Puerto de la Cruz

Un hábitat de lujo para las reinas de la selva

Las dos felinas juegan siempre juntas, muerden las ramas de hierba que hay por toda la instalación y buscan sombra en las horas de más calor. Fran Pallero
Las dos felinas juegan siempre juntas, muerden las ramas de hierba que hay por toda la instalación y buscan sombra en las horas de más calor. Fran Pallero

Todavía no tienen nombre, pero ya disfrutan de un hábitat de lujo diseñado especialmente para ellas. Los dos cachorros de leonas que recientemente llegaron al Loro Parque descubren estos días cada rincón de la instalación Lion’s Kingdom que se inaugurará el día 25, y aguardan la llegada de su compañero, un macho de la misma especie que tampoco ha cumplido el año de edad.

Pertenecen a una subespecie de león de Angola (Panthera leo) muy rara, de la que todavía no se ha podido investigar demasiado. En Europa son muy pocos los zoos que la mantienen y son auténticas joyas de conservación que hay que proteger al máximo. En este caso, uno de los cuidados más importantes es su hábitat, que debe ser lo más parecido posible al de la selva, y para ello es fundamental que no sea estático, sino que se renueve de forma continua.

Para cumplir con este requisito, todas las paredes de la instalación son de rocas naturales que se caen, y sirven de elemento abrasivo para sus uñas, igual que los troncos de los árboles. También tienen una zona con un curso fluvial, y otra en la que pueden beber agua a voluntad o bañarse si quieren.

Las plantas que hay en su interior están siempre en crecimiento y el personal realiza un mantenimiento de las mismas porque los felinos las rompen fácilmente. “Todo el entorno juega un papel crucial para el bienestar de los animales, y que este sea lo más natural posible y cambie es clave para su desarrollo”, explica el director científico de Loro Parque Fundación, Rafael Zamora Padrón.

Por esta misma razón, el personal del parque no tiene contacto directo con los animales, que en el caso de los felinos, tampoco es necesario. Según el protocolo, ello contribuye a que desarrollen por sí mismos una conducta instintiva y busquen su propio alimento y no lo asocien con los cuidadores, quienes lo esconden para que ellas con su olfato y su sentido puedan encontrar la comida. “Se trata de estimular sus sentidos permanentemente. Además, incluimos plantas y sustratos, que es lo más parecido a lo que tienen en la naturaleza”, remarca el biólogo.

Más noticias
Kiessling dice que en Tenerife "no hubo ningún freno" para instalar el Siam Park

En este sentido, es curioso observar cómo las pequeñas felinas juegan y muerden las ramas de hierbas, sobre todo de bambú. Lo hacen con las muelas de atrás, y eso les sirve para limpiar su estómago periódicamente. Igual que cualquier otro felino, los leones lavan su pelaje con la lengua, que en su caso es muy rasposa y similar a una lija. El clima de Canarias les favorece, porque vienen de uno más frío, y aquí los días son más largos y con más sol. Todo ello va a permitir que crezcan y cambien su pelo rápidamente. Prueba de ello es que al llegar pesaban 35 kilos y ya alcanzaron los 45, “y no porque se les haya dado más alimento, sino porque las condiciones son propicias para su evolución”, matiza Zamora.

Al ser todavía cachorros, comen unos kilos de carne diarias, pero en su biología se pueden atiborrar y llegan a sobrepasar los cinco o seis. Sin embargo, para su mantenimiento es bueno que eso no suceda, ya que no realizan el ayuno que tienen en la naturaleza, donde están obligadas a pasar largos periodos sin ingerir comida como consecuencia de largas migraciones y las difíciles condiciones que deben afrontar en la selva. “Los cachorros de esta edad son muy vulnerables y eso es algo que la gente no puede entender”, subraya Rafael Zamora. Al respecto, hace hincapié en que siempre se habla de los peligros más conocidos, como la caza ilegal o que el mundo humano está creciendo mientras los leones tienen cada vez más restringidos sus territorios para vivir en libertad, pero también están las condiciones naturales, y el medio en el que viven forma parte de la casuística contra la que tiene que luchar esta especie, cuya población ha pasado de 100.000 a menos de 25.000 leones en los últimos 50 años.

Más noticias
Nacen tres crías de león marino en el Loro Parque

“En los leones en libertad la mortalidad es una constante; igual que ellos matan animales, también perecen por acción de otros machos, que quieren solo a los de su especie y eliminan a todos los cachorros de una hembra. En esta época pasan épocas muy largas en las que no pueden comer”, puntualiza a este periódico el director científico.
No obstante, hay otros, como los que se encuentran en el recinto, que tienen condiciones más estables, pero eso no ocurre en todas las partes del planeta. Desde Loro Parque se procura ese bienestar y por eso es recomendable que algún día hagan ayuno. Así se esfuerzan más y su instinto se agudiza.

Control de las heces

Apenas llegar, las dos leonas fueron liberadas en sus habitaciones, donde tienen medidas de seguridad e higiénicas muy elevadas. Para comprobar su estado de salud, lo primero que se hizo fue un control veterinario preventivo en las heces. De esta manera se corroboró que no tienen parásitos ni internos ni externos y que sus niveles sanguíneos eran correctos. Por lo tanto, no hay motivos para hacerle un chequeo que no sea el que está establecido por protocolo anualmente.

En el caso de los grandes mamíferos, el control de las heces es suficiente para averiguar en qué estado se encuentran, sin necesidad de ningún proceso quirúrgico ni de dormir al animal.
Las 20 personas que componen el equipo de mamíferos del Loro Parque velan por el cuidado de las pequeñas leonas, pese a que ellas no pueden ver a sus cuidadores. Estos ya tienen experiencia con felinos, dado que el zoo ha mantenido jaguares y recogió un león de Santa Cruz en muy malas condiciones.

Entre tres y cuatro personas vigilan de forma permanente que la instalación Lion’s Kingdom esté en las condiciones adecuadas, mientras ven cómo las dos hermanas juegan y buscan sombra entre los árboles y arbustos para refugiarse en las horas de más calor.

TE PUEDE INTERESAR