada, deja claro que es “el momento de trabajar dentro del partido, no de preparar candidaturas a ningún cargo público”. Recientemente compartió un escrito con compañeros en el que reflexionaba acerca de la socialdemocracia y la socialdemagogia: “La demagogia se desarrolla en dos partes: cómo se llega al poder y luego cómo se ejerce”.

Si bien enfatiza que el PSOE “siempre ha luchado por la democracia”, Pedro Ibáñez se queja de las deficiencias en el funcionamiento puertas adentro: “Se ha instaurado una idea de democracia representativa, prácticamente de estilo burgués. Nuestro partido tiene algo así como 23.500 cargos públicos, otros tantos cargos orgánicos y de confianza: alrededor de 50.000 en total. Que la participación activa de cualquier acto del PSOE esté en torno al 20% demuestra que el partido necesita una regeneración permanente, que los militantes nos pongamos en nuestro sitio. Desde el año 1982 nos hemos dejado en el camino cinco millones y medio de votos, casi los que ha conseguido Podemos, y más de 200.000 militantes. No olvidemos que Pedro Sánchez, que promete devolver la iniciativa a las bases, es parte del poder que ha dirigido el PSOE”.

La actual situación deriva de la gestión de los “pésimos” resultados de los dos últimos comicios a las Cortes Generales, cuando el dilema de la investidura dividió al PSOE. Antes de la convocatoria del 20 de diciembre de 2015, Ibáñez Aguilera alertó de lo que se venía encima: “Cada escenario incorporaba una solución. Si quedábamos al nivel del PP, nos correspondería asumir la responsabilidad de intentar conformar una alternativa seria, realista. Pero muy por debajo del Partido Popular no sería sensato actuar como si hubiéramos ganado. Yo sugería una abstención para recomponernos a dos años vista”.

 

Más noticias
El PSOE palmero recula y no habrá fricciones en la votación de la Ley del Suelo

“Hay más méritos que la simpatía y la lealtad”

Se siente socialista desde los 13 años de edad. En sus inicios políticos, Pedro Ibáñez Aguilera desempeñó responsabilidades en las Juventudes de la provincia de Granada. Oriundo del pueblo de Albolote, fue rellenando fichas en varias agrupaciones, en distintas etapas de su vida, hasta que llegó a Granadilla de Abona, quizá por la afinidad en la toponimia. Lleva dos años y medio afiliado en ese municipio del sur de Tenerife.

Hace cuatro años, el otro Pedro, yesista en paro, se propuso experimentar la participación ciudadana. Una de las vías es la del partido. Se planteó comprobar cómo está el proceso en el PSOE: “Descubrí que es una fantasía, un derecho teórico, no práctico”.

Ibáñez Aguilera estuvo inscrito, asimismo, en Dos Hermanas (Sevilla), donde Pedro Sánchez lanzó la candidatura en un no disimulado desafío a Susana Díaz. Su alcalde desde hace 33 años, Francisco Toscano, la acusa de “golpista” y “populista”. La “ilusión” y la “espontaneidad” las sitúa del lado de Sánchez.

Hay más méritos que la simpatía y la lealtad”, sentencia Pedro Ibáñez al juzgar “un mal” que “pesa en el PSOE como una losa”. 

TE PUEDE INTERESAR