LA PALMA

Lusan defiende su actividad en La Palma pese a “obstáculos y contradicciones”

VIA TUNEL LA PALMA
La producción de asfalto en la Isla ha sido determinante para la mejora de la red insular de carreteras de La Palma, años atrás en un lamentable estado por la falta de inversión pública. DA

La empresa Lusan S. L., propietaria de la única planta de asfalto que existe en La Palma y radicada en Fuencaliente desde hace 27 años, sigue luchando con ahínco por mantener su actividad en la Isla, aunque sobre ella pese una orden de precinto que no se ha ejecutado, por serias discordancias con el informe del Consejo Consultivo. Esta institución de autogobierno de la comunidad autónoma, y del mismo rango que el Diputado del Común, tras el Parlamento, da la razón a la empresa a la hora de aprobar la actividad y otorgar la licencia que ha permitido su funcionamiento durante más de dos decenios. Uno de sus representantes, con el que ha podido hablar este periódico, traslada la contradicción que para la entidad supone que las quejas de los vecinos por su implantación y funcionamiento llegarán nada menos que 22 años después de su puesta en marcha. Tanto es así, que hasta el año 2011 ni el Ayuntamiento de Fuencaliente ni sus vecinos de Las Caletas expresaron inconveniente alguno frente a la actividad, algo que, aseguran desde la empresa, dio un giro radical ese mismo año.

No ocultan que ese cambio de actitud les parece “un tanto contradictorio”, dado que “ha sido precisamente en los últimos años cuando los sistemas anticontaminantes son mucho más rigurosos y eficaces, en virtud del Real Decreto 102/2011 sobre la mejora de la calidad del aire y cumpliendo siempre esos objetivos”.

La planta de asfalto de Lusan, que a día de hoy sigue operando, aunque con un rendimiento muy por debajo de sus posibilidades -con una producción media anual de entre el 10 y el 15% de su capacidad-, ha sustituido ya su planta original por otra más moderna y menos contaminante, de tal forma que actualmente genera un menor consumo energético y menos contaminación gracias a más y mejores medidas correctoras.

Así queda acreditado en los informes anuales a los que ha tenido acceso este periódico y que han sido elaborados por Applus Norcontrol S. L. U., entidad colaboradora en materia de control de la contaminación ambiental en el ámbito de la comunidad autónoma de Canarias. Desde la empresa, este alto ejecutivo afirma que, pese a todos los inconvenientes de planeamiento y los numerosos obstáculos judiciales contra los que siguen luchando, “se nos acusa injustamente de estar ejerciendo un monopolio abusivo contrario al interés general, cuando nuestra política ha sido de total disponibilidad y colaboración, tanto con las administraciones públicas como con el resto de empresas privadas, con el fin de resolver y simplificar los problemas que pudieran surgir”.

TE PUEDE INTERESAR