santa cruz

El IMAS ya ha visitado a 80 mayores de Ofra y cifra en 120 los casos vulnerables

Presentación del II Plan de Mayores de Santa Cruz. | EP

Santa Cruz cuenta con más de 37.000 personas mayores de 65 años, una franja de edad que se ha visto aumentada en más de 3.000 vecinos desde 2012. Los que tienen más de 90 años rondan las 2.000. El envejecimiento de la población es una realidad y que reciban un tratamiento adecuado es una deuda que el Instituto Municipal de Atención Social (IMAS) pretende saldar con el II Plan de Mayores. En el marco de esa iniciativa, cuyo borrador fue presentado ayer a distintos agentes sociales, ya se han puesto en marcha iniciativas dirigidas, sobre todo, a paliar la vulnerabilidad entre los mayores.

Así, dentro del programa piloto de atención a mayores que viven solos y que se desarrolla en Ofra, el IMAS ya ha visitado a 80 personas que están en torno a los 90 años, según explicó el edil de Asuntos Sociales, Óscar García. “El nuevo Plan de Mayores se apoya en cuatro ejes de actuación y uno de ellos es el de la vulnerabilidad”, explicó. “Dentro de este apartado, aún no tenemos todos los datos de los ancianos que viven solos, pero sí hemos podido cifrar en 120 los mayores en vulnerabilidad”. En este eje, que es el que más preocupa después de casos como el del anciano que murió solo en Ofra, rodeado de basura, el nuevo plan apuesta por una mayor visibilidad de los ancianos en la comunidad, y con el proyecto piloto, que se ampliará al resto de barrios, se han puesto en marcha las visitas a domicilio, que por el momento se realizan bajo demanda de los distintos agentes sociales.

Más noticias
Guía para observar la lluvia de estrellas de este fin de semana

En cuanto al resto de los ejes en los que se apoya la iniciativa, el segundo es el de la garantía de derechos, protección y seguridad, “enfocado sobre todo a la consecución de la accesibilidad universal o la elaboración de guías de buen trato”, detalló García. El tercero de los ejes, que se ha potenciado en el primer plan, es el del envejecimiento activo. Gracias a los distintos talleres y actividades, desde el IMAS se calcula que se benefician una media de 1.000 mayores. El cuarto de los ejes es el que está relacionado con el bienestar y la salud, y está más encaminado al apoyo de familiares y cuidadores.

Objetivos estratégicos

Seis son los objetivos estratégicos sobre los que el plan se propone actuar. El primero es responder de forma anticipada y flexible al proceso de envejecimiento. El segundo trata de visibilizar la diversidad de capacidades que hay entre las personas mayores. El tercer objetivo es garantizar el derecho de las personas mayores a tomar decisiones sobre las cuestiones que afectan a su vida. El cuarto, considerar a las personas mayores como un capital social del municipio, mientras que el quinto versa sobre proteger y atender a las personas mayores en vulnerabilidad y el sexto prevenir y promocionar la autonomía.

TE PUEDE INTERESAR