Santa Cruz

Kike Sarasola: “El ADN de un hotel son las tres D: ducharte, dormir y desayunar”

Dos momentos de la cuarta edición de SpringTalks: la intervención del empresario Kike Sarasola y la mesa de debate, moderada por Miguel Villaroya, en la que además del presidente de Room Mate Hotels participaron Antonio López, Miguel Gallo y Santiago de Miguel. DA
Dos momentos de la cuarta edición de SpringTalks: la intervención del empresario Kike Sarasola y la mesa de debate, moderada por Miguel Villaroya, en la que además del presidente de Room Mate Hotels participaron Antonio López, Miguel Gallo y Santiago de Miguel. DA

La cuarta edición de SpringTalks, el ciclo de charlas sobre innovación turística, impulsado por Spring Hotels, aterrizó esta semana en Santa Cruz de Tenerife en un foro celebrado estos días, con un éxito rotundo de participación, contando con Kike Sarasola, presidente de Room Mate Hotels, como principal invitado, con la ponencia Rompiendo con lo establecido.

El empresario, cuya presentación estuvo centrada en las claves y retos del sector hotelero en el panorama turístico actual, comenzó su intervención afirmando que “si ser digital es sólo hablar de tecnología, yo me bajo del carro”. Unas palabras con las que Sarasola dio pie al debate sobre la importancia de la humanización, a lo que añadió que las empresas turísticas tienen que “conseguir más viajeros, no turistas, los que vienen con intención de empaparse de todo”.

El presidente de Room Mate Hotels hizo especial hincapié en la necesidad de reinventar el sector hotelero, “ahora que estamos en época de vacas gordas”. Añadió además que “hay que pensar en el futuro y hacer que la gente reinvierta en el turismo”.

Sarasola destacó también la importancia de realzar el factor humano en la empresa. “El alma de la empresa es el personal; el componente humano no lo podemos perder, es nuestro secreto”. Todo ello, según expresó el hotelero, para no dejar de centrarse en el cliente. “Hay que ponerse en la piel del cliente y mimarlo”, indicó, “y no hay que gastar grandes fortunas para agradar al cliente”. Su clave de negocio, expuso, “está basada en las tres D: ducharte, dormir y desayunar, el ADN de un hotel”.

Sarasola hizo además un llamado back to basics, o como lo explicó durante su intervención, “no rizar el rizo, hacer las cosas sencillas, que es lo más importante y nosotros lo olvidamos muchísimo”.

Iniciativa tecnológica

La ponencia no estuvo exenta de ideas y nuevas oportunidades dirigidas a los hoteleros presentes. Sarasola presentó un nuevo proyecto tecnológico propio basado en logaritmos que permiten conocer mejor a los clientes y ayudar a interpretar los datos. Una iniciativa que pone al alcance de los pequeños y medianos hoteles, a modo de auditoría y consultoría, con el objetivo de ayudar a definir nuevas hojas de ruta empresarial sin necesidad de realizar grandes inversiones en materia de innovación y desarrollo tecnológico. “Queremos desarrollar el algoritmo, devolver el mundo del dato al mundo real, y compartirlo con otros”, destacó.

Mesa de debate sobre la obsesión por la innovación

Para cerrar la jornada tras la ponencia, se celebró una mesa de debate titulada Obsesión por la innovación: ¿Dónde está el límite?, moderada por Miguel Villaroya, director general del grupo Spring Hotels, y en la que además de Sarasola, participaron también Antonio López, de IE Business School, Miguel Gallo, socio de la empresa PwC y Santiago de Miguel, CEO de PeopleExcellence.

Los profesionales debatieron sobre el efecto de la automatización en el mercado del trabajo y el escenario futuro de eliminación y desplazamiento de puestos de trabajo.

Se remarcó también la idea de que las habilidades que tendrán que tener las nuevas posiciones en la industria hotelera serán la creatividad y la capacidad de análisis. Los profesionales de la mesa de debate, evidenciaron que existe una significativa distancia entre lo que se está impartiendo en las universidades y los perfiles que están demandando las empresas, aunque más que formaciones específicas, lo que se está buscando son perfiles y habilidades concretas, sin perder de vista la humanización del trabajo. “La tecnología es fantástica pero necesitamos a la persona que nos atienda, que nos sonría”, remarcó Kike Sarasola. En el debate sobre la transformación del negocio turístico, los intervinientes remarcaron la necesidad de adaptarse y sobrevivir a la era digital y a desarrollar la inquietud por innovar, lo que implica una actitud proactiva, centrada en la búsqueda constante de intentar cada día hacer mejor las cosas.

Villaroya preguntó también a los invitados sobre los posibles vehículos para innovar y si las empresas pueden tener departamentos internos para ello, a lo que la mayoría estuvo de acuerdo en la carencia de una figura directiva que esté centrada en el cliente y en la búsqueda constante de su satisfacción, como medio para generar mas fidelidad.

La mesa de debate estuvo de acuerdo en que la industria turística no valora el mundo de la inteligencia artificial como una amenaza para el mercado laboral, entendiendo que es difícil que se reemplacen ciertas profesiones por robots. Convencidos de que la fricción entre las nuevas tecnologías y el hombre generarán nuevos trabajos, concluyeron tras el debate que la tecnología no debe verse como una obsesión, sino como “una emocionante oportunidad”.

Workshop sobre la nueva era del turismo digital

La jornada del viernes de SpringTalks en Futurismo Canarias continuó con un workshop sobre las “claves para conquistar al turista digital”, impartido por Raúl Domínguez, director de marketing digital del grupo Spring Hotels.

Domínguez puso el foco en la importancia de que las marcas comprendan las necesidades del cliente en cada una de las fases del viaje, tanto antes, como durante y después de su estancia en el hotel. Durante su exposición destacó también las que desde su punto de vista serán las claves para conquistar al turista en el nuevo escenario digital.

El wokshop se centró además en el potencial del big data a la hora de aprovechar todo el conocimiento que las empresas tienen hoy del turista, con el fin de ofrecerle una mejor y más personalizada experiencia.

“De la misma manera que en una relación personal, saber escuchar es muy importante pero lo que realmente estrecha los lazos de una relación son aquellas acciones que lo demuestran, acciones a través de las cuales hacemos sentir especiales al otro, la relación marca-cliente funciona igual”.

“Bienvenidos a la era del cliente” fue la frase final de un taller de lo más participativo y ameno en el marco de las SpringTalks del grupo Spring Hotels.

TE PUEDE INTERESAR