valle de güímar

Adjudicada la obra para ampliar la depuradora del Valle de Güímar

La depuradora comarcal, instalada en Arafo, se construyó en 1996, pero nunca funcionó. NORCHI

El Cabildo de Tenerife, a través del Consejo Insular de Aguas de Tenerife comunicó ayer que ha adjudicado a la Unión Temporal de Empresas de Cadagua con Ferrovial-Agroman, por 9.809.062 euros, la primera de las dos fases de obras necesarias para ampliar la capacidad de la estación depuradora comarcal de aguas residuales del Valle de Güímar, ubicada en Arafo. Esta actuación permitirá tratar las aguas residuales provenientes de las aglomeraciones urbanas de Candelaria, Arafo y Güímar, previendo su futuro crecimiento.

La Comisión Europea ha puesto el foco sobre esta instalación y la ha incluido entre las 17 que incumplen la normativa comunitaria en España, que, por este motivo, tendrá que rendir cuentas ante el Tribunal Europeo de Justicia.

El Plan Hidrológico de Tenerife incluye la implantación del Sistema Comarcal de Saneamiento del Valle de Güímar, que estará integrado por un conjunto de infraestructuras que permiten recoger el agua residual que generan los núcleos poblacionales de Candelaria (casco urbano, Las Caletillas y Punta Larga), Güímar (casco y el Puertito ), y Arafo, para derivarla hacia la estación depuradora de aguas residuales del Valle de Güímar, que constituye el principal elemento del sistema.

La obra tendrá una duración de dos años y medio, incluidos los seis meses de prueba de la instalación, que, según las previsiones que maneja el Cabildo, estaría a pleno rendimiento en el año 2020.

El Consejo Insular de Aguas propone mejorar el sistema de saneamiento y depuración en esta comarca de forma unitaria y en dos fases. Gracias a esta actuación en la depuradora comarcal del Valle de Güímar, el efluente hasta 7.000 metros cúbicos de agua por día será tratado conforme a la normativa vigente en materia de depuración y vertido, y con calidad para la reutilización del agua regenerada.

Más noticias
Canarias reutiliza en esta década menos agua residual que en 2000

La segunda fase pendiente tiene como horizonte el año 2027 y supondría una ampliación de una línea más de 3.500 metros cúbicos al día. Las obras, más sencillas en este caso, durarían seis meses con un período de prueba de tres. El importe de esta segunda instalación sería de 1,67 millones de euros.
Se trata de una de las apuestas fundamentales para mejorar el tratamiento de las aguas residuales en esta comarca. El comunicado del Cabildo señala que la Corporación insular “se compromete con las instituciones europeas, con el territorio y los tinerfeños” a mejorar el tratamiento de las aguas negras, “lo cual propiciará un desarrollo más sostenible y un cuidado del entorno que repercutirá positivamente en la calidad de las aguas de baño y el respeto al subsuelo”.

Ayuntamientos

Esta actuación se lleva a cabo en coordinación con los ayuntamientos, y se enmarca en el Eje 3 de Infraestructuras del Marco Estratégico de Desarrollo Insular, herramienta orientada a superar las deficiencias en materia de saneamiento y depuración.

El presidente del Cabildo, Carlos Alonso, señaló que esta obra, que asume la Corporación insular con fondos propios, permitirá dar un paso importante para superar las reiteradas llamadas de atención de la Comisión Europea. Por su parte, el consejero insular de Aguas, Manuel Martínez, recordó que el Cabildo asumió en octubre de 2015 la gestión de esta obra, solicitándola al Gobierno de Canarias, por su importancia para la población del Valle de Güímar.

TE PUEDE INTERESAR