IBEROSTAR TENERIFE

Vidorreta y yo

Durante los últimos días varios amigos y compañeros me han preguntado por la relación personal que tuve con Txus Vidorreta mientras dirigió al Canarias. Se supone que no es bueno escribir de nosotros mismos, pero, ante la sensación de que pudiera parecer que la misma fue mala, quizás es bueno aclararlo: fue, sencillamente, correcta. Como en todas las relaciones humanas, el feeling, esa capacidad para conectar con alguien, es fundamental. Allana el camino, te dispone al buen humor y demás y eso faltó a la hora de relacionarnos de manera profesional. Vidorreta es un entrenador excepcional, él lo sabe y nunca lo oculta- incluso lo saca a relucir en numerosas ocasiones- , e imagino que la primera vez que escribí que no me había gustado que se quejara tanto de los árbitros no le agradaría, pero jamás me dijo nada. Tanto es así, que en una ocasión fui yo quién se equivocó con él en un titular y, aunque sé que no le pareció apropiado, nunca me lo hizo saber; lo respetó. Vidorreta vive al 100% su trabajo de entrenador y defiende de la misma manera al club en el que milita, con sus cosas buenas y sus cosas malas. Seguramente exige mucho apoyo y el año pasado esperó más reconocimiento por lo logrado, pero siempre que pudimos hablar de ello fue desde el respeto absoluto. Además, me regaló una de las mejores entrevistas que he podido firmar, porque habló de todo con plena libertad y fue muy generoso. No hubo feeling, pero hubo un respeto máximo del que estoy agradecido, pese a que ayer no pudimos coincidir.

TE PUEDE INTERESAR