Economía

El precio de la vivienda en Canarias crece un 2,6% en julio, según Tinsa

EUROPA PRESS

El precio de la vivienda terminada (nueva y usada) aumentó un 3,7 por ciento en julio en relación al mismo mes del año pasado, si bien acumula un descenso del 39,2 por ciento desde los máximos alcanzados en 2007; en el caso de Canarias, creció un 2,6 por ciento en el séptimo mes del año, según el índice Tinsa IMIE.

En concreto, el precio medio en España regresa al nivel de diciembre de 2013, aunque si se compara con el ciclo anterior, antes del estallido de la crisis, la vivienda estaría en valores equivalentes a los de septiembre de 2003.

Entre enero y julio de este año el precio de la vivienda ha subido un 3,6%, frente al avance del 1,6% que experimentó en los siete primeros meses de 2016.

Los mayores incrementos interanuales registrados en julio en el precio de la vivienda se dieron en las capitales y grandes ciudades, con un aumento del 6,4% respecto a julio de 2016, y costa mediterránea (+3,3%).

“Las ciudades de Madrid y Barcelona y las zonas de costa más tradicionales están polarizando la recuperación”, ha subrayado el director del Servicio de Estudios de Tinsa, Jorge Ripoll.

La vivienda también aumentó su precio respecto a julio de 2016 en Baleares y Canarias (+2,6%) y en las áreas metropolitanas (+2%). Por su parte, el grupo denominado Resto de municipios, de la que forman parte las poblaciones más pequeñas, se mantuvo prácticamente plano con un mínimo repunte del 0,8% en tasa interanual.

En el acumulado del año (enero-julio), la costa mediterránea y las capitales y grandes ciudades destacan por su “gran dinamismo” desde el comienzo de este año, al elevar su valor medio un 5,8% y un 5,5%, respectivamente. El resto de zonas también se situaron en positivo en los siete primeros meses de este año: Baleares y Canarias (+4,7%), áreas metropolitanas (+1,7%) y el Resto de municipios (+0,3%).

Más noticias
Clavijo desvela que Madrid y Rabat ya hablan sobre la mediana con Canarias

Asimismo, la vivienda muestra un descenso acumulado del 39,2% desde los máximos cosechados en el año 2007. Según Tinsa, la zona donde se ha vivido el ajuste más duro desde el estallido de la crisis es la costa mediterránea, con una caída del 45,8%, seguida por las áreas metropolitanas, con un descenso del 43,8%.

Por su parte, las capitales y grandes ciudades van reduciendo poco a poco la brecha desde máximos y se sitúan con un ajuste del 41%. En el otro extremo, las islas y las poblaciones más pequeñas, el Resto de municipios, son las zonas en las que menos se ha reducido el valor medio de la vivienda con un descenso del 27,4% y del 36,8%, respectivamente.

TE PUEDE INTERESAR