arona

La defensa de un mar limpio, mensaje prioritario del baúl escolar que cruzará Canarias

Varios alumnos del colegio de Las Galletas el día que partió el baúl hacia Gran Canaria en junio pasado. DA

El baúl ecológico ideado los alumnos de cuarto curso del Colegio de Enseñanza Infantil y Primaria Luis Álvarez Cruz, de Las Galletas, que pretenden que recorra el máximo número de colegios posible de toda Canarias, quiere convertirse en una llamada de atención sobre la realidad que están viviendo este verano nuestras costas, afectadas por la aparición de microalgas y los vertidos incontrolados.

“No podemos dar la espalda a esta situación, la contaminación marina en el litoral de las Islas preocupa cada vez más por sus consecuencias medioambientales y sus posibles repercusiones sobre la salud”, explicó ayer a este periódico Carmen Rosa Torres, la profesora que impulsó esta iniciativa con la que se pretende generar conciencia a alumnos de todo el Archipiélago sobre la necesidad de preservar el entorno natural de las Islas. “Ahora más que nunca hay que potenciar ese mensaje dirigido al cuidado del mar; lo de las microalgas y los vertidos de aguas sin el correcto tratamiento de depuración es algo muy serio, un problema que requiere un tratamiento prioritario”, manifestó la docente que imparte clases en Las Galletas.

reivindicación social

En ese sentido, el baúl itinerante incluirá nuevos mensajes y trabajos de los estudiantes orientados a la defensa de un mar limpio en las Islas, en línea con las demandas sociales que se expresan estos días tanto en las redes como en la calle.

El baúl se encuentra en el municipio grancanario de Ingenio, desde donde partirá en próximas fechas, coincidiendo con el inicio del curso, hacia otros colegios de Gran Canaria. De ahí dará el salto a La Palma y posteriormente a El Hierro, aunque la idea es que también visite el resto de islas. De hecho, distintos centros escolares y varios ayuntamientos se han interesado por esta iniciativa, a raíz de la publicación en este periódico de la salida, en junio pasado, desde Las Galletas hacia Gran Canaria.

El compromiso es que el interior del cofre, que partió con dos cuentos sobre medio ambiente y dos murales, se llene a medida que vaya completando el recorrido con las aportaciones de cada colegio, ya sea en forma de escritos, pequeños trabajos manuales, fotografías, relatos, poesías o algún material reciclado. Todo lo que se introduzca será por duplicado, ya que cada colegio se queda con un ejemplar de la aportación que haga el centro anterior, de tal manera que cuando el baúl retorne al punto de partida, ya lleno, conserve algún objeto de todas las paradas.

TE PUEDE INTERESAR