economía

El puerto de Santa Cruz reactiva su actividad de contenedores

Puerto de Santa Cruz de Tenerife. | SERGIO MÉNDEZ

La actividad del puerto de Santa Cruz está imparable. La llegada, la pasada semana, del portacontenedor Maersk Guayaquil a la Terminal de Contenedores de Tenerife (TCT), y la de su buque gemelo, el Maersk Genoa, hoy ha marcado un antes y un después para el puerto capitalino. Ambos han dejado en las instalaciones portuarias 2.500 contenedores que, a partir del próximo 18 de septiembre, se empezaran a distribuir, a través de barcos más pequeños, a sus lugares de origen, especialmente haca puertos de África.

Para el presidente de la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife, Ricardo Melchior, la llegada de estos dos colosos del mar, de más de 330 metros de eslora cada uno, supone una “prueba de fuego” para el puerto tinerfeño, que “sabemos que puede recibir, y con éxito, barcos de estas características”. Melchior reconoció que la capacidad del puerto capitalino es la que es, pero aseguró que estos barcos “suponen un importante impulso no solo para el recinto portuario que se utiliza como almacén, y para la Terminal de Contenedores de Tenerife (TCT), sino para la actividad económica de la Isla”.

El presidente de la Autoridad Portuaria alabó la labor extraordinaria realizada por toda la comunidad portuaria para que estos dos gigantes pudieran atracar en el recinto capitalino y señaló que “aspiraremos a mucho más cuando el puerto de Granadilla entre en funcionamiento”.

El Maersk Genoa llegó el lunes al puerto de Tenerife y se marchó ayer rumbo a Reino Unido. Dejó en tierras tinerfeñas más de 1.300 contenedores que saldrán el próximo 18 de septiembre rumbo a su destino. Estos contenedores se unen a los que dejó, la pasada semana el Maersk Guayaquil, con buque de 337 metros de eslora y capacidad para 10.000 contenedores. La nave, la mayor en su categoría que arribaba al puerto capitalino, llegó procedente de Egipto.

Más noticias
El gas en Tenerife supondría un ahorro de 100 millones anuales

El Maersk Guayaquil desplaza 113.042 toneladas de registro bruto. La nave se construyó en los astilleros chinos de Jiangsu New Yangzi Shipbuilding, y es el primero en el que se utilizó el denominado diseño Saver, que propicia maximizar la eficacia y optimización del combustible con mejoras entre las que se incluye el diseño optimizado del casco, timón y hélice.

El otro puerto
El presidente de la Autoridad Portuaria no quiso adelantar si la llegada de estos grandes portacontenedores será una práctica habitual en el puerto capitalino, ya que, insistió, “la capacidad que tenemos es la que es”, pero aseguró que el puerto de Granadilla será un “importante impulso”. La idea de Melchior es que las primeras plataformas y barcos llegasen al puerto del Sur de la Isla en junio, pero no ha sido posible, a pesar de que los trabajos en la zona se han acelerado en los últimos meses: más de 300 personas trabajan 24 horas al día para cumplir los plazos previstos.

Puerto de Granadilla, un proyecto que data de los años 70

El proyecto del puerto de Granadilla es una iniciativa que data de los años 70, pero que comenzó a sufrir una serie de impedimentos por denuncias relacionadas con afecciones medioambientales que ha provocado más de 40 años de parón. Para muchos esto ha provocado un retroceso económico para la Isla.

TE PUEDE INTERESAR