Agricultura

Asaga, preocupada por la escasa capacidad de los embalses isleños

Los agricultores esperan que los anuncios de la Administración se cumplan y que antes de fin de año se abra la desaladora de Fonsalía. DA
Los agricultores esperan que los anuncios de la Administración se cumplan y que antes de fin de año se abra la desaladora de Fonsalía. DA

El secretario general de la Asociación de Agricultores y Ganaderos de Canarias (Asaga), Hernan Tejera, explicó ayer a este periódico que el calor de este verano ha provocado el adelanto de la vendimia y de algunas cosechas, pero que no ha llegado al punto de provocar “grandes problemas”. Lo que sí preocupa al sector es que, debido a la escasez de lluvia, los embalses están al 31% de su capacidad, “lo que ha obligado a algunos agricultores, como en Buenavista del Norte, en Tenerife, a recortar los riegos, lo que afecta a las cosechas”.
Tejera recordó que el calor tampoco es bueno para la papa porque agrava la enfermedad de la “polilla”, pero insistió en que el calor de este verano no ha causado graves problemas.

Tejera indicó que la Estación Desaladora de Agua de Mar (EDAM) de Fonsalía mejorará el abastecimiento de los agricultores del Sur de la Isla ya que esta instalación podrá hacer llegar un total de 2.000 metros cúbicos al día al sector agrario de los municipios de Adeje, Guía de Isora y Santiago del Teide. El secretario general de la asociación espera que la estación entre en funcionamiento lo antes posible.

Antes del verano, la asociación alertó de la situación de sequía que vivía el campo en el sur de la Isla debido, sobre todo, a un invierno muy seco. Estas son consecuencias que pueden seguir y, agravar aún más la situación del campo. Según afirmó a principios de verano la propia presidenta de la asociación, Ángela Delgado, al programa de Televisión Canaria, Buenos Días Canarias, “los años cada vez son más secos, las galerías merman en su capacidad y el agua de la que disponemos es menor”, añadiendo, además, el efecto que supone el cambio climático en las cosechas con periodos de fuerte calor en meses poco usuales. “El problema no es que solo se encarezca el agua, y en consecuencia el producto final al consumidor, sino que no se consigue agua para las producciones”. Delgado advirtió que “si no tomamos conciencia del problema, en los próximos diez o quince años va a desaparecer el sector agrario por falta de agua”.

Más noticias
Estudian 'tirar' de los pozos que están parados si persiste la sequía

La falta de lluvia y las altas temperaturas es la tónica general de los últimos meses y suponen la peor combinación para los agricultores que están viendo como cultivos de secano como las papas y otras hortalizas se han visto gravemente afectadas.

La falta de agua también está perjudicando al viñedo, con pérdidas que, según las campañas, rondan el 30% y el 60 %.
Aún así, la principal preocupación del sector sigue siendo el nivel de los embalses que sigue siendo muy bajo. Ya el año pasado, cerraron a menos de su capacidad, y este año, con un actual 31% y si no hay unos próximos meses lluviosos se espera que ocurra lo mismo.

TE PUEDE INTERESAR