superconfidencial

Qué arrepentido estoy

Hace algunos años, siendo alcalde del Puerto de la Cruz Marcos Brito, y sobre todo siendo concejala de Cultura mi buena amiga Verónica Rodríguez, cedí al municipio buena parte de mi biblioteca. Estoy arrepentido. Me prometieron que esos libros, adquiridos con mucho esfuerzo durante años, iban a ir a parar a la nueva Biblioteca Pública Municipal, por la que tanto luché desde los medios de comunicación. Menos mal que no se me ocurrió ceder la colección de mi padre y la de mi abuelo, de mucho mayor valor sentimental para mí, porque los libros de los cuales me desprendí, incluida la colección completa de Canarias Confidencial, la única que existe, están hoy tirados en una dependencia del colegio de los Agustinos, llenos de mierda, inclasificados, al alcance de personas que se los pueden llevar a sus casas o destruirlos, quemarlos o triturarlos. Y de la acción de los ratones. Se lo he comentado al alcalde, Lope Afonso, y no me ha hecho ni puto caso. Ya ni se pone al teléfono. Los libros de mi colección, docenas y docenas de cajas, ahora desarmadas y rotas, han sido botados de mala manera en esa dependencia, en la que nadie manda y a la que mucha gente puede acceder, no para leer e ilustrarse, sino para mamarse los libros que quieran. La colección del boletín confidencial citado es una joya. En él han participado destacados periodistas tinerfeños, es la única que se conserva, la cedí de palabra al Ayuntamiento, la fueron a buscar en un camión de obras y nunca más se supo de ella. Se trata de un cuarto de siglo, o más, de la historia de Canarias. En esos tomos se han publicado encuestas y documentos importantes de la historia política de nuestras islas, desde la Transición. Y los dirigentes de este pueblo, que a veces parece vikingo y destructivo, la han abandonado a su suerte. Así se hace cultura en mi pueblo.

TE PUEDE INTERESAR