internacional

Conoce a la bebé más prematura del mundo

La pequeña superviviente. | COURTNEY STENSRUB

La hija de Courtney Stensrud solo llevaba 21 semanas y cuatro días de gestación (el criterio pediátrico establece en 22 el mínimo para poder sacar adelante al recién nacido en incubadora) cuando se descubrió una corioamniotitis, una infección del líquido amniótico que le produjo el desgarro de las membranas. ¿Consecuencia? La pequeña tuvo que nacer demasiado pronto como para siquiera plantearse su supervivencia. Ocurrió en 2014 en el Hospital Metodista Infantil de San Antonio, Texas, y el cuerpecito de apenas pesaba 425 gramos

El doctor Kaashif Ahmad recomendó entonces no proceder a la resucitación neonatal para ahorrar a la familia un sufrimiento innecesario, pero Courtney Stensrud no lo dudó ni un segundo: suplicó que lucharan por la vida de su hija. “Mientras hablaba, se lo pedí: ¿Lo intentarán? Y dijo que lo haría. Y tres años después, tenemos a nuestra pequeña niña milagro”, contó a CNN.

La mujer ha compartido las imágenes de los primeros días de su hija, aunque ha querido mantener algunos detalles en privado como la imagen actual de la pequeña, y ha querido contar su historia para apoyar a mujeres que puedan estar viviendo una situación similar y darles fuerza. El equipo del doctor Ahmad, por su parte, acaba de publicar los resultados del prodigioso desarrollo de la pequeña en la revista Pediatrics.

“Cuando la madre nos suplicó que hiciéramos lo que pudiéramos por su hija, pese a no tener razón alguna para creer que el bebé sobreviviría, decidí proceder con una reanimación vigorosa” – describe el especialista en el medio. “Colocamos su cabeza bajo un calentador. Escuchamos que su corazón latía, algo que no nos esperábamos necesariamente. La intubamos y le proporcionamos oxígeno. Su ritmo cardíaco aumentó rápidamente. Pasó del azul al rosa. Empezó a moverse y a respirar”.

La pequeña pasó 126 días en el hospital antes de poder marcharse a casa. Y aunque podría haber desarrollado alguna discapacidad visual o auditiva hasta problemas cognitivos y de desarrollo, según su madre: “Si la vieras ahora entre sus compañeros de guardería, no la distinguirías de cualquier otro niño”.

TE PUEDE INTERESAR