sur

“Pensamos que buscaban terroristas”

Fotos: Gerard Zenou

Cuarenta y una viviendas de un edificio de La Jurada, en San Isidro (Granadilla), propiedad de una entidad bancaria, fueron desalojadas ayer tras una orden judicial que fue ejecutada por más de medio centenar de efectivos de la Guardia Civil que se personaron en el lugar desde primera hora de la mañana con un gran despliegue de medios. La salida de las personas que ocupaban el inmueble, que la constructora no llegó a acabar al no poder asumir los costes, se produjo sin incidentes, aunque con escenas de pesar y algunas lágrimas entre quienes iban saliendo cargando muebles, sillones y electrodomésticos.

“Esta mañana daba miedo ver tanta Guardia Civil, cuando llegaron pensábamos que buscaban terroristas”, manifestó a este periódico una vecina de la zona mientras contemplaba el goteo incesante de enseres que iban saliendo de uno de los portones. “Ahí vive gente de todo tipo, hay africanos, colombianos y también canarios”, comentó desde la misma línea que marcaba el perímetro de seguridad establecido por las fuerzas del orden.

Otro de los testigos recordó que ese edificio lleva ocupado hace “dos o tres años” y en él “han muerto al menos tres personas por sobredosis”. “Da vergüenza tener ese edificio como lo tienen y estaba nuevo”, señaló otro residente que relató que “hay un montón de edificios sin acabar en San Isidro con okupas”, por lo que reclamó “más alquileres sociales”. Fuentes de la Policía Local de Granadilla señalaron que “al menos” hay cinco inmuebles en San Isidro ocupados por familias que se exponen a un desalojo. También confirmaron que entre las personas evacuadas ayer “había algunos menores”.

Más noticias
Al menos dos perros muertos tras el asalto a un centro del Cabildo

El concejal de Seguridad de Granadilla, Jacobo Pérez, confirmó al DIARIO que dos menores y dos ancianos se encontraban viviendo en el bloque y “alguna otra familia” sin ningún recurso ni arraigo, por lo que el Ayuntamiento procederá, dijo, al alojamiento de estas personas en un hotel “durante los próximos días”, mientras se busca una salida con el Cabildo y el Gobierno de Canarias para que los afectados puedan ser acogidos de una manera permanente. Según confirmó el edil, en el lugar se personó un equipo municipal de menores y mayores para identificar las necesidades de cada vivienda. Pérez reconoció que la ocupación de edificios que no fueron entregados por la crisis en San Isidro es una situación “casi crónica” en los últimos años, “en un lugar que estaba destinado a ser el núcleo de expansión de la comarca con nuevas construcciones y que hoy está bastante deprimido, lo que obliga a administraciones, entidades bancarias y propietarios a trabajar todos a una para buscar una solución dentro de un encaje legal”.

Por su parte, Félix Hernández, concejal de IU en Granadilla, que se personó desde primera hora en el edificio desalojado, manifestó que “la maquinaria judicial no ha dudado en defender los intereses de un poderoso banco frente a las necesidades de vivienda de estas familias sin recursos a las que el Gobierno de Canarias no les ha buscado soluciones”.
Por último, el grupo Podemos en el Cabildo criticó la “inactividad” de la Institución insular por la “falta de alternativa” para las familias desalojadas “sin que ni siquiera exista un plan de urgencias para estos casos”.

Más noticias
Recuperan una tortuga boba herida en aguas de la costa de Gran Canaria
TE PUEDE INTERESAR