Arona

Arona rindió homenaje a las primeras telefonistas

El homenaje se celebró anoche en el Ayuntamiento de Arona. Jesús Brito
El homenaje se celebró anoche en el Ayuntamiento de Arona. Jesús Brito

Once mujeres prestaron servicio en la centralita telefónica de Arona a lo largo de los cincuenta años que, entre 1925 y 1975, esta funcionó hasta su total automatización. Este grupo de trabajadoras recibió anoche el homenaje del Ayuntamiento.

En este acto de reconocimiento que tuvo lugar durante la Velada del Arte, el alcalde, José Julián Mena, recordó que estas mujeres “tanto nacidas en el municipio como procedentes de otros lugares de la isla, eran el nexo de comunicación de nuestros padres y abuelos con el exterior, incluidos aquellos que se habían marchado a otros países, como Venezuela, en busca de un lugar mejor para ellos y sus familias”.

“Estas once mujeres, que fueron un ejemplo de dedicación, son también una muestra de cómo hemos ido avanzando y modernizándonos con el paso de los años. Poco o nada nos parecemos a aquella Arona que abrió su primera estación telefónica en 1925”, agregó.

Las homenajeadas son María Concepción Arvelo, Dolores Linares Reverón, Rosa María Alfonso Arvelo, Teresita Morales, Ana María Arvelo Álvarez, Margarita Fumero, Nemesia García Linares, María Isabel García Linares, Aurelia Alayón Linares, Nieves González Rodríguez y Gloria González Rodríguez.

La historia de la telefonía en Arona se inició en el año 1925, cuando se abrió la primera estación en el casco del municipio.

Reseña histórica

La joven sauzalera María Concepción Arvelo Ávila, se presentó a unas oposiciones convocadas por el Cabildo de Tenerife para cubrir una de las 25 plazas de aspirante a telefonista de la Red Telefónica Insular, obteniendo la plaza de la estación de Arona el 19 de Noviembre de 1925. Le concedieron el titulo de telefonista de tercera con el haber anual de 1.200 pesetas teniendo que hacerse cargo de todos los gastos ocasionados por la central. Doña Concha, como así la llamaban los vecinos, llegó en barco acompañada por su padre Raimundo Arvelo García y con todos sus enseres desde Santa Cruz hasta el puerto de los Cristianos debido al mal estado de las carreteras de la época.

Más noticias
Nira Pérez y Ana Correa debutan hoy con el Arona

Por aquel entonces, la central telefónica se ubica en la calle Duque de La Torre, cerca del Ayuntamiento de Arona y contaba con la ayuda de Doña Dolores Linares Reverón para acercar los avisos de las llamadas hasta la casas de los vecinos, por lo que era popularmente conocida como Lola la repartidora. Cuando la Compañía Telefónica Nacional se hizo cargo de las centrales, nombran a Doña Concha encargada de la central de Arona el 1 de Agosto de 1945. En ese momento la central se traslada a la calle del Sol número 5, hoy conocida como calle Nueva. Año más tarde, con su jubilación, la sustituye en el cargo de encargada, su hija Doña Rosa María Alfonso Arvelo, que desempeñó su puesto hasta la automatización de los teléfonos y la desaparición de la central en 1975.

TE PUEDE INTERESAR