cb canarias

Un triunfo que vale el liderato

El Iberostar Tenerife arrancó de la mejor manera posible la temporada 2017-2018 en Liga Endesa. Los aurinegros se impusieron por 65-81 al San Pablo Burgos en el estreno del club castellano en la élite del baloncesto español y no dio opción alguna a la sorpresa, consiguiendo, además, hacerse con el liderato de la competición por la diferencia de puntos a favor.

Excepto en los primeros compases del compromiso, los aurinegros dominaron de principio a fin a un rival que se mostró muy superado, sobre todo en la batalla del juego interior. La defensa canarista volvió a brillar a un gran nivel, algo prácticamente le asegura el triunfo cada vez que sucede.

Nenad Markovic no ha querido cambiar demasiados aspectos tácticos respecto al pasado año y parece haber acertado. El Iberostar Tenerife de ayer se asemejó mucho al del curso anterior, más que el que ganó a Guaros de Lara la Copa Intercontinental, quizás renunciando menos a la velocidad y a la posibilidad de realizar tiros rápidos si la situación de ataque lo permite. El modelo funciona, por eso no se toca, es la sencillez llevada al poder.

Con un Coliseum Burgos lleno, con tifo en las gradas e interpretación del himno de la ciudad en directo, justo antes del arranque del partido, lo normal es que el San Pablo saliera a meter presión a los visitantes. El tinerfeño Álex López dio la cara, anotando cinco puntos en el primer cuarto, apoyándose bien en Deon Thompson. El pívot estadounidense asumía responsabilidades una y otra vez hasta el 14-9, pero, a partir de ese momento, el guión cambió.

Mike Tobey, bien en defensa pero algo flojo en ataque, le dejó su lugar a Fran Vázquez y el gallego secó a Thompson. Sin sus puntos, Burgos trató de buscar a Deividas Gailius, que amenazó desde el interior, pero la batalla se iba a ganar en la pintura y ahí no había color.

Más noticias
El CB Canarias, de morado por La Laguna

El Iberostar acabó el primer cuarto por delante en el marcador (16-19), Fran Vázquez valorando 10 créditos y la sensación de que los aurinegros eran muy superiores a su rival avanzaba a la misma velocidad que el duelo.

Markovic siguió moviendo su banquillo y la plantilla visitante mostró su poderío. Hasta diez jugadores, todos los usados hasta el descanso, lograron anotar al menos un punto y uno de los que apareció a su manera fue Tim Abromaitis. Un triple del estadounidense puso por primera vez 10 puntos arriba a los suyos 20-31, dejando sin respuesta a San Pablo Burgos.

En lo puntuativo, el partido tenía que romperse de un momento a otro, pero, por sensaciones, eso ya había sucedido

TE PUEDE INTERESAR