lucha canaria

La anterior Junta de Gobierno de la Federación de Lucha Canaria dejó una deuda de más de 318.000 euros

Federacion de Lucha Canaria Juan Ramon Marcelino Eligio Hernandez Lazaro Illada y Jose Trujillo Barranquera
Una imagen de la rueda de prensa celebrada en la Federación de Lucha Canaria. | J.J.G.

Han pasado seis meses desde que el equipo encabezado por Juan Ramón Marcelino se hizo cargo de las riendas de la Federación de Lucha Canaria, un periodo que no ha sido un camino de espinas por la grave situación financiera heredada de la gestión de Germán Rodríguez.

En una rueda de prensa celebrada en el Museo de la Lucha Canaria, en El Sauzal, Juan Ramón Marcelino detalló los pasos realizados hasta la fecha y desveló que la deuda que cuentaba el ente federativo a su llegada era de 318.081,29 euros, a falta de realizar la correspondiente auditoría e inspección de la gestión de la Federación en los últimos ocho años. En contraposición, la gestión de los seis meses de la nueva Junta de Gobierno de la Federación Regional supondrá un superávit de unos 80.000 euros.

Junto al presidente, estuvieron presentes durante la comparecencia, el vicepresidente José Trujillo Barranquera, y el vocal y responsable jurídico, Eligio Hernández, y el tesorero y responsable económico, Lázaro Illada. Juan Ramón Marcelino apeló a la “responsabilidad” y no ser “alarmistas” el hecho de no dar a conocer públicamente la situación en la que se encontraron la Federación, pues hubiera supuesto un perjuicio la “paralización de las competiciones” y por ende en la “imagen de la Lucha Canaria”. “Había que continuar con la temporada y no paralizar las competiciones y, para ello, teníamos que lograr el compromiso de la aseguradora, en seguir manteniendo la cobertura de los luchadores, y del Gobierno de Canarias en hacer frente a la deuda que tenía la Federación con la aseguradora.

El pasado 10 de febrero, Juan Ramón Marcelino Rivero, tomó posesión de su cargo de presidente de la Federación de Lucha Canaria, tras las elecciones celebradas el 22 de enero. La Junta de Gobierno encabezada por Marcelino no aceptó el acta de traspaso de poderes que se firmó el día 22 de febrero y en la misma se acordó, que no tendrá validez hasta que la Dirección General de Deportes (DGD) del Gobierno de Canarias, realice una auditoria e inspeccione la gestión de la Federación en los últimos ocho años, que corresponden a Germán Rodríguez. Si de la misma resultase un incumplimiento grave de los deberes legales o estatutarios de los anteriores gestores de la federación y una situación económica que no se pueda asumir, se solicitará la subrogación de la DGD en el ejercicio de las funciones de la Federación Regional.

En el traspaso de poderes, la parte económica la considerábamos de gran importancia, y también algo muy importante que la temporada se siguiese desarrollando o se paralizase. Nosotros decidimos continuar con la competición y para ello teníamos que solucionar un problema con la aseguradora y la deuda que teníamos con ello. Y para ello, teníamos que lograr el compromiso de la aseguradora de seguir manteniendo la cobertura de los luchadores y el compromiso por parte del Gobierno de Canarias en hacer frente a la deuda que tenía la Federación de Lucha Canaria con la aseguradora actual. Una vez resueltos estas dos cosas, la Junta de Gobierno se marcó como fecha límite para resolver este problema el 15 de julio. Superada esta fecha, y con el problema prácticamente resuelto, es el momento de contar en que situación nos encontramos la federación.

“Si lo hubiésemos hecho en aquel momento, seguramente la aseguradora hubiese dado marcha atrás y anulado la póliza que tenía con los luchadores y todas las competiciones que se desarrollaban en Canarias se hubiesen suspendido”. “Nos han recordado que, en nuestro programa apostábamos por la transparencia, y que teníamos que haber dicho todo esta situación antes. La transparencia va a ir de la mano de nuestra Junta de Gobierno, pero tenemos también que ser responsables en nuestra gestión y no ser alarmistas, primero resolver los problemas, y después contar los problemas que hemos encontrado.

En el traspaso de poderes, además de la parte administrativa, jurídica o deportiva, nos centramos en la parte económica de la Federación. Cuando llegamos a la misma nos encontramos con una deuda de 24.625 euros de la aseguradora que tenía la Federación en 2015/16, y tras cerrar un acuerdo con Generali ya que no se recogía en las clausulas el extorno (cantidad que debe hacer frente la Federación al no llegar al número de licencias estipulada entre las partes); con la aseguradora Allianz había una deuda de 149.000 euros pues (el seguro que pagaban los luchadores llegaba a la Federación y se utilizaba para hacer otro tipo de cosas y no para pagar la mutualidad de los deportistas durante esta temporada). Por otro lado había deuda de 38.317 euros con Viajes Insular, debido a un embargo de una deuda anterior reclamada judicialmente por parte de la agencia a la Federación. Además, había una deuda antigua con el Consorcio de Seguros con un importe de 95.000 euros aparte de las costas e intereses de todo ese procedimiento que en el traspaso de poderes nos damos cuenta que era una deuda prescrita, que había vencido, pero que el expresidente de la Federación de Lucha Canaria había reconocido, y con ello, reconoce la obligación de pagar esas cantidades. Y por último había una deuda con Viajes Halcón de 10.214 euros de billetes pendientes que, debido al caos administrativo y desde el punto de vista de la tesorería que tenía la Federación, aún a esta fecha no queda suficientemente claro si se debe o no, pues viene de una subvención que no sabemos si se concedió o no. Por tanto, cuando llegamos a la Federación nos encontramos con una deuda de 318.081,29 euros.

La Mutualidad, la principal prioridad

Tras trasladar este problema a la Dirección General de Deportes (DGD), la nueva Junta de Gobierno se centró en el problema del seguro de los luchadores, 149.000 euros (divididos en varias cuotas a abonar). “En las cuentas de la Federación había un saldo de 12.000 euros, por lo que nos planteamos, con una subvención del Cabildo de Gran Canaria tras la realización del Desafío de Puntales, realizar un pago de unos 30.000 euros a la Aseguradora Allianz como acto de buena fe para garantizar que se pagarían los seguros de los luchadores, quedando la deuda en 119.000 euros”.

Tras varias reuniones con el Gobierno de Canarias, las dos partes llegaron a un acuerdo en el que el ejecutivo regional “se compromete a buscar el dinero para hacer frente a la deuda de la mutualidad, que se hará frente a través de una subvención”. Y entre las condiciones que exige el Gobierno a la Federación es “hacer un Plan de Viabilidad y un Plan de Ajuste, y la obligación de hacer una Auditoría Interna en los últimos 5 años”.

Juan Ramón Marcelino destacó que “desde que llegamos a la Federación hemos realizado un Plan de Ajuste y hemos comenzado a recortar gastos dentro de la propia federación, rescindiendo el contrato con la coordinadora de la Federación, la abogada que llevaba los temas jurídicos, se ha reducido el número de teléfono de 20 a 3, en la gestión de todas las competiciones de este año se han realizado desde un criterio económico y objetivo, los desplazamientos que se han realizado los ha abonado la Federación y el 50% de los gastos de los eventos se ha buscado financiación externa para que no sean una carga económica de la Federación”, recalcó, para afirmar que “no hemos salido de las líneas que nos hemos marcado. Pudieron haber participado más equipos de otras islas en las ligas regionales, pero no hubiéramos garantizado que se desarrollasen las competiciones sin tener que paralizarlas o interrumpirlas”.

“Hemos cumplido lo que nos hemos comprometido, y esta es la línea que seguirá llevando la Federación, y lo que no vamos a hacer es asumir, por quedar bien ante la opinión pública y los luchadores, es decir que vamos a tener competiciones espectaculares y despues no tenemos la financiación adecuada para que llegue a buen fin”.

El presidente de la Federación afirmó que “en este momento, la subvención está tramitándose en Hacienda del Gobierno de Canarias, y desde que se haga efectiva en la cuenta de la Federación, irá dirigida a Allianz”. Además, desde la Federación también se está trabajando en las empresas que se van a encargar de hacer la Auditoría, “tras pedir presupuestos a tres empresas, una vez que se haga efectivo el ingreso, se procederá a la contratación de los auditores para que empiecen a auditar la Federación desde los puntos de vista administrativo, jurídico y tesorería”.

En cuanto a la deuda con el Consorcio de Seguros, tras una reunión en Madrid, el juicio está fijado para el próximo mes de noviembre.
Mientras que las gestiones llevadas a cabo con Viajes Insular, “han llegado a un acuerdo y la devolución de parte del dinero embargado e incluso existe la posibilidad de que la agencia se vincule de una forma más intensa y colaboradora con la Federación, por lo que nos echará una mano para que la lucha avance”, destacó Marcelino.

Federacion de Lucha Canaria Juan Ramon Marcelino Eligio Hernandez Lazaro Illada y Jose Trujillo Barranquera
Lázaro Illada, José Trujillo, Eligio Hernández y Juan Ramón Marcelino. | J.J.G.

Gestión de los seis meses del nuevo mandato

Desde el punto de vista económico la Federación tiene una deuda de 31.906 euros que ha generado la propia Junta de Gobierno actual ocasionada por los gastos de desplazamientos y gestiones realizadas en la Luchada del Día de Canarias, el Torneo Santiago Ojeda y para poder realizar todas las competiciones en toda Canarias durante estos seis meses (16.000 euros con Viajes Insular, 3.000 euros con Viajes Halcón, y 12.000 euros varios en diferentes gestiones). Sin embargo, debido a la gestión que ha realizado la Junta de Gobierno de esta Federación está pendiente de ingreso 126.000 euros que, una vez liquidada la deuda generada en estos meses se podrá presentar en la Asamblea de octubre unas cuentas a favor de 80.000 euros, y si de las mismas se liquidan las deudas pendientes con Generali y Viajes Halcón, tendrá unos 40.000 euros de superavit.

Empezaremos a trabajar en un Plan desde el punto de vista económico en el que se cubran todas las necesidades económicas que va a tener nuestro plan de actuación, y todo lo que no esté dentro quedará a expensas de lograr presupuestos externos para poder hacerlos. No tiene sentido que digamos que vamos a hacer un torneo u otro si no tenemos recursos para llevarlos a cabo.

Marcelino destacó el trabajo que han realizado todo su equipo y la Junta de Gobierno, en especial Lázaro Illada, desde el punto de vista económico, Eligio Hernández, desde el área jurídica, José Trujillo Barranquera desde el deportivo, Delia García en el área administrativa, y el trabajo y colaboración de Jenni Felipe como secretaria de la Federación.

“La Federación tiene que empezar a caminar de una forma totalmente distinta, pues lo importante aquí es la lucha, los luchadores, y nosotros somos meras herramientas que han llegado a esta Federación para que se pueda convertir en realidad”, resaltó.

TE PUEDE INTERESAR