Granadilla

Fallece Isidro Casanova, el pastor sabio defensor de la cultura canaria

Isidro Casanova, el 30 de junio, recibiendo el Premio Impulso Sur del DIARIO de manos del alcalde de San Miguel. S. M.
Isidro Casanova, el 30 de junio, recibiendo el Premio Impulso Sur del DIARIO de manos del alcalde de San Miguel. S. M.

La cultura canaria era una de sus grandes pasiones, y sus inquietudes por conocer y divulgar las costumbres de su tierra, plasmadas en tres libros y una serie documental, parecían no tener límite. Ayer, a los 83 años, se apagó la mirada, abierta y siempre curiosa, de Isidro Casanova Toledo, el cabrero poeta chasnero, una de las personas más queridas y admiradas en la comarca, que el pasado 30 de junio, ya gravemente enfermo, tuvo la oportunidad de comprobarlo al recoger el Premio Impulso Sur de DIARIO DE AVISOS, con una cerrada ovación que le tributó el auditorio del ITER.

Don Isidro, como todo el mundo lo llamaba, nació en Vilaflor de Chasna en 1934, se dedicó al pastoreo desde niño y con 32 años emigró a Holanda, país del que retornó en 1976. Pocas personas como él han conocido el territorio que pisó. Además de cabrero, fue poeta, escritor y músico. Autor de Memorias de un cabrero (2003) y Vivencias de un cabrero; sucedidos y saberes de una época (2008), dos libros de recuerdos, costumbres y poemas, este mismo año había publicado La familia Casanova, una obra que surgió por el deseo de traer al presente la historia de campesinos y pastores del Sur en el siglo XX. Más allá de las letras, su huella quedará también en una serie documental de 31 capítulos y ocho poesías entre los paisajes de las cumbres del sur de la Isla. Además, fue miembro activo y presidente de la Asociación de Mayores de San Isidro (Granadilla).

Grandes valores

El alcalde de Granadilla, José Domingo Regalado, manifestó ayer a este periódico que don Isidro, a quien conocía desde niño, era como de la familia. “Podríamos escribir cientos de páginas en su honor; por encima de todo era un hombre bueno, una persona que cultivó valores como la honestidad, el espíritu de trabajo y sacrificio, unido al de la superación”, manifestó el regidor. “Se nos ha ido una parte de nuestra historia y el municipio pierde a un gran hombre que siempre permanecerá en nuestro recuerdo”, indicó Regalado, que también remarcó que “el homenaje más importante que recibió en vida fue el cariño que sus vecinos le profesaban”.

Entre su legado escrito, cargado de sabiduría popular, hoy cobra especial relevancia el final de su poema, De niño a adulto: Así hemos llegado hasta hoy /agradeciendo a la vida /todas mis cosas adquiridas /sabiendo que mañana me voy /cuando alguien lo decida.

TE PUEDE INTERESAR