ECONOMÍA

El Cabildo y Puntagorda prometen apoyo incondicional al TMT

Con toda la agilidad de la que es capaz, el Cabildo pone a disposición del consorcio científico del TMT y de sus interlocutores, todo el apoyo administrativo y de planeamiento para lograr que en febrero, si los tribunales americanos impiden que la instalación científica se ubique en la montaña Mauna Kea, pueda instalarse en el Observatorio palmero.

Rafael Rebolo, doctor Thomas Soifer, Anselmo Pestana, Vicente Rodríguez y Gonzalo Pascual, consejero de Planificación. | DA

La Isla de La Palma dejó ayer constancia por escrito, de su firme compromiso con la implementación del proyecto del Telescopio de Treinta Metros (TMT) en el Observatorio del Roque de Los Muchachos. Se trata de un mecanismo más para intentar, aunque no se admite públicamente, contrarrestar los efectos negativos que tuvo meses atrás el retraso en la instalación del primero de 19 telescopios Cherenkov, y que suscitó enorme preocupación en el Consorcio Internacional del TMT y en el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), por la imagen de dificultad administrativa y la falta de agilidad por parte de las administraciones palmeras para otorgar la licencia de obras. 

El municipio de Puntagorda, vecino de Garafía, escenificó ayer en la persona de su alcalde, el socialista Vicente Rodríguez, el apoyo sin fisuras por parte del consistorio local, al potente proyecto científico del TMT, una inversión que se ejecutaría en La Palma solo si los tribunales de Hawai terminan dando la razón a la comunidad indigena que rechaza la utilización de una de sus montañas sagradas para la instalación del gran telescopio. Aún así, un retraso en esa decisión jurídica, que se prevé para final de este año, no haría sino aumentar las posibilidades de La Palma en la captación de esta inversión en ciencia.

El doctor Baruch Thomas Soifer, en representación del Observatorio Internacional del TMT, fue claro ayer al admitir que “en Hawai hay muchas complicaciones y la decisión tiene un alto componente político”, reconoció. Por ese motivo “para nosotros es importante que La Palma sea una alternativa real para el TMT”.

Si La Palma acoge el proyecto, calificado por Rafael Rebolo, presidente del IAC, como “la mayor instalación científica que haya podido tener nuestro país, España en toda su historia, la de mayor inversión tecnológica que se haya realizado nunca”.

Si eso ocurre se sabrá en febrero del próximo año 2018, en un plazo de cinco meses, fecha límite en la que se conocerá la decisión de los tribunales contraria o favorable a los intereses de la comunidad indígena. Si el fallo jurídico no llegara en esa fecha, el Consorcio Científico del TMT también apostaría por La Palma, dado que el inicio del proyecto de ejecución no podría retrasarse más allá de abril.

Rodríguez habló de “oportunidad única” a la hora de referirse a la recepción de este proyecto, que “coloca a Puntagorda, a La Palma, a Canarias y a España al más alto nivel en investigación. Así lo entiende un humilde municipio como el nuestro, con 2.000 habitantes y queremos aprovechar la importancia que tiene para nuestra comarca, dado que diversifica nuestra promoción, la de la Isla y la de Canarias. Hemos sido promotores para suscribir este acuerdo”.

La iniciativa de Vicente Rodríguez ha convencido, pero el representante científico del TMT, el doctor Thomas Soifer, recordó que la instalación tiene un plazo de vida activo de 75 años y una cobertura administrativa que elimine la sombra de retrasos o inconvenientes que pudieran condicionar el proceso de inicio, ejecución y operación de esta instalación.

El presidente del Cabildo, Anselmo Pestana, quiso ser preciso en torno a este asunto, y habló de contar con posibilidades para la aplicación del articulo 47 por parte del Gobierno de Canarias y por tanto con plena libertad para facilitar licencia a la instalación, antes de que este año acabe. De eso, precisamente, estará pendiente el Consorcio Científico del TMT, que vivió con cierto estupor las circunstancias que retrasaron cuatro meses la licencia de obras para la colocación del primero de los 19 telescopios Cherenkov.

Pestana destacó que debido a la envergadura y características excepcionales del proyecto, éste “tendría un impacto positivo no sólo en el ámbito de la astronomía y la astrofísica, sino también en la Isla de la Palma, y, en particular en el municipio de Puntagorda, desde una perspectiva económica, del empleo, turística y cultural”. Tal visión es compartida por el alcalde, quien reseñó que ha sido el propio consistorio el impulsor del acuerdo firmado, que recoge explícitamente que “el TMT realizará acciones de mecenazgo para contribuir a la creación del contexto idóneo para consolidar a la Isla de La Palma, y especialmente al Observatorio del Roque de Los Muchachos, como un referente internacional en el campo de la astrofísica”.

TE PUEDE INTERESAR