ESCÁNDALO POLÍTICO EN LA LAGUNA

El Pleno de La Laguna reprueba a Zebenzuí y remite el caso a la Fiscalía

Un centenar de vecinos volvieron a protestar por los textos machistas y vejatorios para la mujer enviados por WhatsApp por Zebenzuí González. Sergio Méndez
Un centenar de vecinos volvieron a protestar por los textos machistas y vejatorios para la mujer enviados por WhatsApp por Zebenzuí González. Sergio Méndez

Que se vaya Zebenzuí. La Laguna es un clamor unánime, por mucho que unos lo digan con brillantez, como la feminista Mari Bolaños (Colectivo Harimaguada), y otros con la boca pequeña, como Mónica Martín, incapaz de comprender que la credibilidad de su condena se diluye al mezclarla con sus diferencias políticas con otros grupos municipales. Ayer se ganó por ello un sonoro abucheo de los vecinos, que no fue a más ante la amenaza del alcalde, José Alberto Díaz, de ordenar el desalojo del salón plenario.

Aferrado a su acta de concejal 17 días después de saberse el contenido de sus wasaps machistas y vejatorios para la mujer, Zebenzuí no acudió al pleno de ayer, o al menos no se dejó ver, ya que corrió el rumor de que su coche estaba aparcado por una zona donde sí que eran harto visibles una veintena larga de motos de la Policía Local. Sea como fuere, ni se tuvo que recurrir a los guardias ni al voto de Zebenzuí. Lo uno, porque la protesta fue tan pacífica como razonable, y lo otro porque al equipo de gobierno no le hizo falta, dado el consenso entre los grupos, Cuando no fue así, hubo apoyo puntual de los ediles del PP.

La intervención de Mari Bolaños, portavoz del Colectivo Harimaguada (y, por ende, de la Plataforma de Acción Feminista Canaria), fue de lejos la mejor del pleno en lo que respecta al caso Zebenzuí. En el ejercicio de su derecho a la participación popular, Bolaños leyó un texto donde, en apenas tres folios, explicó cómo la violencia sexual quedó eclipsada desde que en 2004 se aprobó la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género.

Más noticias
El presidente del PSOE canario condena los comentarios de Zebenzuí pero escuchará su versión

Por qué es importante

“Si repasamos los titulares de los medios (…) podríamos concluir que no ha habido víctimas de violencia sexual, pareciera que las violaciones y agresiones sexuales han sido casos aislados, no ha existido acoso sexual en ningún centro de trabajo, ni en la calle, ni en ningún espacio público”, rezaba el lúcido argumento de Bolaños, que pasó de lo abstracto a lo concreto al recordar que “hay diferentes manifestaciones de la violencia sexual, entre las que nos encontramos aquellas que no implican contacto corporal. Nos referimos al control del móvil, al wasaps, palabras, proposiciones sexuales indeseadas, insultos sexistas (…) ‘Pequeños’ gestos que configuran actitudes y comportamientos que contribuyen a perpetuar la desigualdad, germen de la violencia machista”. La feminista (a la que el portavoz del PP Antonio Alarcó le dijo que suscribía sus palabras de principio a fin) recordó la metedura de pata del presidente regional, Fernando Clavijo (definió hace dos meses la violencia machista como “un problema de personas individuales”) y llamó a la lucha contra los “micromachismos”. Tras exigir que Zebenzuí no permanezca “ni un minuto más en el cargo de concejal”, Bolaños remató así su alocución: “Tolerancia cero con la violencia sexista porque, recuerden, el machismo mata”.

Mientras la feminista hablaba, la primera teniente de alcalde, Mónica Martín, eludía mirar a Bolaños y perpetuaba en su rostro ese semblante contrariado que le acompaña desde hace un par de semanas. Insistió Martín, como lo hizo Antonio Pérez Godiño (CC), en que han condenado los wasaps desde el primer momento, y que nada más podía hacer el PSOE más allá de suspenderle de militancia y abrirle expediente.

Más noticias
Santiago Pérez presagiaba que Zebenzuí no abandonaría el cargo

Sin embargo, Rubens Ascanio (Unid@s se puede) recordó que en Tacoronte tardaron siete días en expulsar a cinco concejales socialistas que se negaron a mantener a CC en el poder. Cabe recordar que si Zebenzuí se va, su relevo es Silvia Maestre, afín a una moción de censura que sería factible al cambiar la precaria mayoría que mantiene el bastón de mando en las manos de José Alberto Díaz.

La otra interviniente fue Carmen Julia Pérez (XTF-NC), quien mostró su “profundo malestar” por el comportamiento de Zebenzuí. También lamentó que haya concejales que se mantengan en silencio o intentado atenuar comentarios “misóginos, machistas y vulgares”.

Finalmente, todos los concejales (menos el ausente Zebenzuí) votaron su reprobación y la remisión a la Fiscalía del caso. El escándalo se mantiene vivo con la negativa del concejal del PSOE a irse.

“Hasta que no venga o se vaya, vendremos a todos los plenos”, replican las feministas. En la memoria resuenan las proclamas provenientes desde donde ayer estaba el centenar de vecinos que acudió al pleno: “Fuera el machismo de las instituciones”, “No está, no se ve al niño Zebenzuí”, “Vamos a pasar lista, ¿dónde está el niño Zebenzuí?”. Y así…

TE PUEDE INTERESAR