Candelaria

La historia de Cherif Seck: del cayuco a empresario en Candelaria

Cherif Seck, trabajando en Punta Larga. Sergio Méndez
Cherif Seck, trabajando en Punta Larga. Sergio Méndez

Su nombre, de origen árabe, Cherif Seck, significa el sabio, y no es que presuma de ello, pero a este senegalés de unos 40 años se le nota preparado y bien espabilado, y la vida le sonríe, como sonríe él a la vida. “Ser amable con la gente tiene siempre su premio: es la mejor garantía de triunfar en el trabajo”, comenta quien desde octubre gestiona el servicio de sombrillas y hamacas en la playa de Punta Larga, en Candelaria.

Y tiene motivos para sonreír, porque en 2006, en plena avalancha de pateras y cayucos sobre las Islas Canarias, Cherif Seck salió de su Saint Louis natal, al norte de Senegal, junto a otros 93 jóvenes inmigrantes, y todos llegaron sanos y salvos a Los Cristianos. “Fue una travesía dura, pero todos llegamos bien, algunos están hoy en Tenerife, muchos en la Península y otros, sin suerte, regresaron a Senegal”.

Cherif Seck, como otros muchos compañeros de aquel cayuco, venía buscando una vida mejor y poder desplegar sus conocimientos lejos de su país. Licenciado en Telecomunicaciones, entendía que Europa le facilitaría las cosas, sin importarle dejar atrás a sus padres pescadores, los mismos que utilizaban el cayuco para pescar, o a sus cinco hermanos.

Tras un año en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Hoya Fría, comenzó a trabajar de traductor, para la propia Policía Nacional, hasta que en “en el año 2010, cuando vendía gafas, conocí a un señor en Las Teresitas que alquilaba hamacas y me ofreció trabajar con él al 50%, hasta que falleció el año pasado y decidí montar mi propia empresa”

“Era la zona vip, en el sector 8, y algunos días sacábamos hasta 800 euros al día”, comenta. “Decidí montar mi propio negocio, porque no me llevaba bien con el hijo de mi jefe”. Un día fue a comer a la avenida marítima de la Villa Mariana y vio que faltaba ese servicio en la playa. No dudó en informarse en Costas y en apenas dos meses obtuvo la concesión. Pidió un préstamo y compró hamacas y sombrillas, y en octubre comenzó a atender a los clientes, ávidos de una sombra donde cobijarse o una hamaca donde reposar. “Tuve que pedir a Costas permiso para instalar sombrillas fijas, porque el viento aquí es muy fuerte, algo que se me concedió sin problemas”, relata.

Más noticias
La patera interceptada en Tenerife salió de Mauritania y traía once menores

Entiende que ahora no vengan tantos cayucos a Canarias como hace 11 años, cuando llegó él, porque “hay más vigilancia, Senegal está mejor y aquí no es fácil conseguir trabajo”. Hoy se siente “un chicharrero más, ya viajo poco a Senegal”.

TE PUEDE INTERESAR