SUCESOS

Detenido por asesinar a una mujer en Santa Cruz de Tenerife

Efectivos de la Policía Nacional precintaron la casa en la que fue encontrado el cadáver de la mujer. F. P.

El santacrucero barrio de El Draguillo se despertó ayer sobresaltado. Eran algo más de las ocho de la mañana cuando varios vehículos de la Policía Nacional y de la Local, así como una ambulancia medicalizada del Servicio de Urgencias Canario (SUC), se congregaron alrededor del número 51 de la calle que da nombre al propio núcleo capitalino. En su interior, Andrés H. O., varón de 39 años, había matado presuntamente a su pareja, Ana Belén G. P., de 38, tras haberle propinado un fuerte golpe en la cabeza con un objeto contundente. Nadie vio nada en la zona.

“Ha sido una sorpresa mayúscula. Este es un barrio tranquilo, donde, es cierto, cada vecino hace un poco su vida”, señalaba Cecilia, de 54 años, residente en el lugar, que admitía a DIARIO DE AVISOS que el ritmo del día a día provoca que los habitantes de aquella zona muchas veces se relacionen poco entre sí: “Son pisos-dormitorio; la mayor parte de las veces se llega directamente al garaje con el coche, no se hace vida en la calle”. En aquel lugar, donde se mezclan edificios antiguos con otros surgidos en el último boom inmobiliario, víctima y supuesto asesino habían okupado hacía algún tiempo una casa muy antigua, que ayer lucía un precinto policial en su entrada, donde convivían.

Interior de la vivienda a la que accedieron los policías para proceder a la detención del varón. F. P.

ENTRABAN Y SALÍAN JUNTOS

Entraban y salían siempre juntos, según algunos testigos, aunque varios vecinos revelaban ayer haber visto recientemente a terceras personas accediendo a la vivienda, siempre en compañía de la pareja. A última hora de la noche del viernes se pudo escuchar un fuerte portazo en el acceso a la vivienda, pero el mismo fue achacado al ruido que salía de un bar situado a escasos metros, que permanecía a mediodía de ayer completamente cerrado. “Mi marido escuchó un golpe”, señalaba otra vecina de un edificio cercano, “pero, a veces, hay gente que se reúne a hablar en la puerta del bar, por lo que lo atribuimos a eso, a que fuera parte de una conversación”. Esa misma vecina recuerda ver a la pareja, aunque en contadas ocasiones. “Solían esconderse”, indicaba, pero siempre lo asoció a haber okupado la casa en la que se desató el terrible suceso: “Quizás temían que alguien llamara a la Policía, pero eso no pasó porque nunca dieron problemas”.

Más noticias
El 84% de las víctimas asistidas se halla en riesgo de pobreza

A partir de ese supuesto golpe escuchado solo desde las viviendas más próximas, se hizo el silencio. Fue a primera hora de la calurosa mañana de ayer cuando los vecinos comenzaron a saber lo que allí había sucedido. Hubo quien vio cómo se llevaban al presunto homicida esposado, con “actitud tranquila”, sin “hacer gestos de ningún tipo”, sin querer desvelar nada más de lo sucedido, pero la mayoría fue enterándose de los hechos de manera indirecta: “Me tocó una vecina para decirme lo que había ocurrido, extrañada; no escuchamos ninguna pelea, como tampoco el momento en el que llegó la Policía a la casa; yo permanecí despierta, en el salón que da para la calle, hasta las tres o las cuatro de la madrugada, y no vi ni escuché nada extraño; esa es la verdad”. Solo algunos curiosos seguían merodeando en torno a la casa, en las horas centrales del día. Algunas miradas furtivas, preguntas entre sí y gestos de sorpresa, incredulidad y estupefacción al conocer los tristes hechos.

Al cierre de esta edición el detenido, según las fuentes consultadas, permanecía en los calabozos de la Comisaría de Tres de Mayo, a la espera de pasar a disposición judicial, hecho que podría tener lugar mañana lunes.

La vivienda donde ocurrieron los hechos había sido okupada. Fran Pallero

SIN DENUNCIAS PREVIAS por malos tratos

Las citadas fuentes de la investigación señalaron que aún no se ha determinado que se trate de una muerte por violencia machista, cuestión que tampoco ha podido ser confirmada por el Gobierno de Canarias, según la agencia Efe, que indica, también aludiendo a fuentes oficiales, que sí se ha constatado que no hay denuncias previas por malos tratos y que tampoco había hijos comunes. Será mañana lunes cuando se pueda conocer finalmente el móvil del homicidio y las causas que llevaron al mismo.
Mientras, ayer en El Draguillo el silencio volvía a reinar en la noche, después del terrible sobresalto sufrido por sus vecinos, que siguen sin entender cómo pudo suceder algo tan horrible.

Más noticias
Más de 800 mujeres tienen orden de protección en la capital
TE PUEDE INTERESAR