Economía

¿Quién se cuelga la medalla de rebajar los billetes de avión?

Canarias tendrá que elevar una propuesta conjunta y firme si quiere sentarse a negociar con el Ministerio de Fomento la rebaja de los precios de los billetes. Sergio Méndez
Canarias tendrá que elevar una propuesta conjunta y firme si quiere sentarse a negociar con el Ministerio de Fomento la rebaja de los precios de los billetes. Sergio Méndez

El abaratamiento de los vuelos Canarias-Península se ha convertido en una auténtica carrera de fondo para ver quién se lleva el gato al agua. Partiendo de la base del inestable escenario político actual, parece que está resultando imposible que todas las fuerzas políticas representadas en el Parlamento canario se pongan de acuerdo sobre la fórmula que presentarán al Gobierno de España para conseguir este objetivo. Unos están por la declaración de obligación de servicio público (OSP), otros por la bonificación de la tasa al pasajero, y otros por aumentar la ayuda del 50% al 75%, como ha ocurrido recientemente con los vuelos interinsulares.

El vicepresidente del Gobierno canario y consejero de Transportes, Pablo Rodríguez, ha encargado un informe en el que plasma los diferentes métodos para reducir los precios con sus pros y sus contras. Un informe que, según denunció la portavoz del PP en el Parlamento Canario, María Australia Navarro, no se ha hecho entre todos los grupos. “Lo más idóneo”, explicó, “es que, en lugar de ponerse a discutir para ver quién se lleva la medalla, el Gobierno hubiera hecho una comunicación de la que hubiera salido una propuesta de resolución con la que podríamos ir a negociar al Estado”. Ahora, declaró Navarro, “es una vergüenza, porque están viendo que no nos ponemos de acuerdo. No es serio”. Por ello, indicó que si el Gobierno canario en los próximos días no hace una comunicación en el Parlamento, “el PP le hará un requerimiento para elaborar un documento conjunto con el que poder sentarnos en el Ministerio de Fomento a negociar”.

Todo este ataque de celos del Gobierno canario con Nueva Canarias (NC) comenzó a principios de verano, cuando NC consiguió arrancarle al Estado un aumento en la subvención (del 50% al 75%) para los residentes canarios en los vuelos interinsulares. Gracias a los números en el Congreso de los Diputados y a la necesidad del PP de contar con el apoyo del diputado Pedro Quevedo para aprobar los Presupuestos Generales del Estado, los canarios conseguimos volar entre islas más barato. Una vez obtenidos tan buenos resultados, el siguiente paso era abaratar los vuelos Canarias-Península. Sin embargo, a esta carrera se quiso apuntar el Gobierno, que en la anterior se vio descolgado. “Así que lo que nos espera en los próximos meses es un cruce de acusaciones que en nada ayudarán a la negociación con el Estado”, asegura María Australia Navarro.

Las fórmulas

Pero, ¿dónde están las diferencias? En la fórmula empleada para abaratar los precios de los billetes. Una de ellas, la que apoya el Gobierno canario, es la de bonificar directamente a los residentes en el Archipiélago a través de las tasas que cobra AENA por cada pasajero. Para el consejero de Transportes, la opción de bonificar esa tasa que, como mínimo, podría rebajar entre el 11 y el 12 % el precio de los pasajes, “es realmente la que más garantías da”, ya que sus costes “tienen un peso específico muy grande” en el conjunto de los distintos conceptos que se incluyen en los precios que finalmente se cobran al pasajero y su abaratamiento fomenta además la competencia. Dichas tasas suponen de media el 44% del importe de los pasajes, llegando al 64% en el caso de las compañías que ofertan las tarifas más baratas del mercado.

Otra vía es la de incrementar la subvención del 50 al 75%, pero, según el informe encargado por el Gobierno para analizar las distintas fórmulas, esta no aseguraría que las tarifas bajaran en la misma proporción, porque las líneas aéreas podrían cambiarlas, mermando así el beneficio de los usuarios.

Y la tercera es la de declarar los trayectos Canarias-Península de obligación de servicio público, la opción que defiende NC. Según el estudio del Ejecutivo canario, este método no rebajará el precio del billete, puesto que al estudiar las 167 rutas que están catalogadas como tales en toda la Unión Europea se ha comprobado que en ellas “las tarifas no suelen ser más bajas”, a pesar de que tengan fijados precios de referencia que obligan a las aerolíneas.

De hecho, el informe señala que el establecimiento de la OSP puede ser contraproducente, porque “lo que suele originar es que las tarifas estén por encima de las de un mercado no intervenido”, entre otras cosas, porque provoca a menudo una reducción de la competencia entre empresas.

En cambio, Román Rodríguez (NC) insiste en que este método se basa en la propuesta apoyada por el Parlamento de Canarias “por unanimidad” e incluida en la reforma de la ley de los aspectos económicos del Régimen Económico y Fiscal (REF). Además, el líder nacionalista rechazó que este modelo reduzca la competencia, ya que se trata de un método en vigor en las conexiones entre las islas que “ha permitido la entrada de la competencia y el incremento de usuarios, al elevarse además la bonificación a los residentes del 50% al 75%”.

Por el momento, el resto de los grupos parlamentarios no han entrado en esta guerra y piden unidad de acción.

TE PUEDE INTERESAR