Sobre el volcán

Del enjambre sísmico al avispero del Fdcan

La Palma ha registrado una serie de pequeños temblores bajo el volcán Cumbre Vieja, que una teoría científica, ampliamente divulgada, sitúa como una amenaza para Estados Unidos superior a Corea del Norte e Irán juntos. Donald Trump no debe haber caído aún en la cuenta de lo que supone la Isla Bonita para la seguridad del país que preside. En cuanto sus asesores y servicios de inteligencia le hablen de este volcán, mandará construir un muro más grande que el de México en pleno Atlántico, antes de que los almendrados y marquesotes de Fuencaliente entren por las ventanas de California a lomos de un gigante tsunami por el deslizamiento del edificio volcánico Cumbre Vieja, que es la cordillera más joven.

Este enjambre sísmico ha estado precedido de una avispero político en el Cabildo de La Palma por la gestión que está haciendo el Gobierno insular del Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan), de la que solo falta por quejarse el cura de Mazo, es un decir. Empresarios, alcaldes y partidos políticos no entienden el colapso que sufre esta inversión. Fernando Clavijo convocó el sábado una cumbre de Coalición Canaria en La Palma, partido que gobierna el Cabildo en pacto con los socialistas, por la preocupación del Gobierno ante la parálisis que sufre La Palma con este paquete de inversiones. A estas alturas es difícil que el Fdcan provoque una erupción en el pacto entre PSOE y CC en La Palma, pero sí está originando fallas y sacudidas, y no telúricas precisamente.

Más noticias
Empezando siempre de nuevo
TE PUEDE INTERESAR