Iniciativa

La Isla se lanza a buscar a los ‘nuevos Manolo Blahnik’

La Palma no debería necesitar tarjeta de visita en el mundo de la moda. Nombras Manolo Blahnik e inmediatamente, hasta los menos versados en este universo, pueden reconocer que la Isla es capaz de parir a uno de los diseñadores con más prestigio del mundo. Y si ya lo hizo una vez, ¿por qué no puede volver a poner en órbita a nuevos creativos en este universo tan complejo y competitivo?

El talento es irrepetible y lo que ha llevado a Blahnik a confeccionar los zapatos más deseados por las mujeres que pisan este planeta es un camino intransferible. Pero existen otras sendas para aventurarse en la moda y el Cabildo de La Palma lo que ha hecho ahora es crear una plataforma para que el talento de una serie de jóvenes creadores pueda arrancar con ciertas facilidades que otorga el respaldo de la Administración. Pero despegar no significa volar, el resto de la trayectoria ya escapa de la mano del calor de lo público.

Con este fin nace el sello Isla Bonita Moda, cuya puesta de largo se celebró esta semana en la Casa Salazar de Santa Cruz de La Palma y en el que ya se han integrado dos firmas palmeras: Diazar y Waleska Morín, ganadora esta última del concurso celebrado el pasado verano en la pasarela del Isla Bonita Love Festival.

El maestro de ceremonias y promotor de esta iniciativa, el consejero del Cabildo Jordi Pérez Camacho, destacó que “este proyecto ilusionante, apuesta por la difusión y promoción de la moda en la isla de La Palma”. En el acto estuvo acompañado por un grupo de diseñadores palmeros, empresarios del mundo de la moda y periodistas especializados.

El sello Isla Bonita Moda tiene detrás un comité de garantía, lo que certifica la calidad del producto que aspire a integrarse bajo esta marca, que comenzará su andadura fuera de la Isla con la presentación de los trabajos realizados por los dos diseñadores en la próxima cita de moda nupcial que se celebra en el Archipiélago: Gran Canaria Bridal Collection 2017, que tendrá lugar hoy ante cientos de clientes potenciales.

El consejero, responsable de las áreas de Desarrollo Económico y Empleo es consciente de la dificultad de abrir una rendija en un universo tan competitivo como es el de la moda. Para conseguir este objetivo, la apuesta va por la diferenciación, apoyada también en un rico acervo cultural insular, donde el trabajo artesanal ha distinguido a La Palma por la exquisitez, por ejemplo, de su trabajo con la seda o los bordados. “Queremos ser pequeños y únicos”, añadió Pérez Camacho.

En esta estrategia juega también un papel importante la Escuela de Arte Manolo Blahnik de Santa Cruz de La Palma, que puede ser el germen y la cantera de donde surjan nuevas promesas de la moda a través de la formación en el diseño. De hecho, en la presentación hubo una representación del equipo docente de un centro educativo, que solo por el nombre con la que fue rebautizado hace unos años, debe tener una clara implicación en fomentar el talento creativo de los jóvenes palmeros que ven en la moda un espacio en el que poder desarrollar su creatividad.

TE PUEDE INTERESAR