cd tenerife

Mucho Malbasic para tan poco Nástic de Tarragona

SERGIO MÉNDEZ SERGIO MÉNDEZ SERGIO MÉNDEZ SERGIO MÉNDEZ SERGIO MÉNDEZ
<
>
SERGIO MÉNDEZ

El CD Tenerife sigue imbatido en su feudo. Ayer los de José Luis Martí lograron un cómodo y merecido triunfo frente a un pobre Nástic de Tarragona que pudo haber encajado un buen número de goles si su portero, Bernabék no lo hubiese evitado con sus numerosas intervenciones. Pero nada se le resiste a Malbasic, que ayer sumó a su cuenta dos goles más que lo convierten en pichichi del equipo.

La primera mitad fue de incontestable dominio local. El equipo de José Luis Martí se cansó de llegar a la portería de Bernabé, quien sufrió un verdadero acoso y derribo durante los primeros 45. Una y otra vez, así toda la primera mitad. Los atacantes blanquiazules no se cansaron de progresar y llegar hasta los dominios tarraconenses. El cuadro visitante, por su parte, solo pudo aguantar el chaparrón de llegadas y escapó como pudo de no llevarse un buen saco de goles a la caseta al descanso.

Las ocasiones tinerfeñistas fueron numerosas, tanto que resulta increíble que los pupilos de Martí no llegaran a la caseta con una ventaja muy cómoda.

Juan Carlos comenzó a hostigar la portería del Nástic con un disparo ajustado que atrapó Bernabé. Eso pasó en el minuto 13. Antes de eso, el Tenerife había dado muestras de ser un equipo dominador y que buscaba la portería rival con empeño. De hecho, lanzó cuatro saques de esquina en apenas un cuarto de hora.

En el 16, Malbasic, muy activo durante la primera parte, hizo un recorte en la frontal y chutó para que la pelota se marchase rozando el lateral de la red.

Más noticias
El Tenerife abusa del Alcorcón

Volvió a estar cerca de anotar el atacante balcánico, pero su compañero Casadesús, relevo en el día de ayer del lesionado Samuele Longo, le tapó el disparo.

También lo intentó el Tenerife por las bandas. Iñaki también fue uno de los protagonistas de la primera parte con sus internada por el carril izquierdo. En una de estas, el lateral, relevo del lesionado Camille, le sirve un balón a Casadesús que acaba fuera por poco.

En el minuto 33 llegó una de las grandes ocasiones de la primera parte. Enorme pase en profundidad de Aitor Sanz para Malbasic, quien en el mano a mano con Bernabé, no pudo superarlo.

Corrió la misma suerte Casadesús en el 41 . Juan Carlos intentó sorprender rápido en una falta, pero volvió a salvar a su equipo el portero del cuadro catalán.

La segunda parte comenzó con desgana. Tardó en activarse el Tenerife, por lo que Martí hizo una variante para darle algo de vidilla a su ataque. Retiró a Tyronne, que sigue abusando de las filigranas, y entró Montañés.

Causal o no, a partir de este momento, el cuadro chicharrero empezó a carburar mejor. De hecho, poco tiempo después, el equipo se adelanta tras un claro penalti que comete Bernabé.

Resultó curioso como se adelantaron los locales, que lo habían intentado de todas las maneras posibles. Bernabé se había lesionado y había pedido el cambio. Cuando su sustituto estaba a punto de salta al terreno de juego, una indecisión defensiva y un balón comprometido hacia el portero, lo caza Casadesús. El meta no tuvo más remedio que cometer un claro derribo. Lo lanzó Malbasic muy centrado, pero Perales no pudo evitar lo inevitable.

Más noticias
El Nástic, un oasis dentro del fútbol catalán

El balcánico volvió a marcar en el 72 de juego. Esta vez tras buen robo en el medio y un preciso centro desde la línea de fondo de Aitor Sanz, que permitió al delantero marcar a placer.

Dani evitó en el minuto 79 que el Nástic se acercara en el marcador, al detener sendos disparos de Tete y Uche. Eso fue lo más destacado en ataque en todo el partido del club catalán, un equipo superado con creces por un Tenerife indomable en casa.

TE PUEDE INTERESAR