PUERTO DE LA CRUZ

Afonso: “Desde que nos entendimos con CC para asumir las tareas de gobierno, la prioridad fue pagar la deuda”

Lope Afonso, alcalde del Puerto de la Cruz
Lope Afonso, alcalde del Puerto de la Cruz (PP). ANDRÉS GUTIÉRREZ

Hace dos semanas las microalgas dieron un susto en el Puerto de la Cruz que, por fortuna, solo duró un día, recalca el alcalde, Lope Afonso (PP), quien espera que la situación en Canarias se aclare para que no afecte al buen momento turístico que vive la ciudad, que además, tiene unas playas “en perfecto estado”.

-¿Alguna vez pensó que se podía cancelar la deuda del Ayuntamiento durante su mandato y de forma anticipada?

“Era un grandísimo reto y, sin duda, las perspectivas que teníamos era de poder cumplirlo en los plazos establecidos, pero éstos iban más allá de este mandato. Desde que llegamos al entendimiento con CC para asumir las tareas de gobierno tuvimos como prioridad pagar lo antes posible la deuda. Eso suponía trabajar para contener el gasto e incrementar ingresos, un camino que ya se había trazado en el pasado mandato, y a partir de ahí intentar generar el mayor margen posible de remanente para destinar esos fondos al pago de la deuda y de ser posible, anticipadamente y así fue. Y es importante porque más allá de las valoraciones políticas, de cara a la gestión del municipio supone liberar al Ayuntamiento de ciertas ataduras que impone el Plan de Ajuste. Ello a su vez permite recuperar autonomía de decisión en el destino de los recursos y reconfigurar la prestación de algunos servicios”.

-¿Cómo repercutirá esta buena noticia en los vecinos?

“Probablemente, el margen de incremento del gasto en el próximo presupuesto será de entre 2 y 3 millones y eso dará lugar a redistribuir prioridades y redimensionar mejor la prestación de determinados servicios. Eso coincide con que se van a renovar contratos que permitirán recuperar en buena medida lo que se perdió después de los recortes en la recogida de residuos sólidos, limpieza viaria y en jardinería. Son dos cuestiones que han sido demandadas por la ciudadanía”.

-¿Qué va a pasar con las subvenciones deportivas?

“El año pasado con el cierre de la piscina municipal pudimos establecer ayudas extraordinarias para los clubes que tenían allí su actividad. Ahora hemos dado un paso adelante y hemos articulado jurídicamente contratos de patrocinio para determinadas entidades deportivas. Eso quizás lo podemos materializar para la campaña que empieza en septiembre y pueda ser llevada a cabo con la previsión por parte de los clubes de tener una colaboración del Ayuntamiento. Y probablemente en el próximo presupuesto podamos incluirlo como subvención directa y así no tener que tomar otras alternativas jurídicas, porque esta es la más clara y la más práctica”.

-Este año se trabajó con presupuesto prorrogado, ¿confía en que en 2018 se pueda aprobar una nueva cuenta?

“Sí, de hecho ya hemos dado instrucciones para que las áreas vayan haciendo sus propuestas y antes de que acabe septiembre presentar una proyecto inicial al pleno de octubre. Ese va a ser el objetivo, de manera que se pueda tener disponible desde el día 1 del año próximo”.

-¿El incremento puede ser significativo?

“Estamos estimando, pero todavía hay que concretar. Puede oscilar entre 2 y 3 millones, que, lejos de ser una cantidad que resuelva todos los problemas del municipio, permitirá atender cuestiones que se han quedado en precario o se habían dificultado hasta ahora. No solo la prestación de servicios, sino la inversión directa con fondos del Ayuntamiento, para mejora de vías, mobiliario urbano, y acerado, entre otras”.

-El parque San Francisco, la calle San Juan, el traslado del campo de fútbol de El Peñón, la piscina municipal, el muelle deportivo, la plaza del Charco, la reforma de la carretera del Este. ¿No le da miedo la cantidad de obras que se acometerán el próximo año en el municipio?

“Son muchos calderos al fuego. Se puede dar la circunstancia de que se acumulen en el tiempo y en el espacio muchas obras, pero tenemos que hacerlas porque algunas suponen retos pendientes que tiene el municipio desde hace muchos años. No podíamos dejar pasar oportunidades y es mérito del gobierno, y lo digo con toda humildad, que se haya podido conseguir lo que no teníamos dentro de las arcas municipales, de otras Administraciones. Cuando no hay recursos toca gestionar mejor y creo que en eso se ha sido eficaz. Indudablemente, requerirá un esfuerzo de gestión para desarrollarlos todos dentro del plazo previsto”.

-Como coordinador general del PP en Canarias participó en las negociaciones de la moción de censura en Icod de los Vinos. ¿Es cierto que le prometió a CC que no se iban a producir cambios en el municipalismo?

“En este caso mis conversaciones se limitaron a los días previos y algunos en los que se iniciaron las negociaciones para intentar llegar a un posible pacto de gobierno con CC a nivel regional y ahí nos comprometimos, no solo en Icod sino en otros municipios donde pudieran haber posibilidades de cambiar el gobierno, a paralizarlas. Esa parte se cumplió escrupulosamente durante el mes que duraron las reuniones. Una vez concluido ese periodo sin éxito y sin acuerdo, las cosas volvieron a su estado anterior y ahí siempre el PP ha dado libertad a los municipios. Nunca hemos coartado la acción de ningún comité local. Por lo tanto hemos sido coherentes. Quizás los que tienen problemas de coherencia son otros partidos, que han comenzado la legislatura con pactos en cascada, luego cuando han promovido mociones de censura en otros municipios han constatado que no eran convenientes y que creaban problemas, y ahora cuando le ha afectado, pretende poco menos que imponer pactos en cascada de forma tácita. Creo que hay que ser coherente con el criterio que se tiene. Nosotros en este caso lo hemos sido y lo seguiremos siendo”.

-¿Es cierto que Dolores de Cospedal también lo prometió?

“Creo que hay cuestiones que se interpretan a conveniencia. La dirección nacional del partido siempre ha tenido total coordinación con la regional, y en este sentido no tenemos ningún indicio de que se haya dado otra indicación que la que el PP regional ha mantenido con sus comités locales y sus portavoces. No hay otra manera distinta de gestionar en el partido”.

-¿Puede tener efecto rebote en otros municipios?

“Francamente, no. Si barajáramos esas coordenadas, justamente después de perder La Oliva en Fuerteventura, tendríamos que haber articulado otra moción en venganza. Y ese no es un criterio a seguir para gestionar los municipios. Hay que tomarse con más seriedad y no como una política de intercambio de cromos. Soy consciente de esos rumores que, posiblemente, vengan a colación de filtraciones propias de algún dirigente de CC a propósito de lo de Icod, pero creo que se ha dado cuenta de la metedura de pata que ha supuesto que no ha vuelto a incidir más en la cuestión. En mi opinión, ha sido un desatino, pero cada cual es responsable de lo que hace y lo que dice”.

-¿El Puerto no corre peligro?

“No lo siento así, incluso cuando se amenazaba desde otro ángulo. Siempre he tenido seguridad y sobre todo confianza en los compañeros de CC que estuvieron muy presionados porque su compromiso era con el municipio y el mandato en el comité local fue firmar un pacto con el PP. Eso se mantuvo en momentos complicados y ahora, que la gestión en el gobierno empieza a dar frutos, entiendo que seguirá siendo así porque además hay una perfecta sintonía personal entre todos los miembros del gobierno”.

TE PUEDE INTERESAR