adeje

Shaima ya disfruta de su paraíso: playas, piscinas y hamburguesas

El alcalde de Adeje, Rodríguez Fraga, ayer, junto a los niños saharauis acogidos por familias en el Sur. DA

Shaima tiene 13 años y acaba de llegar al sur de Tenerife para pasar dos meses de vacaciones. Es su cuarta visita a la Isla en el marco del proyecto Vacaciones en paz, que nació hace casi tres decenios para evitar que los niños saharauis sufran las extremas condiciones climatológicas del verano que soportan en los campos de refugiados de Tinduf, al sur de Argelia.

Shaima, como los otros 16 menores que han sido acogidos este verano en la comarca sur por familias tinerfeñas, disfruta estos días de la playa, la piscina “y de las hamburguesas con Coca-Cola”, tres de los grandes alicientes para estos niños acostumbrados a soportar duras condiciones de vida en un campamento en el que la mayoría de la población vive en tiendas, sin agua corriente y dependiendo de la ayuda internacional.

La menor saharaui refleja en su rostro la felicidad cada vez que retorna a su segunda casa, donde le espera con los brazos abiertos su segunda familia, a la que Shaima reconoce que echa de menos el resto del año en Tinduf. “Me acuerdo muchas veces de ellos”, reconocía ayer en la radio municipal de Adeje.

vínculo de por vida

El coordinador de la Asociación Canaria Amigos del Pueblo Saharaui, Juan Carlos Pérez, destacó el “sentimiento recíproco del intercambio”, al asegurar que “pensamos que estamos dándole todo a los niños que vienen, y cuando termina el verano nos damos cuenta de que los que más hemos recibido hemos sido nosotros gracias al cariño de estos pitufos”. Pérez destacó el “vínculo de por vida” que se crea con el programa Vacaciones en Paz. “Los primeros niños que llegaron tienen hoy 30 años y siguen viendo a sus antiguos familiares de acogida; el contacto no se pierde”, señala.

En los primeros 10 días de estancia en la Isla los niños son sometidos a una revisión médica completa, que en muchos casos revela deficiencias nutricionales, de ahí que la alimentación equilibrada durante las vacaciones sea otra de las metas marcadas. Además de las revisiones médicas y la alimentación, el programa se completa con numerosas actividades de ocio y entretenimiento.

El coordinador de la Asociación Canaria de Amigos del Pueblo Saharaui hizo un llamamiento ayer para que nuevas familias de la Isla se ofrezcan a acoger menores saharauis. “Se siguen quedando muchos niños en los campamentos y eso es una realidad terrible; hay muchos problemas aún por resolver”.

Un grupo de niños de Tinduf que se hospeda estos días en el Sur fue recibido ayer en el Ayuntamiento por el alcalde de Adeje, José Miguel Rodríguez Fraga, que les entregó unos obsequios y les ofreció realizar algunas actividades en los recintos de atracciones durante las próximas fechas.

“Procuramos que la estancia en la Isla sea para ellos lo más alegre y positiva posible”, manifestó el regidor adejero, que elogió la “enorme labor altruista” que realiza la Asociación Canaria de Amigos del Pueblo Saharaui.

TE PUEDE INTERESAR