muay thai

Cathaysa Delgado, a renovar su título europeo en Milán

Cathaysa Delgado, durante un entrenamiento en Tailandia en en Mundial de 2016. / DA

La plata mundialista no es suficiente para Cathaysa Delgado. La deportista de San Miguel, que en su segunda experiencia internacional acabó subcampeona del mundo en la cuna del muay thai quiere subir otro peldaño más… y tocar el cielo. Desde hoy compite en Milán dentro del Campeonato de Europa de su deporte y va a por el oro.
Delgado se encontrará con un exigente cuadro dentro de una de las categorías más competidas, los 57 kilos de peso, pero no lleva miedo en su equipaje. “No sé cuántas habremos para pelear, nunca quiero saber quién es mi rival, lo prefiero así porque mentalmente me ayuda mucho más así que llegaremos allí y tendremos que clasificarnos para ganar el oro”, señalaba ayer con máxima ilusión la fajadora tinerfeña cuyo periodo de preparación ha sido exigente “pero genial”.

“Me veo mucho mejor en este peso, estoy más que motivada y lo que quiero es que llegue el momento ya para subirme al ring y pelear, hacer mi trabajo, porque nosotros lo que queremos siempre es pelear, he evolucionado mucho y me noto muy ágil y muy bien en este peso”, resumía la pupila de Richi Forestiere que vivirá una nueva aventura intentando revalidar su condición de campeona continental tras lograr el título el año pasado en Gran Canaria.

La deportista sureña ha dado un salto cualitativo en cuanto a nivel de entrenamiento y sacrificio físico después de estrenarse con la plata en Tailandia en 2016 cuando venció en semifinales a la representante de Chile para caer en el duelo por el oro ante la representante italiana en un combate de máxima igualdad. “Fue una pelea donde el entrenador de mi rival hasta llegó a decirnos que había visto el combate decantado a nuestro favor, ella me trabajó mucho con un estilo de K1 mientras que yo le hice muay thai, la derribé varias veces… pero le dieron el triunfo a ella”, recordaba Delgado, que lejos de desanimarse por el resultado de aquel combate aprendió la lección y ha redoblado su esfuerzo.

Más noticias
Nauzet desafía al imperio de Siam

“Hay que seguir intentándolo y en eso estamos porque quiero ir el año que viene, quiero volver y dar guerra, ir con más experiencia y con más ganas, pero para eso me tengo que ganar la plaza”. Y hoy comienza esa batalla particular que debe desembocar en un oro que le permita poder estar en Tailandia en 2018.

TE PUEDE INTERESAR