Cultura

“Las series tienen un mayor impacto social que el cine”

Raúl Navarro y Miguel Esteban, junto a Ignatius Farray. DA

Por Benjamín Reyes

La segunda temporada de El fin de la comedia se ha estrenado recientemente. Sus creadores, Raúl Navarro y Miguel Esteban (junto a Ignatius Farray, que la protagoniza), estarán en el Festivalito de La Palma el 20 de mayo para presentar la serie al público palmero. La decimosegunda edición del certamen canario ha dedicado un amplio espacio a las series, demostrando que cada vez le están ganando más terreno al cine.

– ¿Las series le están ganando terreno al cine?

Miguel: “Es evidente que ahora las series tienen un mayor impacto social que el cine. Ahora todo el mundo está hablando de las series. En mí círculo social se ven más series que cine. No sé si es bueno o es malo, pero es una realidad”.

– ¿El fin de la comedia la podía protagonizar otro cómico que no fuera Ignatius Farray?

Raúl: “Creo que sería imposible porque tiene un sello muy personal de Ignatius. Con otra persona no tendría el tono que tiene y no creo que el público empatizase tanto con él”.

Miguel: “Podría interpretarla, pero con otro cómico que fuera peor” [risas].

– La serie se emite en un canal de pago. ¿Se podría emitir en un canal en abierto?

Miguel: “Siempre surge la duda de cómo funcionaría ante un público más generalista. Creo que las cadenas de TV son más conservadoras que su público, pero pienso que podría emitirse en una cadena en abierto”.

Raúl: “Creo que el público respondería bien, pero tengo dudas de que un canal generalista apostase por una serie así”.

– El fin de la comedia, La vida moderna, Muchachada Nui, ¿estamos asistiendo a una nueva etapa del humor en España?

Raúl: “La hora chanante, hace quince años, empezó a enseñar otro tipo de humor. Es un nueva forma de hacer reír que está llegando, poco a poco”.

Miguel: “El punto de inflexión para los de nuestra generación fue La hora chanante, ya que era algo diferente. Por ese hueco nos hemos ido colando todos los demás”.

Ignatius Farray protagoniza El fin de la comedia
Ignatius Farray protagoniza El fin de la comedia. DA

“Las cadenas de TV son más conservadoras que su público”

– ¿Qué pensáis de youtubers como El Rubius?

Miguel: “No he visto mucho, pero es un lenguaje, que no terminó de asimilar. No sé si ya me he hecho viejo [se ríe]. Si funciona es por alguna razón. Los críos no están locos”.

Raúl: “El conocimiento de los youtubers lo tengo a través de mi sobrina. Los adolescentes tienen más criterio del que parece. No todos los youtubers lo petan. Ellos saben lo que funciona y lo que no”.

– ¿Y de clásicos del humor español como Tip y Coll, Gila o Eugenio?

Miguel: “A mí estos humoristas se me han quedado un poco viejos. Los que me ha influido son Faemino y Cansado, Pedro Reyes o el programa La bola de cristal”.

– Jorge Sanz e Ignatius Farray protagonizan series hablando de sí mismos ¿Por qué interesa la dualidad de las personas y los personajes?

Raúl: “En el caso de Ignatius porque existe mucha diferencia entre la persona y el personaje público. Lo que se muestra en la serie es cómo es en persona. Muestra sus miserias”.

Miguel: “La serie es muy autocrítica, no es nada complaciente y esto funciona”.

– ¿Por qué vuestro referente es la serie Louie?

Miguel: “Porque es la serie más libre que he visto. Cuando la vi me explotó la cabeza. Es la serie de autor por antonomasia porque en ella el autor hace lo que le da la gana. Abrió un camino”.

Raúl: “Queríamos hacer una serie con esa libertad y Comedy Central nos ha permitido hacerla. Ha sido un milagro”.

– ¿Cuál es el límite de la comedia?

Miguel: “Ahora es ridículo hablar de límites del humor porque ahora hay que hablar de dónde está el límite de la persecución a la libertad de expresión por parte de los gobiernos”.

– ¿Por qué suele tener más éxito el humor grueso que el inteligente?

Miguel: “Porque es más fácil de asimilar. No requiere de un conocimiento previo. Tampoco existe un interés de las cadenas generalistas por educar a la audiencia”.

Raúl: “Es un humor que funciona más rápido y las cadenas van a lo seguro. El humor más sutil necesita de una audiencia educada y eso lleva tiempo”.

TE PUEDE INTERESAR