CD Tenerife

Víctor Pérez Borrego y el CD Tenerife separan sus caminos a partir de hoy

Víctor Pérez Borrego. | ANDRÉS GUTIÉRREZ

Llegó el 15 de agosto de 2016 a la Dirección General del CD Tenerife sin hacer mucho ruido, y 11 meses después, Víctor Pérez Borrego cumple la vigencia del plazo de excedencia que solicitó para trabajar en el club blanquiazul. Esa es la versión oficial de su marcha, pero la realidad de su adiós responde a una pérdida de confianza por parte del presidente, Miguel Concepción.

La obra del defenestrado dirigente se quedó a medio camino, ya que eran muchos los proyectos que tenía en mente: la puesta en marcha de la Fundación del CD Tenerife y las obras de mejora de la Ciudad Deportiva Javier Pérez.

Muchos han sido sus aciertos en los 11 meses que estuvo al servicio del Tenerife. El principal, acercar a la afición a un club que durante muchos años había puesto kilómetros de distancia con el mayor tesoro y activo que dispone un equipo de fútbol.

La restauración de la Federación de Peñas Unidas del CD Tenerife Achinech fue un paso más para contar con el respaldo de los grupos de animación que actúan en el estadio Heliodoro Rodríguez López. Borrego fue la persona capaz de unir a 14 peñas bajo las siglas de un colectivo fundado en 1999. Los propios peñistas son los que más han alzado la voz por la salida de Pérez Borrego. Las distintas redes sociales han echado humo en los últimos días una vez que se atisbaba la inminente salida del director general.

Otro de los aciertos atribuidos a Borrego fue la creación del proyecto +Base, una estrategia social de cercanía y relaciones del club con todos los equipos de la Isla. Esta actuación encontró el respaldo del consejero Juan Manuel Quintero; del director en el área de fútbol base del CD Tenerife, Sesé Rivero, y del adjunto en esta parcela, Julio Durán. Además, Víctor Pérez Borrego trabajó en la consecución de numerosas iniciativas que promovieron mejorar la afluencia de espectadores en los partidos que el CD Tenerife disputó en el estadio.

Más noticias
El Tenerife presenta su equipación

Bajó al ruedo

También se acercó a la plantilla de profesionales. Su capacidad de diálogo y de negociación la utilizó para sentarse a hablar con distintos jugadores de su futuro.

Otro de sus muchos aciertos fue manejar los tiempos en la adaptación del japonés Gaku Shibasaki. Las primera semanas del futbolista fueron un infierno, porque no se adaptó plenamente hasta un mes después. La intermediación de Pérez Borrego resultó determinante para que Gaku no cogiera las maletas de vuelta al país del Sol Naciente.

La nueva impronta que trajo el director general al club causó muchos recelos en consejeros y compañeros del presidente, que con una larga trayectoria en los despachos, primero del Callejón del Combate, y ahora en las oficinas del Heliodoro Rodríguez López, no han sido capaces de hacer lo que sí hizo Víctor Pérez Borrego en un corto espacio de tiempo. Con esta despedida, el único que pierde es el CD Tenerife.

TE PUEDE INTERESAR