Sociedad

“En Canarias está la comunidad palestina más antigua de Europa”

Marwan Burini, consejero de la misión diplomática de Palestina en España. Fran Pallero
Marwan Burini, consejero de la misión diplomática
de Palestina en España. Fran Pallero

Este es un año importante para el calendario nacional palestino, ya que se conmemoran los 50 años de ocupación de Cisjordania, Gaza y Jerusalén Este. Además, también se cumplen 100 años de la Declaración Balfour, por la que Reino Unido “prometió nuestra tierra palestina a los judíos europeos, una injusticia cuyas consecuencias estamos pagando hoy”, y 70 de la Resolución 181 de las Naciones Unidas, “en la que se da la mitad de Palestina a los judíos que estaban siendo perseguidos en el continente europeo”. Así lo relata Marwan Burini, consejero de la misión diplomática de Palestina en España, que, el pasado viernes, ofreció una conferencia en La Laguna, organizada por el Grupo Municipal Unid@s se puede, en conmemoración del Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino, que se celebra el 29 de noviembre.

-¿Cómo está en estos momentos la situación política y social en Palestina?

“Es como hace 10, 20 o 30 años, estamos bajo ocupación militar por parte de Israel, y nuestro pueblo sufre las consecuencias de la ocupación de distintas maneras en el día a día: sufre la presencia de los soldados, de los militares israelíes, de los asentamientos que van construyendo sobre nuestra tierra, de un muro de apartheid que han construido dentro de nuestra tierra, de la privación del derecho al movimiento de los palestinos… Es una situación complicada para el pueblo palestino. Los que están en Cisjordania y los de la franja de Gaza, donde viven dos millones de personas, y que también sufre un bloqueo que dura ya 10 años, inhumano”.

-¿Considera que quizás el conflicto palestino ha perdido visibilidad en los últimos años a raíz de que han surgido otras disputas cerca de la región?

“Efectivamente. La causa palestina siempre ha sido prioridad en la agenda política del mundo árabe, pero desde hace cinco años, al surgir las revueltas en esa zona, ha ido pasado a segundo y tercer plano. Nuestro trabajo como políticos diplomáticos palestinos es dar siempre visibilidad al tema palestino y ponerlo en la prioridad política; y lo logramos, sobre todo en países amigos, como España y otros, ya que es una causa justa y se sabe que allí hay una injusticia por culpa de la ocupación”.

-Que haya pasado a un segundo plano del panorama político internacional, ¿ha supuesto un empeoramiento de la situación?

“Hay un retroceso político y económico, pero todo es por culpa de la ocupación, no porque haya otros conflictos en la región, siempre los ha habido. Lamentablemente, hay un apoyo incondicional por parte de Estados Unidos y de algunos países europeos al Estado ocupante, Israel, y eso le da la ventaja para ampliar los asentamientos ilegales, para colonizar más territorio, asesinar a palestinos y destruir su vida social y económica”.

-El conflicto de Israel y Palestina es un viejo asunto pendiente de la ONU. ¿Habrá algún tipo de solución satisfactoria para los intereses palestinos a medio plazo?

“La solución que hemos aceptado, y que aceptó la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), que es nuestro legítimo representante, es la creación de dos Estados, y es por la que aboga todo el mundo, incluso la Unión Europea (UE). Hemos aceptado el establecimiento de un Estado palestino en el 22% de la Palestina histórica, esto significa que el 78% restante sería el Estado de Israel. Pero Israel ni siquiera acepta esta solución y está poniendo impedimentos a diario. Menos que esto, no podemos aceptarlo. Nuestro pueblo no puede aceptar menos, queremos un Estado en estos territorios y una solución justa basada en el derecho internacional y en las resoluciones de las Naciones Unidas a la cuestión de los refugiados. Nosotros somos un pueblo de 11 millones de personas, de los que más de la mitad, 6 millones de palestinos, son refugiados, nacen y mueren siendo refugiados, y queremos que acabe esta injusticia. Queremos que estas personas puedan vivir en sus casas y sus tierras y que sean indemnizados por el sufrimiento que han sufrido durante 70 años”.

-Si Israel no acepta esa solución, ¿cómo se puede alcanzar entonces un acuerdo?

“Pues seguiremos así. Nosotros más concesiones no podemos hacer, incluso hay palestinos que están en contra de esta solución que ha aceptado la OLP, un Estado palestino en las fronteras de 1977. Lo que no es justo es que Israel se quede con el 78% de la Palestina histórica y, encima, quiera quedarse con más territorio de este 22%. Hoy en día, de este 22% nosotros solo tenemos el control sobre la mitad, sobre el 10%-11%, o sea, están ocupando lo que llaman la zona C dentro de Cisjordania y nos impiden realizar una economía y un Estado soberano. Estamos esperando una propuesta de Estados Unidos. El presidente Trump ha prometido que antes de fin de año daría una iniciativa de paz y Palestina está esperando. Tenemos casi la certeza de que están haciendo todos los esfuerzos posibles, pero, lamentablemente, EE.UU. no es un país neutral en este conflicto, apoya incondicionalmente a Israel y seguramente la solución que van a poner va a beneficiar más a Israel que a Palestina, y entonces será cuando nosotros contestemos a esta iniciativa”.

-Hablando de EE.UU., ¿la llegada de un presidente con un perfil como el de Donald Trump complica aún más la solución?

“A Donald Trump lo han elegido los norteamericanos, no nosotros, y fue elegido democráticamente. Hasta ahora está haciendo esfuerzos, pero lamentamos que las tres persona que ha puesto de intermediarios sean, muchas veces, más radicales que los propios israelíes. Pero su iniciativa aún no ha salido a luz y vamos a esperar a que salga para juzgarla y decidir”.

-Tanto Israel como EE.UU. han amenazado al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, con que dejarán de reconocer a su Ejecutivo si pactan un Gobierno de unidad con Hamás. ¿Es posible la reconciliación palestina, con el entendimiento entre Fatah y Hamás?

“Es posible y ya está en marcha. El mes pasado se firmó un acuerdo en El Cairo bajo patrocinio de Egipto, y está en marcha la Autoridad Nacional Palestina, que, igual que controla Cisjordania, va a controlar también la franja de Gaza, y eso es algo positivo. Los palestinos no podemos seguir bajo ocupación y, a la vez, divididos. Esta página negra de la división esperamos que haya terminado y que haya unidad y reconciliación con nuestros hermanos y paisanos de Hamás, porque son parte del tejido social y político palestino, aunque piensen de otra manera y tengan un proyecto político visto desde otra perspectiva. La OLP es la que decide, negocia y toma decisiones, no una facción como Hamás o Fatah”.

-Pero no es la primera vez que se ha intentado un pacto de reconciliación y nunca termina de funcionar…

“Ha habido intentos, por parte de Egipto, de Arabia Saudí, de Catar y otros países… pero parece que esta vez hay empeño y buena voluntad. Por parte de Hamás han aceptado el acuerdo, que fue firmado en 2011 y sobre el que a los pocos días se echaron para atrás, pero esta vez han aceptado entregar los puestos fronterizos a la Autoridad Nacional Palestina. Parece que va por buen camino y confiamos en que siga así. Y esperamos que Israel no ponga ningún impedimento para que esta reconciliación se haga realidad, porque el único que se beneficia de esta situación es Israel, no los palestinos. A nosotros no nos interesa estar separados, hay familias con una parte en Gaza y otra en Cisjordania que llevan 10 años sin verse. Tenemos palestinos residentes en Europa que llevan 10 años sin poder ver a sus familiares en Palestina, en Gaza, y es una situación humana, política, social y económica muy complicada”.

-A este respecto, la situación en Gaza es bastante preocupante…

“Hay informes de la Naciones Unidas, y de muchas agencias, que dicen que en 2020 será una zona donde será imposible vivir por las condiciones del agua, de la contaminación, con una tasa de paro del 47%… Y todo es por el bloqueo que sufre la franja de Gaza por parte de Israel. Esperemos que con esta reconciliación tendamos puentes y se vaya solucionando este conflicto”.

-¿La reconciliación entre palestinos puede mejorar la situación con Israel?

“Sí, porque muchas veces Israel se excusaba para no negociar con Palestina en que los palestinos estaban divididos y no sabía con qué parte negociar. Ahora ya estamos unidos y reconciliados y solo hay un liderazgo palestino, que es el que dirige Mahmud Abbas. El presidente palestino tendrá, de hecho, una visita de Estado a España el próximo 20 de noviembre, invitado por su majestad el rey, donde se va a hablar de la reconciliación y todos estos temas”.

-Usted ha sido representantes de la comunidad hispano-palestina durante mucho tiempo. ¿Qué papel ha representado España en este conflicto?

“En España se hizo la Conferencia de Madrid, de 1991, que fue el inicio de estas negociaciones directas entre Palestina e Israel. En España podemos decir que se ha puesto la primera piedra en construir este puente de entendimiento para solucionar el conflicto. Lamentablemente, llevamos 26 años en los que no se ha conseguido el objetivo. España es un país esencial para la política palestina y árabe en general, España goza de un respeto y una simpatía que muchos países europeos no tienen, y España puede tener un papel importante en crear un puente de entendimiento entre las dos partes, porque goza de buenas relaciones tanto con Palestina como con Israel. Además, España también contribuye en proyectos de cooperación en Palestina”.

-¿Diría que Canarias es de las comunidades donde encuentran más concienciación acerca del conflicto?

“Nosotros nos movemos por toda la geografía española y vemos concienciación por parte de toda la sociedad, vayamos por donde vayamos. Canarias tiene una peculiaridad que no la tienen ningún sitio en España, que es que en Canarias está la comunidad palestina más antigua de Europa, llevan aquí un poco más de 100 años. Son aquellos palestinos que durante el mandato otomano emigraban hacia América Latina y, a principios del siglo pasado, algunas familias se establecieron en Tenerife y Gran Canaria. Es una comunidad muy integrada en la sociedad, se sienten igual de canarios que de palestinos y tienen formados colectivos y asociaciones”.

TE PUEDE INTERESAR