Granadilla

Una bacteria contaminante obliga al cierre de la playa de El Médano

La bacteria detectada es la misma que obligó al cierre el mes pasado de Las Teresitas y la costa de Güímar. S. Méndez
La bacteria detectada es la misma que obligó al cierre el mes pasado de Las Teresitas y la costa de Güímar. S. Méndez

La bandera roja permanece izada desde ayer a primera hora en el litoral de El Médano, Leocadio Machado y Playa Chica, en el municipio de Granadilla. El motivo es la detección en un control sanitario de la bacteria Escherichia coli, que vive en el intestino humano y que puede causar diarreas hemorrágicas. El microorganismo apareció en uno de los análisis rutinarios realizado el pasado lunes por la Consejería de Sanidad. Nada más tener conocimiento del resultado de la analítica, el Ayuntamiento de Granadilla procedió de inmediato al cierre de la franja costera que abarca desde Los Balos hasta Playa Chica.

Según explicó ayer a este periódico el concejal de Medio Ambiente, Marcos González, ayer mismo se encargó un contraanálisis a la empresa concesionaria del servicio de aguas, Entemanser, cuyos resultados se conocerán mañana. El edil subrayó que el cierre de las playas es una medida preventiva y se mostró convencido de que “casi con total seguridad” podrán reabrirse el viernes, lo que permitiría disfrutar este fin de semana a miles de bañistas que, atraídos por el buen tiempo, colman en esta época uno de los enclaves costeros más visitados del Sur.

González recordó que no es la primera vez que se detecta esta bacteria en El Médano, casi siempre en períodos de calmas marinas, aunque se mostró prudente sobre el origen de la contaminación: “Hay que esperar, pero podría ser un vertido en algún sitio o, incluso desde un barco”.

El concejal recordó que la prohibición afecta al baño pero no a la zona de arena, donde sí se permite estar.

Más noticias
Cierran un tramo de Las Teresitas y playas de Güímar por una bacteria

Nada más conocer la noticia, el responsable municipal de Medio Ambiente se reunió con el dispositivo de seguridad que, minutos después, desplegaba un operativo por la extensa franja costera, que contó con la colaboración de la Policía Local, para advertir de la prohibición del baño con la colocación de banderas rojas, vallas y carteles. El edil insistió en que es una medida “en aras de garantizar la adecuada seguridad de la población” y subrayó que “el riesgo es mínimo para la salud”.

Esta misma contaminación bacteriana se produjo el pasado 25 de mayo en tres playas de Tenerife, concretamente en un tramo de Las Teresitas, el Puertito de Güímar y La Charcada, que permanecieron cerradas durante 48 horas.

TE PUEDE INTERESAR