la laguna

Los lavaderos del camino de Las Peras se reabrirán al público

Los lavaderos llevan más de 20 años cerrados al público. ANDRÉS GUTIÉRREZ

Los antiguos lavaderos del Tanque Grande, ubicados en el camino de Las Peras, son uno de los pocos que se conservan en buen estado en el municipio. Testimonio único de una sociedad y una época en la que los lavaderos eran puntos de referencia en todos los municipios y de la importancia fundamental que tuvo el agua en el desarrollo de la ciudad de La Laguna.

El Área de Obras del Ayuntamiento de La Laguna ha realizado recientemente una actuación de reforma y pintado del edificio que alberga los lavaderos, con el objetivo de abrirlo al público para su visita y disfrute.

Además, el Consistorio está estudiando realizar un proyecto explicativo de cuál fue el funcionamiento de estos lavaderos y de su historia a través de paneles informativos con fotos y textos que se situarían en el interior del edificio, según explicaron desde el propio Ayuntamiento. Una iniciativa que podría inaugurarse en el marco de la conmemoración del XVIII aniversario de la declaración de Patrimonio de la Humanidad, el próximo noviembre, según apuntaron desde la Fundación Centro Internacional de Conservación del Patrimonio (Cicop).

Ya sobre el año 1515 las mujeres acudían a lavar a la fuente denominada Madre del Agua, no muy lejos de la ubicación actual de los lavaderos, aun cuando las disposiciones contenidas en las ordenanz#as lo prohibían, según un informe elaborado por el propio Cicop sobre los antecedentes históricos de este patrimonio industrial. Durante el siglo XVI, el agua procedente de Madre del Agua se canalizó hasta el pilar situado en las proximidades del convento de San Francisco, donde se ubica en la actualidad el recinto de los lavaderos y el desaparecido tanque de San Francisco.

Las disposiciones siguieron prohibiendo el lavado de ropas en las proximidades de Madre del Agua a lo largo de todo este siglo, aunque la normativa no se cumplía, por lo que el Ayuntamiento decide en 1610 la adecuación de un lavadero con suministro a partir de Madre del Agua, proyecto que no llegó a ejecutarse. La idea volvió a retomarse en 1625, pero con suministro de agua a partir del antiguo tanque de San Francisco, en la trasera del convento.

Los lavaderos datan de finales del siglo XVIII. FOTO CEDIDA

Sin embargo, según las fuentes documentales, la construcción del edificio de los lavaderos vigentes data de finales del siglo XVIII, aunque la utilización del espacio para el desarrollo de tal actividad viene de la centuria anterior, cuya delimitación original podría establecerse en torno a los muros actuales.

Así, a finales del siglo XVIII se crean los lavaderos vigentes, se adosa al inmueble una cerca para tendederos, una fuente y dos abrevaderos para el ganado, dando un aspecto “cómodo y decente por la idea de los de la Corte”. Según el Cicop, se ha de entender estos términos con la finalidad de salvaguardar la intimidad de las lavanderas de la observación por parte de la población masculina. De hecho, “en La Laguna había decretos hechos por los intendentes de aquella época con las sanciones que se les imponían a los hombres por merodear a las mujeres que lavaban para verles las piernas”, según apunta el presidente del Cicop España, Miguel Ángel Matrán. Estos antiguos lavaderos se techaron y cerraron al público hace ya más de 20 años y, desde entonces, varias han sido las iniciativas para su puesta en valor. La última en 2006, cuando el Ayuntamiento solicitó al Cicop un estudio, precisamente con el objetivo de crear en su interior un centro de exposición y venta de artesanía, así como potenciar su conocimiento y las visitas.

“En ese estudio previo se marcan las recomendaciones a hacer en el espacio, sobre todo ambientales -explica Miguel Ángel Matrán-. La más dura, que no la van a hacer, es dejar los lavaderos al descubierto, quitar el espacio en el que están encerrados y que se queden integrados en el ambiente, para que la gente los contemple en la zona que era”.

Agua y ciudad

Sin embargo, este proyecto no llegó a realizarse y se olvidó en un cajón hasta ahora, cuando el nuevo equipo de gobierno de La Laguna pretende recuperarlo, algo de lo que se congratula Matrán, porque “es importante dar a conocer uno de los patrimonios industriales más importantes que siguen formando parte de la historia de la ciudad”.

En este sentido, destaca que este patrimonio está estrechamente relacionado con la creación y el desarrollo de La Laguna a partir del Tanque Grande y del Tanque Pequeño, dando origen a la Villa de Arriba y la Villa de Abajo. “Eran puntos de distribución del agua de la ciudad y este es el fundamento del desarrollo de La Laguna, que tiene más que ver con la administración del agua que con la traza urbana”, explica Matrán.

TE PUEDE INTERESAR