TERCER GRADO

“El centro de gravedad económica de la Isla se está desplazando al Sur”

José Carlos Francisco, presidente de la CEOE-Tenerife. Sergio Méndez
José Carlos Francisco, presidente de
la CEOE-Tenerife. Sergio Méndez

Tiene fama de gurú de la economía canaria, y por esos sus opiniones nunca pasan desapercibidas. José Carlos Francisco, presidente de la CEOE-Tenerife y de su consultora Corporación 5, se somete esta semana al TERCER GRADO, una macroentrevista -de la que hoy ofrecemos la primera entrega- en la que 12 miembros de la redacción de DIARIO DE AVISOS le interrogan. Sus reflexiones son metódicas, no se anda con ambages. Y habla en calidad de economista y dirigente empresarial, pero también de ciudadano. Y como muestra, varios botones: opina que en Canarias podrá haber una subida de salarios importante, por sectores, dentro de dos años, pero primero hay que crear otros 70.000 puestos de trabajo; tacha de “mentira” que en el Archipiélago el 44,6% de los canarios estén en situación de pobreza y exclusión o riesgo de estarlo, aunque admite que sí puede haber el 20% de pobreza, y cree que para estas islas ya “sería un éxito” situarse en la media de renta per cápita de España y cerca de la europea, niveles de los que se ha alejado. También sostiene, discrepando del alcalde de la capital tinerfeña, que sí es un grave problema la suspensión del Plan General, pues “Santa Cruz es una ciudad del siglo pasado desde el punto de vista económico”, mientras el polo de la economía insular gira hacia el sur de la Isla. Descree Francisco del tren como solución a la movilidad en Tenerife, por su coste y su impacto ambiental, y pide soluciones más realistas a corto plazo, como la ampliación de carriles y el transporte en guagua. Y sobre su otra pasión, el fútbol -fue consejero del CD Tenerife-, confiesa que no le tienta ser en un futuro presidente del representativo, pues no tiene tiempo para ese “bonito” puesto.

-Estamos en un contexto convulso políticamente por el conflicto con Cataluña, que también influye en la economía. ¿Cómo contempla este asunto?

“Parece un asunto complicado en la medida en que la sociedad catalana está fracturada en dos partes. Este problema independentista continuará durante bastantes años. Sin embargo, no veo un final de una Cataluña independiente porque no le interesa a nadie: a los catalanes no les interesa, pero ellos no lo saben, o saben que les viene muy mal económicamente, pero ponen por encima el principio emocional de ser independientes que el del bienestar. Cataluña tiene un superávit comercial con el resto de España de más de 17.000 millones de euros por año, y con el resto del mundo tiene un déficit de 16.000. Pero creo que esto no acabará en independencia, porque Cataluña no es una región cualquiera, pues es nuestro paso con Francia para el transporte de mercancías, personas y electricidad, y la independencia nos crearía un problema al resto de España de dimensiones siderales. Y también lo creo porque esto contradiría el proyecto europeo. Y en todos lados cuecen habas: regiones independentistas en Alemania, Italia, Francia… y la UE sabe que si Cataluña se separa, en otros lados pretenderán lo mismo”.

-¿Cómo puede afectar a la economía canaria?

“A España le viene mal, el Gobierno ha dicho que 0,7 puntos del PIB, y a Cataluña como mínimo será el doble o el triple. Y Canarias se verá afectada como el resto de España”.

-Canarias sigue a la cola en salarios en España. ¿Es hora de subirlos, habrá que vincularlos a una mayor productividad?

“Lo primero es la diagnosis: Canarias normalmente está entre las tres comunidades con salario medio más bajo. Pero en salarios públicos estamos entre las más altas y en privado, entre las más bajas. Esa es una realidad. Decir que lo que hay que hacer es subir los salarios es un poco simplista, porque lo que pensamos en la CEOE es que antes de subirlos de manera importante (ahora suben casi el 2% por encima de la inflación en los últimos tres años), primero tenemos que seguir creando empleo. Si nos dejan, con este crecimiento, en dos años más habremos creado 100.000 empleos en tres años, y en ese momento es planteable reflexionar qué sectores y empresas pueden asumir un aumento salarial importante”.

-¿Y no se puede hacer aquí lo que en Baleares, donde la patronal hotelera y los sindicatos han firmado una subida salarial del 17% en cuatro años?

“Por poderlo hacer, sí, pero tendría consecuencias negativas en la creación de empleo y en la competitividad de las empresas… Sería un disparate ahora. Dentro de dos años, sí. Además, ya no puede haber subidas lineales, para todo el mundo el 5%, sino según qué sectores. Y la reforma laboral de 2010 recoge también no solo los convenios sectoriales, sino los de empresas”.

-Estas últimas semanas se ha conocido la llamada tasa Arope, según la cual el 44,6% de la población canaria está en riesgo de pobreza y exclusión social, a partir de cifras oficiales…

“¿Quién se cree eso? Es un disparate, eso no lo cree nadie con dos dedos de frente. La mitad de la gente no es pobre o está en riesgo de serlo. Absolutamente, no, eso es mentira”.

-La Red Europea EAPN de ONG que elaboran ese indicador se basa en varios parámetros, no solo en la renta, sino en la imposibilidad de hacer consumos habituales y la precariedad laboral familiar. No es pobreza en el sentido de país subdesarrollado…

“Ese concepto siempre ha estado sujeto a discusión en su medición. Yo no creo que casi la mitad de la gente sea pobre, en el sentido en que entendemos comúnmente ser pobre. Las mediciones de pobreza te llevan a que en Suiza hay un porcentaje muy alto de pobres, porque se confunde la pobreza con la distribución de la renta. Allí, con 2.500 euros se es pobre. El dato de pobreza debe estar en torno al 20%. Y eso ya sí puede ser”.

-Pero las ONG que reparten alimentos en Canarias, como Cruz Roja, han experimentado un incremento de demanda de ayuda en el último año y están desbordados…

“Yo no discuto que haya muchos casos de pobreza extrema, pero no el 44%. Y si Cruz Roja, de la que yo soy socio, dice que está aumentando el número de personas que atiende, estoy seguro de que es verdad. Pero eso no quiere decir que el 44% sea pobre, pues ese dato tan apabullante pierde credibilidad, sino que hay capas de pobreza muy importantes en Canarias, y por lo que sea en el ultimo año, pese a que crece la economía y un poco la renta per cápita, hay más atenciones a gente con problemas. Eso puede tener que ver con que la distribución del crecimiento económico no se está produciendo de manera homogénea, y que las capas bajas están sufriendo mucho y siguen sin resolver sus problemas. Eso sí”.

Más noticias
“La bonanza turística no durará siempre y hay que prepararse para una competencia brutal”

-Pero 937.000 canarios viven con menos de 685 euros al mes…

“En una familia de cuatro miembros, eso son 2.400 euros, incluyendo niños”.

José Carlos Francisco, presidente de la CEOE-Tenerife. Sergio Méndez
José Carlos Francisco, presidente de
la CEOE-Tenerife. Sergio Méndez

-¿Qué nos falta entonces para poder ser un paraíso donde haya buen nivel de vida general?

“Si uno mira afuera aprende mucho. ¿Cuántas islas están desarrolladas de manera importante en el mundo? Cuando te comparas con otras, te das cuenta de que somos unas islas con un nivel de desarrollo y progreso muy alto. El hecho insular en sí mismo es un hándicap para la actividad económica de tal magnitud que es muy difícil que nosotros pretendamos ser un paraíso en lo económico. Lo que sí me preocupa es que respecto a la media económica, nos hemos ido alejando cada vez más en la renta per cápita, y de tener el 99% de la renta media española hemos pasado al 84%. Nuestra aspiración es estar en los niveles medios españoles y cerca de los europeos; es posible conseguirlo y sería un éxito terrible”.

-¿Cuál es su diagnóstico de Santa Cruz? Una ciudad con muchos proyectos pendientes y Plan General suspendido…

“Es una ciudad que desde el año 2000 no tiene Plan General y no se pueden dar licencias para actividades económicas que necesiten suelo. Y es una ciudad que no ha hecho desde hace 17 años ninguno de los grandes proyectos estructurantes que valgan la pena; por una razón o por otra, no es que sea culpa del actual alcalde. Esta sigue siendo una ciudad del siglo pasado desde el punto de vista económico”.

-¿Le parece Santa Cruz la capital de la potencia turística europea que es Tenerife?

“Cada vez intentan enfocar más la ciudad hacia el turismo, pero no es una ciudad que tenga hoteles, porque además no puede dar licencias para construirlos. En el año 2000 Corporación 5 hizo el análisis socioeconómico para el avance del Plan General y explicábamos que el centro de gravedad económica de la Isla se estaba desplazando al Sur, y que Tenerife en el futuro se vería desde el Sur. El alcalde ha dicho que no pasa nada por la suspensión del Plan General, pero sí pasa”.

-¿Y qué puede significar para Santa Cruz la puesta en servicio del puerto de Granadilla?

“El proyecto inicial era mucho mayor que el que se ha podido realizar. Ahora es un puerto que no es sustitutivo del de Santa Cruz, sino complementario, y eso es bueno para Santa Cruz, aunque no para la Isla. A Santa Cruz no le pasará nada por eso, pues tiene una infracapacidad para la demanda que hay”.

-Con la suma del puerto de Granadilla y el de Santa Cruz, ¿Tenerife sí podrá ahora competir con el de Las Palmas?

“Yo creo que no. El puerto de Las Palmas es más competitivo, por metros de atraque, por movimientos de contenedores y también porque la plataforma continental de Gran Canaria permite hacer diques mucho más baratos que aquí, donde los fondos son más profundos”.

-El definitivo desmantelamiento de la refinería de Cepsa, desde el punto de vista económico, ¿será una tragedia para la capital o una oportunidad?”

“Como todo en la vida, se cierra una puerta y se abre otra. La refinería está cerrada desde el punto de vista del refino desde hace tiempo. Y no se puede cerrar y volver a abrir, y, además, la ciudad es que no quiere que se abra, con lo cual sus propietarios se han dado cuenta de que aquí no van a funcionar, y ahora es un distribuidor que usa sus tanques como depósito. Esto, para los que tienen memoria, es una gran pena, porque fue la primera refinería de España, y que en un territorio como el nuestro donde no hay industria cierre, pues me preocupa. Creaba 700 puestos de trabajo, con salarios altos”.

-¿Y la regasificadora tiene futuro, con las pegas que le ha puesto la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia?

“Lo que dijo Competencia es normal: el informe socioeconómico de justificación del proyecto lo hicieron hace tantos años que las cosas ya pueden haber cambiado, así que hay que hacer uno nuevo. Eso tiene lógica. Pienso que se hará y que la regasificadora es muy buena para nuestra economía”.

-¿Qué piensa cuando los políticos le dicen que los empresarios del Archipiélago tienen que contratar a más canarios?

“Si eres empresario, independientemente de tener sentimiento de canariedad, tu puro interés es contratar a un canario porque no necesita vivienda nueva, ni pagar dinero en traslados… Pero cuando no se hace es por falta de formación, de cualificación de los canarios, y en algún caso tal vez por un problema de actitud. Hay que atacar las razones por las que no se contrata a más canarios: enseñar más el manejo de las nuevas tecnologías, los idiomas, la actitud (en el mundo actual es muy difícil nacer y trabajar y morirse en un mismo pueblo y hay que estar dispuesto a la movilidad)”.

-Tenerife tiene un problema con la movilidad, los atascos, especialmente en la TF-5. ¿Es el tren la solución?

“Siempre he tenido serias dudas sobre el tren. Es una infraestructura muy costosa y desde el punto de vista ambiental crea una huella tremenda… Y para que más o menos se rentabilice se necesita un número importante de pasajeros, aunque el presidente del Cabildo me ha dicho alguna vez que han calculado que entre el Sur y Santa Cruz hay suficiente demanda. Otros te dicen que da igual que pierda dinero, porque el AVE también lo pierde en casi todas las rutas”.

Más noticias
“La bonanza turística no durará siempre y hay que prepararse para una competencia brutal”

-El coste de los trenes sería de más de 3.000 millones… ¿Habrá alguna vez tantos fondos?

“Creo que el tren es una solución tan lejana que cuando sea posible financieramente, los problemas de la movilidad serán ya otros; a lo mejor ya tenemos coches guiados y los costes han cambiado, nos hemos acostumbrado a compartir transporte”.

-¿Y cuáles son para usted la soluciones inmediatas?

“Hay medidas de infraestructuras, que llevan tiempo. La circunvalación sería buena, pero también terminar el anillo insular es fundamental, ampliar a tres carriles las autopistas en algunos tramos, con accesos más amplios y cómodos, y que las carreteras secundarias se mejoren para que sean más rápidas y descongestionar algo las principales. Y sé que se está trabajando en soluciones para más transporte público”.

-¿Qué soluciones ve con el transporte público?

“Ayudaría el que las guaguas tuvieran más frecuencia, y que en Santa Cruz hubiera guaguas pequeñas y no unas grandes que paran el tráfico porque no caben. Hace unos días una persona que trabaja en Los Cristianos me contó algo curioso: me dijo que compra billetes en Fred Olsen para ir al Sur, como si fuera a La Gomera, porque, con el descuento del 75% del billete de barco le es más barato ir en la guagua de esa naviera que con la de Titsa. A lo mejor tendríamos que hacer una apuesta para dedicarle mucho más dinero al transporte público por carretera, para aliviar el tráfico. Eso son soluciones más realistas a corto plazo”.

-Usted fue consejero de Sanidad del Gobierno canario. ¿Qué le parecen esos proyectos eternizados de los hospitales del Norte y el Sur de Tenerife?

“En su momento, en 1999, mi idea no eran hospitales comarcales, sino una gran ciudad sanitaria en Hoya Fría, con la que dejábamos de gastar dinero en renovar los hospitales antiguos y hacíamos nuevos, así como nuevas facultades, pequeños hoteles para las familias de los pacientes, consultas médicas…”.

-¿Le parece un error apostar por los hospitales comarcales?

“Mi idea era que en el Sur lo que no era razonable es que quienes allí residen no tuvieran un buen centro de especialidades para hacerse pruebas o un tratamiento ambulatorio, y no tener que venir a Santa Cruz siempre; y que para operaciones programadas, no veía tan claro la necesidad del hospital comarcal, pues lo importante para la gente es que la atiendan los mejores médicos, enfermeros y equipamientos, y eso no importa que esté a 50 o 70 kilómetros de tu casa en una intervención quirúrgica prevista. Pero tampoco critico lo que se ha hecho. Eso sí, va todo muy lento. Aquí cualquier proyecto nos hace viejos para verlo realizado”.

-¿Pero comparte usted esa idea de que en Gran Canaria la gente se manifiesta y se une para hacer grandes obras públicas y en Tenerife es al revés?

“No. También en Gran Canaria cuecen habas. Es verdad que a veces ellos son capaces de ponerse de acuerdo para defender algún tema juntos, pero también tienes a los antis todo y a los mías (mediocres inoperantes activos), que es un síndrome psiquiátrico. Creo que esa sensación con Gran Canaria viene por el convenio de Carreteras con el Estado, en 1986, cuando se puso el mismo dinero para las dos islas capitalinas, pero en Tenerife no había proyecto y se discutían por dónde debían ir, y en Gran Canaria sí tenían los proyectos y se adjudica ron las obras, que se hicieron, y en esta otra isla no”.

-¿Qué obras públicas son las fundamentales en Tenerife?

“La segunda pista del aeropuerto del Sur, pero también una nueva terminal. Asimismo, resolver los problemas de movilidad en la TF-5 y entre San Isidro y Las Américas, entre otras”.

-¿Qué balance hace del Gobierno canario en minoría?

“Bueno. El pacto de CC con el PSOE parecía estable, y cuando se quedó CC en minoría se aventuraba muy complicado, pero se ha mantenido una estabilidad, cuya prueba más evidente es la aprobación de los presupuestos autonómicos de 2018, que aquí será posible, y de momento en el Estado está por ver. Desde el punto de vista político, la estabilidad no ha sido mala. Dentro de lo que cabe, el Gobierno canario y su presidente han sabido mantenerla. A ello hemos ayudado también los agentes sociales (empresarios y sindicatos), para no crear cismas entre nosotros. Creo yo que este Gobierno llegará hasta el final”.

-¿Está desvinculada la universidad en Canarias con la empresa y eso provoca que los jóvenes acaben en el paro, pues la oferta y la demanda no van acordes?

“Esto hace muchos años que lo hemos denunciado: la universidad tiene que adaptarse más a las necesidades de la sociedad, y a veces se nos ha dicho que no. Aprovecho la ocasión para ser claro y duro: la universidad española no tiene remedio mientras los rectores los elijan los alumnos, los profesores y el personal administrativo de la propia universidad, mientras que el 90% del dinero se lo ponen los Gobiernos. Es un sistema de gobernanza absurdo y estúpido que no cuadra con ninguna lógica y no me da demasiadas esperanzas”.

-Una de sus pasiones es el fútbol, y fue usted consejero del CD Tenerife. ¿Va a subir a Primera ?

“Cuando vi los jugadores que se fueron la pasada temporada, me dije que nos íbamos a Segunda B. Luego los fichajes me parecieron acertadísimos, al verlos jugar los primeros partidos. Pero el equipo ha bajado el rendimiento de manera relativamente incomprensible. Llevamos cinco empates seguidos [hasta el encuentro de ayer], y a mí esto me recuerda a la época de Lienen, en que llevábamos 11 partidos sin perder, pero eran 10 empates y estábamos de mitad de tabla para abajo. Y tuvimos que cesarlo. Pero sería una gran noticia que subiera a Primera; incluso anímicamente”.

-¿Alguna vez se ha planteado la presidencia del CD Tenerife?

“No. Sería muy bonito, pero yo no me puedo permitir el lujo de presidir el Tenerife; no dispongo de ese tiempo. Ni me lo planteo”.

TE PUEDE INTERESAR