FUENCALIENTE >

PSOE y UPF vuelven a sumar fuerzas contra Gregorio Alonso

El socialista Luis Torres y la teniente alcalde, Nieves Mary Rodríguez, que aspira a ser la alcaldesa con el voto de Sí se Puede. | DA

El socialista Luis Torres seguirá siendo el alcalde de Fuencaliente en tanto “no se garantice, a través del voto de Sí se Puede, que Nieves Mary Rodríguez, de UPF, será la nueva alcaldesa”. Así lo explicó el regidor local, que recuerda que “no estamos obligados a convocar ese pleno”, en referencia al que debía haberse celebrado el 27 de junio para traspasar la alcaldía a manos de su socia de gobierno, que prefiere mantenerse en la tenencia de alcaldía que pasar a la oposición y que argumenta que lo hace “en defensa de los intereses de los vecinos”.

Luis Torres responde con su nueva postura a las criticas de los nacionalistas encabezados por Gregorio Alonso, con quien ha roto todo tipo de negociación después de un acercamiento que tras varias semanas de trabajo y la intermediación de los responsables insulares de CC y PSOE, no ha llegado a buen puerto.

Muy al contrario, los últimos días se han abierto unas distancias insalvables entre Torres y Alonso, cuyos antecedentes solo los encontramos en junio de 2015, cuando Alonso no llegó a la alcaldía pese a encabezar la lista más votada y a cerrarse el pacto entre CC y PSOE en cinco ayuntamientos y el Cabildo, pero al que no se sumó Luis Torres.

El alcalde socialista, en declaraciones a este periódico y acompañado por su teniente alcalde, de la Unión Progresista de Fuencaliente, recriminó el tono y las formas de los nacionalistas tras conocerse su intención de continuar al frente de la alcaldía y de su negativa a dimitir para permitir la votación y nombramiento de nuevo alcalde.

Por su parte, Nieves Mary Rodríguez, aseguro que “pedimos el cumplimiento del acuerdo” firmado en junio de 2015 con el PSOE, a quien respaldan con sus tres concejales electos, pero reconoció que “eso no será posible sino garantizamos el voto de Sí se Puede, con quien vamos a seguir manteniendo reuniónes”.

El objetivo primordial de la teniente alcalde es claro: “No queremos que entre CC en el gobierno local. Tenemos temor a esa posibilidad porque supondría volver a la política del miedo y el despotismo. No se trata de impedir por sistema, sino de evitar lo que sería un retroceso para este pueblo y una vuelta a lo que hemos visto como una dictadura”.

Los esfuerzos del gobierno local ahora, con el Presupuesto de 2017 sin aprobar aunque “está hecho y se ha modificado haciendo ajustes y escuchando a los vecinos”, pasan por convencer a Sí se Puede de los avances de esta primera mitad de legislatura, un tramo de mandato en el que el edil de ese grupo, Eduardo Pérez, ya ha recriminado el incumplimiento de acuerdos llevados a pleno y su desconfianza en las posiciones de la UPF sobre la Fuente Santa, un asunto en el que ambos grupos mantienen posiciones antagónicas.

 

 

 

TE PUEDE INTERESAR